Carteles Plaza México 2017 –  2018: Una Temporada Grande Austera, sin Gestas y con Poco Brillo 

A la Plaza México le han lavado la cara, aunque todavía siguen pendientes las mejoras prometidas hace más de un año.  

Con la llegada de Tauro Plaza un vientecillo de modernidad nos permitía concebir esperanzas de mejoras, pero donde importa, que es por dentro, la fiesta no mejora. La fiesta está, según pudimos apreciar ayer en la presentación de los carteles, tan alicaída como siempre. 

Pronto nos dimos cuenta que una buena gestión con ETMSA será imposible, si el espectáculo continúa siendo un negocio monopólico, falto de interés y desigual como los siete carteles con los que abre la Temporada Grande 2017-2018.

En los primeros siete carteles que anuncia la empresa no se incluye la corrida “Mounstro Guadalupana” en el derecho de apartado, pero al parecer si sumará en el número de festejos para cumplir con las obligaciones que exige la delegación Benito Juárez para poder vender el derecho de apartado, el cual consta de un mínimo de doce festejos.

Por Juan Carlos Valadez –  De SOL y SOMBRA.

Contrario a lo aquí expuesto en este portal en infinidad de ocasiones por otros críticos y periodistas, la tauromaquia en México no está en decadencia. Es el espectáculo taurino actual, obsoleto, aburrido y manipulado, el que ha sacado al público del tendido.

Son precisamente los taurinos que se sirven de la fiesta para sus intereses, junto con la colaboración necesaria de las autoridades, los verdaderos culpables de que el aficionado huya de las plazas, cansado de tanto fraude y aburrimiento.

Después de la presentación de los carteles de la Temporada Grande la afición tiene a partir de hoy, supuestamente lo mejor del toreo qué la empresa les pudo contratar y de la ganadería de bravo, para protagonizar el juego de la vida y la muerte, que es la lidia.

A lo largo de 7 tardes, el toreo va a escribir en La México nuevas páginas de su historia según los voceros de la empresa. Si son brillantes u opacas, eso aún está por verse.

Pero la realidad es que la afición está compungida: ha observado que en los carteles de la feria faltan toreros como Roca Rey, Diego Silveti, Diego Sánchez y algunos diestros españoles como Antonio Ferrera, Paco Ureña, Manzanares, Alejandro Talavante, Miguel Ángel Perera, Román, además de otros diestros mexicanos y determinadas ganaderías como Los Encinos, Piedras Negras y de Santiago entre otras.

Parece que con la llegada de Tauro Plaza (lease ETMSA) la fórmula adecuada para que una temporada de toros se desarrolle sobre criterios de selección justos, es ya una total utopía, ya que lo que priva actualmente en esa empresa son los intereses de sus poderdantes.

Es preocupante que, la que debería de ser la piedra angular de esta empresa es de lo que más carece: el toro de lidia. Hay que entender que en la seriedad del toro empieza a definirse la seriedad del espectáculo, que es lo principal que debería de garantizar el organizador.

Pero nuevamente la empresa se equivoca al anunciar hasta en dos tardes al toro pastueño de Teófilo Gómez y resucitar del olvido a la ganadería de Julio Delgado entre otros hierros, que tan solo por su fracaso durante la temporada pasada, no debieron de haberse anunciado este año.

Hay que entender que al toro de la Temporada Grande hay que imponeserle siempre las máximas exigencias. El toro de La México tiene que tener trapío y saltar a la arena irreprochablemente de sus astas. Pero esto desgraciadamente no sucede.

Tras la salida de la empresa que comandaba Rafael Herrerías pensábamos que la seriedad de las autoridades iba a regresar a La Plaza México y con ellas para tranquilidad de los aficionados, los exámenes post mortem para las reses que ahí se lidian.

Porque es inconcebible que el cien por ciento de los astados que se lidian en La México presenten sospechas de manipulación de sus astas, no aseguraremos que todos los toros están afeitados, aunque lo parezca, pues los ganaderos juran que jamás afeitaron ningún toro y su palabra es ley. Sucede, más bien, que los ganaderos mexicanos que lidian en la Plaza México poseen la rara ciencia para criar toros jamás afeitados que parecen afeitados.

En resumen, en cuanto al tema ganadero, en las 9 ganaderías que se anuncian inicialmente para la Temporada Grande 2017-18 radicara el misterio del éxito o el fracaso del serial.

Tras una breve entrevista Luis Cuesta fundador de De SOL y SOMBRA, me comentó a una pregunta que le hice: “En mi opinión el toro que se lidie en La México debe ser siempre un animal íntegro, estar bien hecho, armado por delante, que imponga peligro, y admiración en el buen aficionado siempre” concluyó.

Sin embargo en el papel, las ganaderías seleccionadas para estos siete festejos resultan en su mayoría decepcionantes, ya que nuevamente las figuras se apuntan a la comodidad y dejan como sucede año con año, las gestas para otra ocasión.

El poderoso “Juli” se anuncia con los teofilos en un mano a mano poco atractivo con José Adame, a quien nuevamente le dan un trato privilegiado y lo premian con dos tardes de los siete festejos anunciados, así como una tercera aparición en el festejo guadalupano.

Enrique Ponce a quien se le ha defendido recientemente e inexplicablemente en todos los medios (también en De SOL y SOMBRA), apuesta por la misma formula de toros bobalicones, es decir tres teofilos y tres de Julio Delgado junto a José Adame y El Payo.

Malamente Ponce, Juli y José Adame (este sin ser figura) prefieren una vez más la comodidad de las ganaderías nobles y que solo en casos muy excepcionales destacan por su fuerza o bravura.

¿Este es el compromiso de las máximas figuras españolas y de nuestra supuesta máxima figura nacional con la afición? A otro con esos cuentos por favor señores.

En cuanto al elenco éste casi no presenta novedades (salvo los triunfadores de la Feria de la Cuaresma: Barba, Romero y otro Adame, este de nombre Gerardo) y si algunas ausencias. Hay que señalar el trato que recibe el triunfador de la temporada pasada Sergio Flores, al que se le ha relegado a tan solo un cartel de cuatro toreros y un toro en la “corrida Guadalupana”.

Si hicieramos una encuesta con la afición entre un mano a mano entre El Juli y Adame o El Juli y Flores: ¿Cual cree usted que resultaría más atractivo para el aficionado?

El resto de los carteles  dan la impresión de que están armados a espaldas a los aficionados y en realidad no presentan ninguna  innovación, ideas nuevas motivadoras, heroicidades o una gesta relevante.

De esta manera el próximo 19 de noviembre inicia otra Temporada Grande con el optimismo de los organizadores, de los toreros y de todos los ganaderos anunciados.

Pero al final, los toros tendrán  como siempre, la última palabra.

Los Carteles

Domingo 19 de noviembre.- Julián López “El Juli” en mano a mano con Joselito Adame, con toros de la ganadería de Teófilo Gómez.

Domingo 26 de noviembre, corrida mixta.- El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, Cayetano, Arturo Saldívar, y Leo Valadez, quien confirma alternativa. Los toros para rejones están por designar, y los de los toreros de a pie serán de Jaral de Peñas.

Domingo 3 de diciembre.- El rejoneador Jorge Hernández Gárate, y a pie, Enrique Ponce, Joselito Adame, y Octavio García “El Payo”, con toros de Teófilo Gómez, Julio Delgado, y El Vergel.

Domingo 10 de diciembre.- Sebastián Castella, Sergio Flores, Ginés Marín, y Luis David Adame con toros de Xajay.

Domingo 17 de diciembre, corrida mixta.- Andy Cartagena, Fermín Rivera, Juan Pablo Sánchez, con toros de Rancho Seco, y Torreón de Cañas.

Lunes 25 de diciembre.- Fabián Barba, Antonio Romero, y Gerardo Adame, con toros de Rancho Seco.

Lunes 1 de enero Festejo de Rejoneadores.- Emiliano Gamero, Luis Pimentel, y Sebastián Torre, además actuarán los Forcados Mazatlecos en mano a mano con los Portugueses de Alcochete. Lidiarán toros de San Marcos.

Consulte en el siguiente Link la lista de precios de las entradas para la presente temporada: Boletos Plaza México

Twitter @Twittaurino

Anuncios

2 comentarios en “Carteles Plaza México 2017 –  2018: Una Temporada Grande Austera, sin Gestas y con Poco Brillo ”

  1. José Tomas, es un bicho echo en México. Un tipejo que ha echo de la fiesta lo que ha querido, argumentando que su arte ,y riesgo físico, esta por encima de los demás toreros. Tiende a dejar sin ver sus corridas por TV. Lo único que demuestra es que tiene miedo al fracaso, pues sus alternantes pueden irse arriba de su imagen de “monstruo del toreo” Se le olvida que no toda la afición tiene el mismo poder adquisitivo, para pagar los boletos con costos exorbitantes. Pero el gran señor elige quien lo vea torear. Y las televisoras, como siempre a empinarse con semejante tipejo. La afición taurina nace en cunas pobres, y uno que otro OGT. en cunas de seda. Es por ello que en México, la afición a la fiesta brava agoniza, y tiende a desaparecer. No son los animalistas los que amenazan a la tauromaquia, sino todas esas mafias estúpidas de gente sin amor a la profesión, sino al dinero.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s