Barrera y El Conde: rivalidad, pelea… y Padilla al rescate con dólares en el calcetín

Por Lucas Peréz.

En febrero de 2008, El Conde y Antonio Barrera protagonizaron un incidente en la plaza de toros de Autlán de la Grana, en México. La buena relación de ambos las primeras veces que el sevillano había cruzado el charco (incluso El Conde cedía su casa a Barrera) se había convertido en tensión en los últimos años. Diversos problemas habían terminado con la amistad del principio.

Consciente de la fuerte rivalidad entre ambos, el público acudió a la plaza de toros llamado por el morbo de verlos en un mismo cartel. Barrera cortó las dos orejas a su primero y El Conde no hizo nada.

En su segundo, el sevillano pidió el cambio de tercio tras el primer puyazo para que El Conde no pudiera realizar su correspondiente quite. Esto sentó mal al mexicano, que salió sin importarle el cambio y quitó al toro de su compañero.

Tras el reproche del español llegaron los insultos del mexicano y la cosa terminó mal. Se desató una batalla campal sobre el ruedo, con Barrera y El Conde a golpe limpio.Tuvieron que ser separados por sus compañeros. Una vez restablecida la calma, Barrera le cortó los máximos trofeos al toro.

Obligado al triunfo, El Conde regaló el sobrero,al que indultó, y ambos salieron a hombros de la plaza, tras lo cual llegó la reconciliación en el hotel. El espectáculo gustó tanto en México que los empresarios de aquellas plazas no dudaron en contratarles juntos durante bastantes tardes. Fue una rivalidad que nació bajo sospecha de montaje de aquella originaria pelea.Teatro o no, Barrera asegura que la pelea fue real. Los puñetazos salieron rentables.

PADILLA, CON DÓLARES EN EL CALCETÍN

Pero no queda ahí la cosa, ya que la pelea guarda una intrahistoria. Esa tarde, por temor a ser robado en el hotel mientras toreaba, Antonio Barrera le dejó a Juan José Padilla un buen puñado de dólares para que los llevara encima.

Padilla, vestido de calle, iba a presenciar la corrida en directo. Y decidió meterse los billetes en el calcetín para no perderlos y estar seguro de que no se los robara nadie.

Cuando sucedió el incidente entre Barrera y El Conde, Padilla se lanzó al ruedo para separarlos.Y, sin dudarlo, agarró al sevillano como si fuera un pelele.

– «Yo me di cuenta que mis pies no tocaban el suelo y empecé a patalear como un niño. De repente, Padilla me habla al oído e instantes después me quedo inmóvil y me tranquilizo».

La gente no entendía cómo Padilla había podido calmar de esa forma a un torero fuera de sí que quería irse hacia El Conde para seguir la pelea.

¿Qué le dijo Padilla a Barrera para que se quedara inmóvil al instante?

-«Muy sencillo. Me dijo: “Antonio, o te estás quieto, o se me caen tus dólares”».

Anécdotas extraídas del libro ‘300 anécdotas taurinas’, del que La Esfera de los libros acaba de editar la segunda edición.

Publicado en El Mundo

Resumen de aquel festejo:

El Conde, ídolo de carnaval protagonizo una pelea a golpes con el español Antonio Barrera al quererle hacer un quite a un astado cuando no le correspondia en turno.

Barrera le brindo un toro al Conde aventandole la montera en la cara y el mexicano le devolvió el brindis al español. Al final salieron a hombros junto con el rejoneador Jorge Hernandez.

Autlán de la Grana.

Él rejoneador Jorge Hernandez: Dos orejas y Ovación.

Antonio Barrera: cuatro orejas.

El Conde: oreja, ovación, e indulto en uno de regalo.

Se lidiaron 7 toros de la ganaderia de Cerro Viejo.

La plaza se Lleno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s