Escudriñar, una obligación de taurinos Por Bardo de la Taurina

Jeronimo. Foto Tadeo Alcina.

Confieso que pa’ todos lados cargo con mi biblia que tiene el título de ‘Diario de México’ de la autoría del filósofo español Agapito Maestre, publicada por Ediciones Clásicas, Madrid, ilustrado en la cubierta por uno de los grandes genios mexicanos el inconmensurable pintor Rufino Tamayo, cuyas obras triunfaron en el Museo Reina Sofía, y esto viene, porque la otra tarde en la desolación de la plaza capitalina, un fantasma me pregunto ¿Qué tiene ese libro en el que está usted tan clavado?, le conteste tiene a México en 275 páginas y además no es un libro es una biblia, y pa’ que vea que sí lo es, le voy a leer algo que aquí tengo subrayado en la pág. 48 y que corresponde al capítulo 8 titulado ´Los mitos del editor’ donde sale a la palestra al escrito–editor Adolfo Castañón y de cuya labor Don Agapito Maestre dice; –Es una obra fascinante de la cultura en lengua española. Debería de ser recomendada en la Universidades en general, y en las Facultades de Humanidades en particular, para aprender que, por desgracia, ‘la cultura la deciden quienes no saben hacerla’.- El fantasma se quedó pensativo un momento y preguntó ¿La Fiesta Brava es cultura? le conteste; Es mucho más, es historia por eso hay que leer sobre de ella, páginas adelante, las letras nos dicen; ‘quien no se haya emocionado alguna vez en su vida al leer un libro, nunca sabrá que es la genuina vida’, así que nunca esta demás leer, porque solo así podrá uno escudriñar en las bases de la cultura que han sostenido esta fiesta o más bien lo que queda de ella y estoy seguro que los ganaderos de Caparica que han debutado en el grado de corridas de toros, hace apenas unas horas, en la Plaza México, han leído y escudriñado sobre de que se trata esta Fiesta de Toros y Toreros, porque de otra manera primaria o elemental en tan solo diez años de ejercer como ganaderos, no se habrían compenetrado en lo que es la esencia de la fiesta y por ello, es que están haciendo las cosas tan honradamente.

Esto se nota a leguas pues más allá de que los ganaderos Viezcas & Muñozcano en sus personas son un derroche de respeto, este atributo se lo están trasmitiendo a sus toros a los cuales les han enseñado que antes que nada donde se presenten lo tienen que hacer de gala, muy prendidos de hocico a rabo, les han enseñado a no permitir que ningún malandrín se les acerque y les ande queriendo hacer la circuncisión a sus pitones, dejándoselos cuadrados, en la desfachatez del afeitado, como los describe la ‘Diosa Rubia del Toreo’ nacida en Antofagasta, Chile, Conchita Cintrón, en un interesantísimo artículo titulado ¿A dónde vas, fiesta? y que fue firmado en Guadalajara en 1957, joya literaria que nos fue referida por Don Fermín Martínez Odriozola.

Luego viene la lámina y la corpulencia de los toros capariqueños, que no tienen nada de extraño tan solo corresponde a la de unos toros verdaderos, cuya edad de nacencia es la real y que nunca han tenido necesidad de darse una vuelta por los portales de Santo Domingo, donde con la mano en la cintura por 100 pesillos le alteran el año de nacencia y de pilón le aumentan los kilos, con los de Caparica eso es impensable, y respecto a lo que trajeron adentro, solo decir que era una condición, que los toreara un torero graduado, a propósito, uno de esos sabios que pululan en el mundo del toro y que generalmente son los que menos entienden de esto, dijo a la salida ‘que la corrida había salido muy dura pa’ los toreros’, ¿dura? ni que fueran bolillos viejos o manos de metate, salieron insisto, en su digno papel de toros y si mi apuran hasta se portaron correctamente, pues a uno de los toreadores le perdono sacarle un ojo y hasta los sesos de un pezuñazo al caer después de que lo había mandado a volar a la altura de un primer piso, y en otro acto de bondad a un capariqueño no le alcanzó el ruedo habiéndose visto obligado a saltar las tablas pa’ no estrellarse y en la caída le dio chance de resguardarse al monosabio ‘Gamucita’ pues si le cae encima lo hubiera matado igual que a su padre lo mato un toro que salto al callejón.

¡Y que uno de Caparica, se va encontrando con el dueño del sello del toreo a la mexicana! Jerónimo, el de la percha de altar barroco que pa’ la ocasión se enfundo como si lo fuera a pintar el mismísimo Francisco Álvarez, el que pinta las divinidades, lances con sabor tricolor, una media pa’ rematar que valió más que una docena de utilería y que expandió por toda la plaza un aroma a rosas de suave fragancia de esas que le dieron marco a la maja del Tepeyac, se puso el pétalo grana en la mano y la corrió como seda de pureza excelsa, la filigrana la llevo al hechizo de la orfebrería fina, trasmitió mas que en luna de miel y se alzó con un poema que se va a escuchar con alto parlantes en los escritorios de los empresarios.

¡Olé Jerónimo!

Anuncios

Un comentario en “Escudriñar, una obligación de taurinos Por Bardo de la Taurina”

  1. Tauroplaza mando muy pronto a Rafa “como bien dices Beto” Cué, como portavoz, a anunciar a Barba para el lugarcito de ‘triunfador’. Fabián tímidamente declara que ya tiene nivel para “abrir plaza”. A eso aspira.
    ¿Y qué hacemos ahora con Jerónimo? Y ojalá Garibay, otro que pudo ser, triunfe.
    3 primeros espadas nacionales.
    Pero ya vienen Garrido, Marín, Castella, Cartagena y de nuevo Juli con los de la bravura detenida. ¡Lástima!
    Pa’como se mueven las cosas a ver si Tauroplaza no repite a Jerónimo hasta el domingo 6 de enero de 2019.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s