Las Ventas: La moral de un torero catalán

 

Novillada infumable de San Martín y detalles de Carretero y Diego Fernández.

Por Carlos Ilián.

Parece claro que los sábados es el día más lógico para programar estos festejos de verano en Madrid como se pudo comprobar en agosto en aquellas novilladas a las 9 y con precios reducidos.

En domingo y víspera de un lunes con todo el mundo de vuelta a trabajar, apenas se llenó menos de un cuarto de plaza. Veremos en las corridas de toros de los dos próximos domingos como evoluciona la asistencia de público.

Tampoco el cartel de ayer era como para tirar cohetes. Y en el mismo llamaba la atención la presencia de un muchacho nacido en Olot, vaya un catalán en la plaza de Madrid y en pleno “proces”. Ya es tener moral que vayan saliendo toreros en medio de aquel ambiente tan hostil a lo español y a los toros en particular. Lo cierto es que el chaval, de nombre Abel Robles, muy verde y de maneras casi rupestres, se plantó con mucho desparpajo delante de su primero y aunque estuvo claramente por debajo del quinto, el único ejemplar rescatable de la infumable novillada de San Martín, hasta corrió la mano con algo de soltura.

Diego Carretero había apuntado buenas maneras en su presentación en Madrid el pasado 10 de junio por lo que había cierto interés en verle de nuevo en esta plaza. Se defendió como pudo entre banderazos ante la pésima condición de su primero pero en el sexto, que embistió con la carea por las nubes, cuajó los mejores muletazos de la tarde en unos naturales de indiscutible factura. Lo cierto es que llegaron después de un revolcón que sufrió al quedarse en la cara del novillo. Vaya, el revolcón le aclaró las ideas y encontró el temple

Diego Fernández tuvo su momento de lucidez en el primer novillo en muletazos por el pitón izquierdo y en el cuarto anduvo con soltura en derechazos y naturales aunque con el descabello pasó un calvario.

Plaza de Las Ventas de Madrid. Temporada de verano. Menos de un cuarto de entrada. Novillos de San Martín (2), con muy poca fuerza y muy poca casta. Diego Fernández (4), de verde botella y oro. Bajonazo (saludos). Estocada atravesada y once descabellos. Un aviso (silencio). 

Abel Robles (4), de frambuesa y oro. Pinchazo y estocada delantera (palmas). Pinchazo, estocada corta y descabello. Un aviso (saludos con protestas).

Diego Carretero (5), de carmesí y oro. Estocada delantera (palmas). Estocada caída (saludos).

Publicado en Marca

Anuncios

Un comentario en “Las Ventas: La moral de un torero catalán”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s