Plaza México: Lección de vergüenza torera de Juan Pablo Sanchez 

Juan Pablo Sánchez ante un imponente toro de Torreón de Cañas.

Por Juan Carlos Valadez –  De SOL y SOMBRA.

Fermín Rivera sufrió un duro revés en la Plaza México y si el escándalo no fue mayúsculo, fue porque la plaza se encontraba semivacía. Rivera escucho los tres avisos en una estrepitosa manifestación de incompetencia torera y en una tarde que quizás vaya a ser recordaba como el mayor fracaso de su vida.

La plaza registro una entrada muy floja.

Un desconocido Fermín Rivera capoteó regular a sus dos astados y les aplicó sendas faenas pretenciosas con accesorios superfluos, pero sin una mínima técnica que posibilitara el toreo fundamental que alguna vez nos ilusionó de este torero, hoy por el contrario las series fueron reiterativas, interminables y destempladas.

Homenaje al recuerdo de Ivan Fandiño. Lo malo han sido las hechuras y el tipo de mulo del astado de Torreón de Cañas.

Pero el escándalo se produjo en el quinto, un mulo sin muchas hechuras para embestir de la ganadería de Torreón de Cañas que desarrolló cierta manejabilidad de inicio, pero al que Fermín no le ligaba los pases, o si se los ligaba, no los templaba y solía resolverlos con enganchones.

El toro tras un buen inicio se vino a menos muy rápido y cuando se marchó a la barrera para tomar la espada de verdad, Rivera ya iba marcado por el estigma del fracaso. Volvió, y se puso a pinchar al irse descaradamente de la suerte, sonaron los avisos, no acertaba con el descabello, gritos a la cuadrilla, desesperación y finalmente le sonaron el tercer aviso.

Desencajado se metió al callejón y ahí se tapó después de una escandalosa e injustificada falta de respeto al público y a su profesión, que no hay que olvidar es la de matador de toros.

La lección de vergüenza torera la dio Juan Pablo Sánchez con su primer toro al que le hizo una faena de menos a más, pisando terrenos muy comprometidos. Fue en esos terrenos donde consiguió ligar algunas series con muletazos hondos y emotivos. Señaló un estoconazo y la oreja que le dieron era de ley.

¡Extra! Un toro en La México.

Su faena al sexto transcurrió con algunos altibajos, pero es que el toro de Torreón de Cañas no valía nada y aun así Sanchez se jugó alegremente la vida con pundonor y una generosa entrega.

El respeto al público durante toda la tarde fue algo importante que había que agradecerle a este torero de dinastía, que estuvo muy por encima de un lote muy complicado.

Pero si Sánchez triunfó y Rivera fracasó, la ganadería de Torreón de Cañas también tropezó, ojo no en la presentación porque tres de los cuatro toros lidiados tuvieron el suficiente trapío para una plaza de primera categoría, el fracaso estuvo en el juego que dieron sus reses en líneas generales.

Flojos y descastados sería el resumen de los cuatros toros lidiados, tres de ellos del encaste Domecq  y uno de Saltillo que decepcionaron al poco público asistente. No hubo en niguno de los toros esa nobleza encastada que todos esperábamos.

Abrió el festejo el rejoneador español Andy Cartagena que ha tenido una actuación con dos toros de José Mª Huerta más digna de un espectáculo cirquense, que de rejoneo.

Si Cartagena se dedicara al rejoneo con la misma atención que presta en implorar aplausos, sus actuaciones quizás tendrían mejor calidad. Pero ayer solo lo vimos torear al público y cortar una oreja protestada que el mismo presionó para que el juez se la concediera.

Cartagena decepcionó, no metio gente y además corto una oreja protestada que el mismo presiono para que se la otorgarán como se puede ver en la foto.

Por eso entre tanto show y pinchazos  destacó la verdad y el valor seco de Juan Pablo Sánchez, uno de los pocos toreros mexicanos que junto a los nombres de Sergio Flores y otros dos más, podrían revalorizar a nuestra alicaída baraja taurina.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

3 comentarios en “Plaza México: Lección de vergüenza torera de Juan Pablo Sanchez ”

  1. De acuerdo con todo el contenido de este artículo. Así vi yo la corrida por televisión. Una pregunta: ¿Cuando entenderá la empresa que el público ya está cansado de tanto “caballito”. Ya no interesan. Para muestra: la entrada de este domigo en la México.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s