Hay que atajar el caos Por El Bardo de la Taurina

Don Alberto Baillères, empresario de la Plaza México junto con el arquitecto Javier Sordo y en quien la afición mexicana tiene puesta toda su fe para que la México recupere el prestigio perdido.

Me preguntaba una señora que está de muy buen ver y a la que ya no se le ve por la plaza, como a muchas otras más ¿Qué quien llenaría la monumental? A la que le contesté; Vicente Fernández en mano a mano con ‘El Potrillo’, -¡No!, de toreros- -pues cuando vuelva la seriedad, el respeto, la tradición y la atracción… y quién sabe?

¿Y es por eso que la gente ya no va a la plaza? la respuesta es; por pésimos manejos empresariales, por complacencia a los ibéricos con los toros y por la baja atracción de toreros, todo esto quedo ratificado apenitas en las corridas de aniversario donde se lidiaron 16 toros y funcionaron 5 a los que les cortaron de 32 orejas posibles solo 5 ante esos números ¿es de extrañar que de 84,000 asientos se ocuparon menos de la mitad en ambos días?

Ante este fracaso ¿qué va hacer el empresario Alberto Bailleres?, ¿esconder su medalla Belisario Domínguez que lo avala como un mexicano ejemplarmente triunfador?, ¿O va a recapacitar que no debe usar a sus operadores de provincia en la capital?

Y es que algo tiene que hacer, pues un hombre con su trayectoria no se puede quedar así nomás, mordiendo el polvo el que ahora lo ha ensuciado con el desprestigio y por ello si no actúa podría pasar a la historia como quien finalmente terminó de mancillar, aniquilar y sepultar al recinto más grande del mundo donde tuvo cabida la fiesta popular más antigua de este país.

En el lodadero en que tienen convertida la Plaza México trascendió que el contrato de arrendamiento que suscribió con el dueño del inmueble es por un lapso de 5 años, lo que si es así, todavía ofrece varias posibilidades de frenar el caos.

Una es que ante la opinión de la cara y anuncie cambios radicales en lo operacional, comenzando por decretar que de hoy en adelante en la México los toros los pone la empresa y no los españoles, lo que conllevaría a cerrar el ciclo de las figuras hispanas, ¿o quien sabe? Porque estos al saber que ya no son taquilleros con los bajos en calorías igual le salen a un toro que siempre será menor que en España pero que deja dólares, además terminar con las imposiciones de los hermanos innombrables a quienes programan solo por estar en su nómina y no estructurar la temporada con carteles prefabricados, así como también dar los festejos dentro de los tiempos regulares.

¿Una pregunta por qué no vemos en La México, los toros de su consorcio?, ¿no es digna la plaza de ellos?, ¿o ellos de la plaza? ¿O también están sujetos a la censura española?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s