El Madrid televisado no dejó dudas Por Bardo de la Taurina


La televisión en este país siempre ha estado extranjerizada mencionar a los españoles que han transitado por sus venas sería interminable, mas citemos al insustituible madrileño que llego como Carlos Fernández Valdemoro y terminó aquí como ‘Pepe Alameda’ (en recuerdo a la Alameda de Hércules, en Sevilla y a José Gómez ‘Gallito’ – 1941) quien no necesita panegíricos y sobraría con decir que en lo taurino ha sido el más grande y quien aquí acuño el aforismo ‘El toreo no es burla, sino pasión; entrega total y no graciosa huida’ (1944)

La televisión como ha trasgredido todo, ya no se sabe en donde comienza la parte buena y en donde se convierte en espejo de lo reprobable, así que tiremos al inodoro la imagen de la semana en la que aparece un tipo a quien llaman ‘El mesías tropical’ que protagonizó otro capítulo de este culebrón en el que la política se regodea en su propio lodazal, y en donde exhibe sus bajezas y pone en tela de duda hasta los efectos especiales cuando estos son burdos y la escena misma lo es como esa en donde el señor peje lagarto -dicen con fines propagandísticos- se ‘auto agredió’ con un huevito que podría haber sido preparado pa’ que se posara en la maceta de quien quiere ser el actor eterno de las noticias.

Hablando de huevos ¿sabe usted como se preparan los de utilería? que en esencia es el mismo sistema que usan las brujas y los charlatanes pa’ impresionar a los incautos con esos huevos previamente inyectados con tinta china -referente al que le ‘estrellaron’ al político- la preparación se realiza pasando por agua el huevo y cuando se empieza a agrietar con una coladera se saca del líquido y se coloca en un trapo húmedo con el que se forma una especie de nido para que el artesano con una jeringa introduzca por una de las grietas que se le han formado al cascaron un aguja fina y vaya extrayendo la clara y la yema aun blandengues hasta hacerlo inofensivo.

Y siguiendo con los huevos y la televisión, lo que si fue una realidad es lo que la televisión española nos mandó desde Madrid, lo que ocurrió el sábado 27 durante la corrida de la feria de San Isidro, en donde participó un torero mexicano, llamado José Adame quien partió plaza junto con Ginés Marín y Francisco José Espada, confirmante de borla quienes despacharon un encierro del hierro de ‘El Torero’, desde luego la entrada se fortaleció con la reciente Puerta Grande de Marín torero de Jerez de la Frontera, el torero de Aguascalientes, del que las lenguas de doble filo dicen que ‘Joselito’ más bien saca a la gente de los tendidos, cabe decir que pa’ esa tarde era muy importante de cara a las contrataciones que la televisión nos informa se están iniciando con vistas a la temporada de la Plaza México, donde José Adame el invierno pasado, no terminó de convencer al grueso de la no muy gruesa concurrencia.

José Adame mató a tres reses, por lo que la tertulia taurina, televisiva y etílica prometía largueza e intensidad en ‘La Aceituna’ y ¿qué fue lo que paso?

Que en dos y medio toros, no pasó nada, cuando ya había de haber pasado algo desde endenantes, Adame a quien en la televisión dijeron que en México se le considera figura, sabía que del toro anterior debía naturales, los pago, luego se aventó un desplante fuera de cacho, se pasó al toro por la espalda con espectacularidad temeraria, en una modalidad que ya traía preparada dejo incólume la grana muleteril en la arena y con solo la espada se tiró a vencer los dos puñales de ‘Omani’ al que partió por la mitad dejándole solo fuerzas para arrollar a su matador y desplomarse arriba de él de donde a jalones lo sacaron pa’ darle una oreja que arrancó a mordidas y rematar diciendo ante los micrófonos de la televisión que quiere ser figura en España, donde a decir verdad, le falta un tramo tan largo como el que ha recorrido, entre cuyos laberintos está el sello ese que define el estilo de un torero ¿hasta cuándo?, si ya tiene más de veinte años en este asunto y sigue siendo ‘Joselito’.

Y es que una cosa es sacar el ‘guardadito’ y una muy diferente es el convencimiento y en Madrid quedo visto que con las telas no convenció al grado que antes del acto mortuorio ya había gente tomando el olivo.  

¡Las cosas como son!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s