Triunfo en la vuelta de Román…

Por JOSÉ LUIS BENLLOCH.

Román volvió a los ruedos tras la cornada de las pasadas fallas. Lo hizo con éxito final. Dos orejas y salida en hombros con sus compañeros, Eugenio de Mora y Juan del Álamo. Sucedió en Toledo en una tarde dura, fría e inclemente, en la que hubo que esperar al ultimo momento para que se viese una excelente y diría que nueva versión del matador valenciano, que se mostró templado y torero, muy torero.

La corrida comenzó pronto. Estos días de compromiso van mas allá de las dos horas de la plaza. En la habitación del hotel se sentía la tensión de las tardes difíciles. Solo las bromas del matador rompían el ambiente. Una cinta tensora en el pecho sujetaba los músculos heridos y disimulaban la cicatriz de fallas. Grana y oro el vestido con bordados de corazones. Román está enamorado, apunta un amigo. Se calza la taleguilla con facilidad. Buena señal, te dices. No engordó un gramo en ese tiempo de descanso en que los toreros se ahorran los miedos. Román pide que le hagan otro nudo de la pañoleta: “Lo quiero simétrico” dice. Eso se llama Winsor le responde alguien. ¡Pues hacerme un nudo Winsor! insiste. Manías de los toreros que hay que atender. Al final quedó el nudo como quería el matador y visto el desenlace de la tarde mucho me temo que sea el nudo que le acompañe toda la temporada. Luego se ayudaron a ponerse la casaquilla, pidió el capote de paseo y la comitiva comenzó a abandonar la habitación. Fuera llovía, saliendo del hotel nadie sabía si todos aquellos miedos previos iban a servir para algo. Poco después escampaba y todos dijeron adelante, que salga el toro y el resultado, en la Imperial Toledo, fue de puerta grande.

Hasta ese final feliz, Román tuvo que resistir una larga travesía. Le correspondió un toro duro y listo en primer lugar, serio y bien armado que fue destemplándose según avanzaba la lidia y ponía en carne viva todas las dudas que asaltan todas las convalecencias de las cornadas. Luego llegó la lluvia, él frío que cala las taleguillas y endurece músculos e ideas, y hasta tuvo que resistir el triunfo de los compañeros que siempre presionan lo suyo. Cuando saltó el sexto a la plaza la batalla de Román parecía perdida. Y más cuando el pupilo del Conde de Mayalde, negro y bien armado, se estrelló contra un burladero y salió tambaleándose. Se acabó pensamos. No perdió la fe Román, tampoco la templanza y poco a poco, fue creciendo el toro e inspirándose el torero. Aplicó los tiempos, recurrió a su valor, dejó ver una serenidad que no se le conocía y todos volvieron a creer en la faena y en Román. Todavía habría tiempo para sufrir, un pinchazo y una voltereta que hizo temer lo peor y una estocada, la estocada de la tarde, acabaron recompensándole todos los miedos y los suspenses que habían envuelto de la tarde de la reaparición. Había valido la pena.

Y mañana la Maestranza

La tarde de Toledo tiene hoy un punto y seguido de lo más trascendental, Sevilla. El valenciano debuta como matador de toros en La Maestranza. Primera corrida de la Feria de Abril. Una de las cartas clave que jugará este año para lanzar su temporada. Lo mucho que significa un triunfo en Sevilla lo saben los aficionados. Una ley de siempre del toreo asegura que las Fallas dan la alerta, Sevilla la categoría y Madrid el dinero. En las tres va a tener la palabra Román.

Valencia por Fallas, es el primer puerto del año, donde siempre las figuras y quienes aspiraban a serlo tenían/tienen que hacer el primer esfuerzo. En su ruedo juega un papel primordial el factor sorpresa y supone una especie de trailer del año. Román lo pasó con nota alta, mostró progresos técnicos, pagó con sangre su arrojo y puso en alerta, era el objetivo, al toreo. Desde ese mismo día se sabe que hay un tipo joven que viene dispuesto a lo que sea y tiene cualidades para salirse con la suya.

La segunda gran parada del año es Sevilla. Mañana para Román. Desde siempre los triunfos en la Maestranza han dado categoría. Es público muy especial. Mañana lo comprobará el valenciano. Saben mucho de toros, siempre se dijo que si echabas una muleta al tendido la cogiese quien la cogiese, bajaba y pegaba pases, y además tienen un desarrollado sentido localista y nunca se rindieron con facilidad a los foráneos. De eso puede dar fe Ponce al que le costó mucho convencerles y ni que decir el viejo Barrera, que después de cómo le trataron de novillero juró ser figura y no volver y cumplió su palabra. También es cierto que su nieto, el actual Barrera, el mismo día de su debut como novillero abrió la Puerta del Príncipe.

La tercera pata del banco en la carrera de un torero es Madrid. Si no se triunfa siempre le faltará algo a la temporada. Eso es así cada temporada, incluso para los consagrados. Aquí es donde se sustancian los triunfos y sube la caché. En ese puerto, donde Román ha triunfado con reiteración, tiene este año tres actuaciones por San Isidro, más que nadie y más que en ninguna otra parte. La apuesta, decidida personal e insistentemente por el propio Román, tiene la dificultad añadida de las divisas que ha elegido, Fuente Ymbro y Miura además de la de Juan Pedro Domecq.

Fuente: Las Provincias

Foto: ABC Toros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s