Así vio la prensa la actuación de Luis David en Las Ventas de Madrid 

De SOL y SOMBRA.

Carlos Ilián – Marca: Luis David Adame, que confirmó la alternativa, estuvo por debajo del gran cuvillo que abrió plaza y luego se embraguetó de verdad con el sexto para salir dignamente de su bautismo de fuego en Madrid.

Andrés Amorós – ABC: Confirma la alternativa el mexicano Luis David Adame, hermano menor de Joselito. En San Sebastián y Salamanca, ha mostrado gran entrega. En el primero, muy bueno, despliega su repertorio pero los exigentes le afean la colocación: en muchas Plazas, hubiera sido una faena de oreja; aquí, sólo división. Es la exigencia de Madrid. Se sobrepone en el sexto, serio, con movilidad. Muestra capacidad y recursos, además de valor, en un trasteo emocionante, metido entre los pitones, pero falla con la espada: una digna confirmación. Ha de madurar pero tiene condiciones.

Patricia Navarro – La Razón: Esparraguero” fue noble, repetidor y de buen juego. El de la confirmación de alternativa del mexicano Luis David Adame. El Cuvillo. No se alienaron los astros ni palpitó Madrid a ritmo de ranchera. El matador impuso voluntad, pero pecó de falta de ajuste en ese toreo que quería ser pero descargaba la suerte con la pierna de fuera y no acababa de cuajarse. Optó por las cercanía Adame y el toro cantaba sus bondades en la distancia. Los misterios del toreo. No hay patrones que funcionen igual para todos los toros. Se hizo con el público con el sexto, aunque no con la espada. Fue toro cómplice y bueno. Más centrado, ligó las embestidas del toro en primera instancia y las cortó, a pesar de que el toro se venía con prontitud, para imponerse en las cercanías. Con la espada desplomó la conquista madrileña.

Zabala de la Serna – El Mundo: “Esparraguero” abría la tercera corrida de Núñez del Cuvillo esta temporada en Las Ventas. Pasó por las verónicas de Adame como si no fuesen con él. A su altura y a su bola. Pero mejoró a partir de sus encuentros con el caballo.

Con un trío de péndulos captó Luis David Adame la atención de la afición. Que desde entonces le trató como si de una figura se tratara y, probablemente, le descentró. Adame corría la mano con corrección, quizá algo abierto y con la pierna retrasada en los embroques, que era lo que el sector más duro le recriminaba. La búsqueda de una colocación que acallase las protestas cortocircuitó la faena.

“Esparraguero” se dio por uno y otro pitón con generoso viaje. Hasta cuatro series en plenitud. Puede que cinco fueran cuando apagó la llama de su entrega. El toricantano hidrocálido resolvió la ya parada movilidad con una espaldina, y un cierre rodilla entierra que desembocó en un desarme. Tampoco le perdonaron el leve desprendimiento de la espada

El último toro cerraba el cupo de cinqueños de la desigual corrida de Cuvillo. Otras hechuras. Y otro comportamiento. El lote de la tarde para Luis David Adame, que arrancó de rodillas la obra. A izquierdas el recorrido notable y los naturales de mayor nota del mexicano, cargada ahora la suerte. Y Adame se arrebató y se arrimó a tumba abierta. Entre espaldinas y bernadinas finalmente. El acero arruinó lo conseguido.

José Luis Benlloch – Aplausos: El toro de la confirmación de alternativa de Luis David Adame fue un cuvillo serio y abanto de salida. Se ajustó el azteca en el quite por personales chicuelinas de manos bajas que le valieron la primera ovación fuerte. En el segundo tercio se lució con un gran par Fernando Sánchez y en la brega Miguel Martín. Largo el parlamento en la ceremonia de la confirmación, brindis al público y un arranque de faena en los medios con varios pases cambiados por la espalda. Las dos primeras series sobre la derecha resultaron muy ligadas y extensas con un toro a más, bravo e importante. Con la izquierda Adame se mantuvo en el nivel de la faena, quitándole la razón a los protestones del “crúzate” y demás teorías lineales del toreo. Le quisieron dar la tarde desde el principio y el mexicano resistió en una faena bien redondeada en la que hizo lo que había que hacer al gran toro de Cuvillo. Una estocada levemente caída volvió a encender la intransigencia. Ovación al toro y al torero.

A su segundo le cuajó Luis David Adame un buen quite por gaoneras. El mexicano sacó la tarde adelante con serenidad y aplomo, como si fuese un torero hecho y consagrado. Le cupo en suerte otro excelente cuvillo que encontró una gran réplica en el joven torero. Temple y reunión en su quehacer y ambición en su planteamiento. Fresco como corresponde a su edad. Pinchó con reiteración. Una pena. Actuación en cualquier caso que abre muchas expectativas.

Paco Aguado –  EFE:  El lote de juego más parejo fue el del mexicano Luis David Adame, que confirmaba su alternativa en Madrid un año después de doctorarse en la plaza francesa de Nimes. No le faltó decisión al joven torero azteca en la efeméride, pero los aficionados le afearon las ventajas ténicas que se tomó con el noble y obediente toro de la ceremonia.

Le faltó a Adame ese mayor compromiso que, ya a tarde vencida, tuvo con el sexto, otro toro de buen aunque medido juego con el que se entregó muy decidido, para acabar metiéndose entre los pitones antes de fallar con la espada.

Pedro M. Mellinas – El Muletazo: Atolondrado y sin fijeza se movió el descarado primero, cornalón por delante, vareado por la trabajadora y sin gran empleo ni en varas ni en percales.

Fijeza, celo, acometividad, humillación y hasta profundidad en una franela que equivocó la estructura en un principio y luego le costó volver a la senda. Cambiados en el inicio, ligazón después con el tendido pitando el cite, como el tipo que descubre que estaba equivocado en su planteamiento. Decisión la tuvo toda, y entrega, y voluntad, pero se le vino grande el compromiso. Un bajonazo sirvió para despenalizar en silencio.

El sexto, de bella estampa, fue perdiendo recorrido en el solvente saludo a la verónica de Luis David Adame, que se echó el capote a la espalda para firmar el quite por gaoneras ajustadas. Con la muleta explicó el pequeño Adame que había comprendido el mensaje que el tendido le envió en su primero. Se asentó en la arena, ofreció con sinceridad y se enroscó la embestida tras la cadera en dos cambios de mano de gran exposición, templado uno, punteado el otro, ambos rematando series de entrega y verdad. Pero no siempre fue así, y le aplicó Madrid severidad cuando desajustó el embroque. Y tal vez por eso lo expuso todo en las Bernardinas con que concluyó. Pero pinchó y debió conformarse con una ovación.

Antonio Lorca – El País: Confirmó la alternativa el mexicano Luis David Adame, quien se dejó ir el mejor toro de la tarde, el de su confirmación. Nobilísimo, de gran movilidad y repetidor en la muleta, el animal se encontró con un joven con desparpajo, que conoce la técnica y los trucos, que da pases modernos, de esos que dicen poco, y la gente se lo recriminó. Vamos, que se dieron de bruces un toro artista y un torero que no lo es. De hecho, el animal fue despedido con una ovación, y al joven torero se le silenció su labor.

Mejor, sin duda, más motivado ante el sexto, noble también, pero no de la calidad del primero. Vistoso y variado con el capote, Adame trazó después buenos naturales, y un par de tandas de derechazos templados, más asentado el torero, más fajado y templado, valentísimo siempre, y los tendidos se lo reconocieron. Mató mal y la oreja se la llevó el toro.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s