Cinco Villas, la añoranza novilleril Por Bardo de la Taurina


Se llama Luis Marco Sirvent, hijo de un combatiente e inmigrante español, que primero en la República Dominicana y luego en México, le volvió a ver el sol a la oscuridad de la guerra civil, que pa’ Don Gabriel Marco Duesca se convirtió en infierno hasta tierras galas en aquel campo de concentración de Barcarés, al que sobrevivió enfundado en un carácter fraguado a fuego, cuyos genes de herencia al descendiente Don Luis, lo tienen convertido en un aguerrido e indomable hombre de ideales, incapaz de doblegarse a los embates del nacionalismo exacerbado de un México que hoy más que nunca requiere de acciones y de festejos taurinos.

Don Luis es el engendrador del albero más hermoso de este país que lo es, el de Cinco Villas, en el que se reveló como el innovador de un concepto de hacer fiesta ¿cómo la logró dar? con ese trinomio en extinción que es la afición, el amor y la pasión, sin que en ellas medie el interés económico y más aún, abriendo el grifo de los millones pa’ que de él crecieran las semillas del porvenir torero; los novilleros.

Ahora esos futuros girasoles de la Fiesta de Toros y Toreros, los más tiernos que ya se presentaron en la Plaza México y los otros que están un poquito más madurillos, esperan turno, amén de que les faltaron tardes en Cinco Villas, esas donde aprendían a sobreponerse a la presión del público exigente y del novillo con edad, pero lo más lamentable, es que ahora no tendrán a donde seguir creciendo, el invernadero, el que daba frutos todo el año permanece cerrado.

Esta es una fiesta de indispensables, como lo es el toro con bravura y trapío, los novilleros con enjundia, las figuras, los excepcionales que son los ídolos, que todos con su ausencia mayoritaria han ahuyentado desde hace tiempo al público, al punto que prácticamente el único imán de taquilla es un chavalillo Cristóbal Arenas ‘El Maletilla’, al que en Cinco Villas le han dado festejos visionarios, apoyadores, cuyos frutos, ahí están.

La pregunta ¿por qué no existen más artífices empresariales como en su momento lo fue Don Luis Marco Sirvent.

Porque los demás olvidaron que antes de saborear las mieles, había que sembrar y criar el maguey lo cual no se hizo y por eso el aguamiel ya casi no se disfruta, bueno, en Las Duelistas sí, en el barrio de San Juan desde donde levanto mi ‘Tornillo’ implorando por qué un día Cinco Villas vuelva a ser el semillero del porvenir.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

Un comentario en “Cinco Villas, la añoranza novilleril Por Bardo de la Taurina”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s