El día en que El Cordobés quedó con dos ‘Beatles’ en el hotel Meliá

Resultado de imagen para beatles toreros

Manuel Benítez El Cordobés, dos beatles y una botella de Don Perignon. Noviembre de 1966, hotel Meliá de Córdoba, el hotel de los toreros. Benítez es como un beatle en aquella España del tardofranquismo. Benítez no recuerda qué beatles eran, pero sí a su manager, según confiesa en una impagable entrevista que le ha hecho el periodista cordobés José María Martín, emitida y divulgada este jueves por Radio Córdoba Cadena SER en la que se detalla la historia de este encuentro. Un investigador del universo beatle, Enrique Sánchez, sostiene que pudieron ser George Harrison y Ringo Starr los que se tomaron el champagne con el torero, y no Paul McCartney, que también estuvo en Córdoba en noviembre de 1966, haciendo turismo de incógnito.

En la entrevista, El Cordobés detalla por vez primera que se sentó con dos de los beatles gracias a la mediación de su mozo de espadas, que conocía a Brian Epstein, manager de Los Beatles. El torero detalla que se sentó a solas con el manager y los dos músicos de Liverpool, que le ofrecieron participar en una película. Como no le gustaron las condiciones económicas que le planteaban, los músicos no volvieron a insistir y la película nunca se rodó.

Según detalla El Cordobés, le ofrecieron 30 millones de pesetas y comprarle el 50% de su parte. El diestro preguntó el motivo y Los Beatles le contestaron que ellos eran cuatro y su manager cinco. “Pues nosotros somos ocho: el mozo de espadas, dos picadores, dos banderilleros, el manager, el chófer y el ayuda del mozo de espadas”, confiesa en la entrevista, entre risas, el torero cordobés.

La presencia de estos dos beatles de incógnito por Córdoba no estaba documentada. Sí la de Paul McCartney, que incluso tiene algunas imágenes de sí mismo tomadas en la plaza de la Corredera. El bajista del grupo británico entró en España como un turista más por Irún desde Burdeos, buscando a John Lennon, que estaba rodando una película en Almería. Junto a Mal Evans, McCartney llamó a su oficina en Reino Unido a la altura de Bailén, donde le dijeron que Lennon ya se había ido de Almería. McCartney y Evans decidieron entonces buscar Sevilla y coger un avión. Pero antes pararon en Córdoba, visitaron la Mezquita, el Alcázar y la plaza de la Corredera, donde rodaron unos primeros planos impagables de muchos de sus habitantes (y de sus niños).

Publicado en Cordopolis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s