«Mi hijo se quedó con la empresa a la brava. Es una puñalada por la espalda»


Por L. Álvarez / M. Menéndez 

El pasado viernes el diario EL COMERCIO publicó que Carlos Zúñiga hijo relevaba a su padre (Carlos García Manso-Zúñiga) al frente de la empresa Circuitos Taurinos, gestora de la plaza de toros de El Bibio desde 2001, con motivo de la jubilación de su padre. Pero la versión de éste es muy diferente. Según explicó a este periódico, achaca a maniobras de su hijo en el seno de la empresa su salida de la misma. Es más, considera que se trata de «una traición» y «una puñalada por la espalda» para apartarle de una compañía que creó en 1995. El veterano empresario taurino asegura que llevará el asunto por la vía legal.

¿Ha decidido jubilarse?

No. Mi hijo se ha quedado con la empresa. Es una mentira muy gorda que me haya jubilado. Cuando me tenga que retirar ya lo sabré yo.

«Es un golpe muy bajo que no esperaba para nada. Le he dado todo y se ha vuelto contra mí»


¿Por qué ha quedado al margen de Circuitos Taurinos?

Lo decidió mi hijo. Les regalé un 30% de las acciones a dos de mis hijos (Carlos y Cristina) y yo me quedé con el 40%. Ahora, ellos se juntaron y tienen el 60%. Siempre se veía venir que mi hijo quería quedarse con la empresa, te vas dando cuenta a medida que pasan cosas. Pero esto no es una trastada, es una traición. Ahora entiendo muchas cosas.

¿El problema viene de largo?

Todo ocurrió el 8 de mayo, cuando los accionistas nos reunimos con los abogados. Ellos tenían la mayoría y anunciaron que la iban a registrar. Pero yo creé la empresa y mi hija, en lugar de devolverme las acciones o al menos darnos la mitad a cada uno, decidió dárselas a él. Tenía a mis dos hijos en mi contra.

¿Por qué?

Mi hijo nunca quiso que yo apoderara a toreros, pero es algo que siempre he hecho. Creía que era una salida de pata de banco de él, pero hasta que no ha conseguido apartarme no ha parado. No había motivos familiares ni ninguna bronca para haber hecho esto.

¿Y por qué su hijo indicó que usted se había jubilado?

Creo que no tenía otra salida. Dice que me tenía que jubilar, pero lo haré cuando yo quiera.Ahora, se ha quedado con las riendas y con el caballo… Yo siempre he apoderado a toreros, por ejemplo a Uceda Leal y esa explicación es…, no sé, como otra cualquiera. Mi hijo decía que apoderar a los toreros siempre trae complicaciones y disgustos. Pero eso no es nuevo, es una excusa y se quedó con la empresa a la brava. Es una puñalada por la espalda.

¿Por qué se ha decidido a dar explicaciones sobre lo sucedido en la empresa?

Para que la gente sepa que ya no estoy en Circuitos Taurinos, que me ha quitado mi hijo. Pero yo tengo un nombre y un prestigio, y no quiero que nadie lo enturbie. Tengo la espada muy limpia. Puedo decir claramente que no le debo nada a nadie y que el apellido Zúñiga tenga un prestigio me ha costado muchas lágrimas y sufrimiento.

Dos de sus cuatro hijos eran accionistas…

Carlos tenía 18 años y Cristina, 23 cuando se fundó la empresa familiar. Los otros dos eran muy chicos. Nunca pensé que pudiera ocurrir algo así. A mi hijo le he enseñado todo, le he metido en esto y lo ha aprendido todo conmigo sobre el mundo del toro, desde muy pequeño. Pero no estoy muerto, estoy perfectamente bien y tengo mucho cariño a la empresa. Es un golpe muy bajo que no esperaba para nada. Le he dado todo y se ha vuelto contra mi.

¿Y qué va a hacer usted?

Estoy en ello. De momento, mi abogado va a seguir el tema para ver cómo se puede solucionar.

Usted fue fundamental para relanzar la Feria de Begoña, ¿le veremos por aquí en agosto?

Gijón es el buque insignia, mi plaza estrella, mi vida y mi corazón. Son dieciséis años trabajando por una feria bonita, con contenido, hasta convertirse en una de las grandes ferias del norte de España. Y ahora no sé cuál será mi reacción. Creo que no iré a los toros.

¿Ha recibido apoyos?

He tenido muchas llamadas dándome ánimos y recordándome que Carlos Zúñiga soy yo. Él se ha puesto el apellido para hacer esta guarrada. Sí que le ha gustado el nombre, porque yo ya tenía hecho un camino. Se lo podía haber quitado y quedarse como Carlos González si tanto se quiere distanciar de mí. Pero lo que ha hecho es que me ha quitado como director de orquesta.

Fuente: El Comercio

Anuncios

Un comentario en “«Mi hijo se quedó con la empresa a la brava. Es una puñalada por la espalda»”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s