Bregando: ¿Cuándo dejaron de amarla? La prensa que se hace cómplice…

Por Jaime Oaxaca.

Me supongo que los profesionales de la fiesta, cuando la conocieron, soñaban con ser toreros o formar parte de ella aunque fuera de otra forma; también supongo que a la mayoría debió gustarle desde niño, seguramente se enamoraron de ella, suspiraban por una fiesta gloriosa, prestigiada, honrada.

En algún momento del aprendizaje empezaron a conocer las triquiñuelas, las cosas que no son tan limpias, me imagino que no fue atractivo descubrirlo, algún tiempo se quedaron con una sensación desagradable, porque algo que habían idealizado, resultó que no era todo lo que suponían, no era tan auténtica como todo mundo pregona.

Quién les iba a decir que con el paso del tiempo se harían iguales a aquellos que los decepcionaron, no todo lo que se presume es cierto, aunque jamás he dudado que el riesgo está latente.

Los anti taurinos por su parte, cumplen con su chamba, su objetivo es dañar y acabar con la fiesta de los toros, no tienen idea de lo que argumentan, se valen de mentiras, y de lo que sea, pero al fin y al cabo es su misión.

Los taurinos hablan de una fiesta en la que hay toros bravos con cuatro años de edad cumplidos, con las cornamentas íntegras, una res que provoca miedo por su corpulencia física.

Como diría el matador Ponce de León,“sí, pero no”, muchas veces estos conceptos son a medias, se palpa que los destructores de la fiesta están dentro, son parte de ella.

Por ejemplo, picar a los toros con puyas grandes, antirreglamentarias, que provocan estragos en el burel, que les impide desarrollar la lidia, después de puyazos tan abusivos, los toros se quedan inutilizados, el aficionado que pagó para ver faenas se queda con las ganas, al ganadero que crió el toro se le impide ver su comportamiento.

Alguien que provoca ese daño no tiene amor la fiesta, tiene que ser enemigo de esa fiesta, como sucedió hace unas semanas en Puebla con un toro de Marco Garfias y en Tlaxcala con dos de la ganadería perteneciente a De Haro.

Las cornamentas son otro tema, Antonio de Haro mandó un encierro primoroso a la plaza de Tlaxcala el pasado sábado para que se realizara la corrida de la prensa, el hato tuvo trapío, presencia, fue emocionante verlo salir por toriles; sin embargo, las cornamentas fueron decepcionantes, dicen que se lesionaron las puntas al rematar en las puertas, también existe quienes piensan que les dieron limón (una lima grande), vaya usted a saber que sucedió, si fueron manos quienes mermaron los cuernos, evidentemente corresponden a alguien que perjudicó la corrida, que no tiene interés en que la fiesta tenga heroicidad, grandeza.

El pasado 27 de abril, en la segunda corrida de la feria de Puebla, le entregaron un reconocimiento al señor José María Arturo Huerta, actual presidente de los ganaderos, la ceremonia se realizó en el ruedo aunque no se informó del motivo, lo irónico del homenaje es que a Pepe Huerta le festejen en el ruedo de la plaza que él manejó durante seis años, periodo que se encargó de denigrar la tauromaquia y al propio Relicario, no se capta amor a la fiesta.

El pasado mes de abril se realizó la feria de Aguascalientes, en la cuestión taurina los enemigos se hicieron presentes, ceden con las figuras españolas, aceptan sus peticiones ridículas, les echan animales engordados sin la edad reglamentaria que causan la decepción de los asistentes, sólo un disidente de la fiesta le quita realce a la feria más importante de México.

La prensa que se hace cómplice, que no denuncia, que magnifica las parodias taurinas, no demuestra amor a la tauromaquia, por otro lado, denunciar no es sinónimo de amargura, al contrario.

Los personajes mencionados y todos los que cometen fechorías en el espectáculo taurino, en algún momento de su vida debieron tenerle amor, por eso están ahí, surge la pregunta ¿cuándo dejaron de amarla?

Publicada en El Popular

Anuncios

2 comentarios en “Bregando: ¿Cuándo dejaron de amarla? La prensa que se hace cómplice…”

  1. Incansable, no la han amado, la han utilizado para sacar dinerito, no para hacer una fortuna como la del viejo Balañá en Barcelona a cambio de ofrecer un espectáculo apasionante. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s