Feria de Zacatecas 2017: Sobredosis de mansedumbre y sosería

Juan Pablo Sánchez. Foto 📸 NTR Toros Twitter.

Por Juan Carlos Valadez – De SOL y SOMBRA.

Zacatecas, Zac.- A la corrida de Los Encinos le sobraron kilos y le faltó bravura.  A veces en los toros, el tamaño no es lo importante. Se presta mucha atención a la estampa y los kilos, y resulta que todo, lo bueno y lo malo, va en las entrañas. 

La corrida de Los Encinos que inauguró la feria, por ejemplo, tuvo trapío y estampa, pero lo que llevaban dentro no era más que kilos de mansedumbre y sosería.

Los toros estaban bien alimentados y seguramente pertenecían a reatas de padres y madres importantes, algunos de ellos inclusive de muy bella de lamina, pero no tuvieron ni una gota de bravura, ni un rasgo de casta, ni un toque de fiereza. Solo el septimo, que lidió Luis D. Adame, se movió más que los demás, ya que desarrolló cierta nobleza y permitió que la plaza disfrutara de unos instantes de espejismo torero. 

Aclaro lo de espejismo porque ante este tipo de reses mansas, no puede surgir nada más que espejismos de toreo.

¿Y los toreros? Justificados estaban ante estos toros, además de que pusieron voluntad e intentaron agradar.

Juan Pablo Sánchez es un super dotado del toreo ante este tipo de reses a las que entiende a la perfección desde sus inicios como matador, ya que siempre ha optado por ganaderías que al igual que Los Encinos, viven actualmente de las regalías de sus años mozos de bravura.

A su segundo le realizó una faena inteligente con tintes de enfermero, la típica faena moderna al actual toro mexicano al que hay que mimarlo mucho, andarle muy cerquita pero sin exigirle y llevarlo muy tempaldito. 

Sánchez, que repito es un experto en esta materia, lo consiguo con éxito y se llevó una oreja meritoria del sexto por su temple y por su paciencia. Con su primero cumplio y fue silenciado.

El debutante en esta plaza Luis David Adame, salio arropado por el ímpetu juvenil y las ganas de querer comerse al mundo que siempre deben caracterizar a estos toreros que inician en el escalafón de los matadores. Pero su primero era carne de matadero y poco pudo extraerle. 

Consiguió sobreponerse con el septimo con el que logró momentos muy importantes, en una faena muy emotiva y arrebatada, que de no haber malogrado con la espada hubiera sido de oreja o quizás hasta de dos, porque con el Juez Esparza nunca se sabe. 

El Payo tuvo muy pocas opciones y su labor resultó algo insípida porque sus oponentes así lo decidieron, aunque mató de una buena estocada al primero -en la que fue cogido sin consecuencias- y tuvo algunos momentos de lucimiento con el capote.

Al final nos marchamos vacíos ante el mal juego del encierro, en donde ningún toro destacó en el caballo y llegaron al tercio final sin recorrido, ni codicia. 

Menos mal que algunos de nuestros toreros ya son expertos en mansedumbre y sacan agua hasta de las piedras. Porque si no…

Abrió el festejo el rejoneador Jorge Hernández que tuvo una actuación entregada por la que dio una vuelta al ruedo.

Ficha  

Zacatecas, Zac.- Plaza Monumental. Primera corrida de feria. Menos de media entrada. Toros de Los Encinos, bien presentados pero mansos, sosos y descastados. El septimo, noble y con movilidad.

El rejoneador Jorge Hernández: Vuelta con algunas protestas. 

Octavio García “El Payo”: Ovación y silencio. 

Juan Pablo Sánchez: Silencio y oreja. 

Luis David Adame: Silencio y ovación.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s