Opinión: ‘El Brujo de Apizaco’

Por Ramón Macías Mora.

Asistí como me lo propuse, por mera curiosidad a la sala Guillermo del Toro del Instituto Cultural Cabañas.

Mi propósito ver el publicitado documental acerca de Rodolfo Rodríguez El Pana ¿Sabían que es una abreviatura de panadero? Su primigenio oficio.

Supe de El Pana por el año de 1978, cuando convocó a los aficionados en gran cantidad, posterior a sus triunfos en la Plaza México, la grandotota.

Lunes 20 de Noviembre de 1978.

Seis de Santoyo para Alfonso Hernández El Algabeño, Rodolfo Rodríguez El Pana y Cesar Pastor. Triunfo de Rodríguez al cortarle la oreja al quinto de la tarde.

Domingo 26 de Noviembre de 1978.-

Seis de Santo Domingo para los novilleros Rodolfo Rodríguez El Pana, Pedro Torres y Félix Briones. El Pana dicen los “conocedores” que no sabía torear, pero con el permiso de ellos o sin el, se dio el gusto de llenar varias veces el coso máximo. Guadalajara, no fue la excepción.

Martes 12 de Diciembre de 1978.-

Cuatro de Cerro Viejo y cuatro de Santoyo para Alfonso Hernández El Algabeño, Rodolfo Rodríguez El Pana, Félix Briones y Cesar Pastor.

La plaza fue la de nuestro querido barrio de San Juan de Dios. El Progreso.

Recuerdo claro que sí, al joven Rodolfo, un ser carismático quien en ese entonces se liaba un capotillo de paseo con una imagen que representaba a manera de emblema, una pirámide precolombina y una planta de maguey.

El Pana llamaba poderosamente la atención por su natural carisma, antítesis de lo español, tlaxcalteca, descendiente de las huestes que acompañaron a Nuño Beltrán de Guzmán a la conquista del Occidente de México. Eso sí, con su puro en la boca. “Indio que fuma puro”…

Años más tarde fue contratado para torear en la ya, plaza de toros Nuevo Progreso. Fue discreta su actuación, pero la nota la dio el escándalo que protagonizó a causa de los tragos, en compañía de El Pulques, su peón de confianza, a bordo del autobús que los llevaba de retorno a Apizaco lo que ocasionó fueran llevados a prisión en Tepatitlán.

La cinta o documental que nos obliga a tirar unas líneas, es obra del director Rodrigo Lebrija quien consigue por momentos, escenas de alta calidad artística, como las iniciales en donde el Pana ora, en una capilla, o, la magnífica toma del torero desnudo, lo que después se vuelve exceso, recordándonos, por lo menos a mí, al célebre Quijote, personaje de Cervantes a quien el filósofo argentino decimonónico Ingenieros, fustiga haberlo concebido en su decadencia y no joven.

Cruda y dramática se muestra la vida del último romántico de la fiesta, como él mismo se califica. Un acierto la inclusión de la entrevista hecha por Jesús Martínez, un desacierto la inclusión y oportunismo de Heriberto Murrieta [Ajonjolí de todos los moles] y la de José Antonio de Labra lo que le resta carácter y lo acerca más a la reseña deportiva.

Excelente en general la obra que no merecerá, lo aseguro, un Oscar.

Publicado en Milenio

Anuncios

Un comentario en “Opinión: ‘El Brujo de Apizaco’”

  1. Una vez más pues, ya ni muerto Rodolfo Rodríguez “El Pana”, deja de dar motivo para hablar de él ya sea en pro, o en contra de lo que fue su vida como torero y como persona.

    Un servidor fue juez de plaza de Calafia, durante 14 años tiempo durante el cual tuve oportunidad de conocerlo personalmente y presidirle como juez, en cuatro ocasiones.

    Siempre fue un indivíduo protaginista y oportunista pues, se valía de cualquier circunstancia, para sacar el mejor partido posible, o como se dice coloquialmente; llevar agua a su molino, sin importarle en lo absoluto, dañar u ofender a quién fuera ya que era un persona amoral y sin escrúpulos, dada su condición de desarrollo socioeconómico y el medio, dónde se desenvolvió.

    Aquí en Mexicali, hizo muchas tropelías que le valieron el repudio de la afición cachanilla: Una le remití a la carcel, por haberle robado al matador César Pastor, el trofeo “Rose de Mexicali”, que el diestro de Aguascalientes, lo ganó en buena lid. Otra, en un aniversario de Calafia, vestido de torero pues, iba a torear en ese festejo y, en completo estado de ebriedad, salió con un estoque en la mano, e hizo pedazos con el mismo, un pastel alegórico al aniversario de la plaza, que estaba sobre la caja de un Pick-up y se echó a correr como loco al rededor del ruedo, delante de las personaiidades invitadas a dicho evento y por supuesto no toreó en dicho festejo y el juez en esa ocasión era el MVZ Alfonso Osuna. La última, hizo empresa el mismo, para un festejo taurino, dónde el alternó con Manolo Arruza, y otro matador que no recuerdo, y quien presidía en aquella ocasión como juez, era Miguel Ángel Barajas, íntimo amigo del Pana y le dio tanta coba a su amigo el juez de plaza, que no contrató los servicios médicos de plaza y por mala fortuna tanto para el Pana como para su amigo el juez,; el subalterno Pepe Luna, resultó herido de gravedad por un toro, y tuvo que ser llevado de emergencia a un sanatorio particular para poder intervenirlo quirúrgicamente pues, la enfermería de la plaza, estaba cerrada, por que El Pana, como menciono líneas arriba, con la complacencia de su amigo el juez, no pago los servivios médicos correspondientes.

    En esa misma corrida, el propio Pana, no quizo matar a su segundo toro y no lo importó en lo abosoluto, que le gente muy enardecida, por todo lo que ya había ocurrido, casi lo linchara y toda esas cosas que sucedieron en dicho festejo, produjeron que el juez Miguel Ángel Barajas, dos días después sufriera un infarto al corazón y tuvo que ser internado para salvarle la vida; meses después fallecería a consecuencia de dicho infarto.

    Finalmente también hizo empresa en Apizaco, su tierra e invitó a su padrino Mariano Ramos y a Rafaelillo, para que lo aviaran con los honorarios y le cobraran barato y a ambos diestros, los dejó colgados de la brocha vestidos de toreros y se le fue con todo y la taquilla y no les pagó y tanto Mariano, como Rafaelillo, tuvieron que torear gratis en un mano a mano pues, el público estaba de uñas ya que el festejo no iniciaba por que el otro alternate y empresario, tomó las de Villadiego.

    Por lo anterior, ustedes saquen conclusiones que clase de persona era el sujeto a quien me refiero.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s