Ocho con Ocho: ¡Oiga usted! Por Luis Ramón Carazo

El 22 de junio de 1978, hace 40 años se nos adelantó en el paseíllo de la vida el gran cronista de toros radiofónico y me refiero a Francisco Rubiales Calvo mejor reconocido como Paco Malgesto, pseudónimo con el que transitó en su exitosa carrera por la radio y televisión mexicanas.

Paco obtuvo su primer trabajo en los medios de comunicación a través de la publicación Multitudes, en la que por primera vez utilizó el apellido Malgesto, el cual aparentemente captó de un gitano aficionado a los toros.

Mi papá José Luis Carazo Vega después de ser novillero compartió muchas transmisiones en el burladero de la XEW en las plazas de toros, con Paco y con CarlosAlbert otro inmortal de la locución mexicana, antes de convertirse en cronista mi padre fue asesor taurino (principalmente con el segundo) en las transmisiones de radio.

Paco empezó su carrera en los cuarenta y era con Pepe Alameda en la televisión los que partían el queso de las transmisiones taurinas, tuve la oportunidad de niño de conocer a una persona muy afable pues salíamos desde el estacionamiento del callejón en el carro de Carlos Albert al terminar los festejos taurinos en La México, muchas veces Don Carlos nos invitaba a su heladería que tenía en Polanco y eran domingos muy especiales al lado de mi papá y de mi hermano José Luis que disfrutábamos después de los toros de helado de chocolate y vainilla gigante.

Pepe académico, Paco popular sabían hacer de la crónica taurina hablada, un género único.

En la televisión Paco fue un as en los programas de variedades musicales de la época, como el estudio de Pedro Vargas, es considerado el precursor en la televisión de las entrevistas a figuras de la farándula mediante su programa llamado Visitando a las estrellas, en donde acudía el hogar de estos artistas, con cámara y equipo técnico de apoyo, entrevistas que muchas de ellas son recordadas.

Fue autor de una biografía de Armillita y se recuerda que antes del debut de Manolete en México el 9 de diciembre de 1945 tomó un vuelo que lo depositó en Cuba, y de ahí otro a la capital mexicana. En La Habana lo esperaban Paco Malgesto y José Octavio Cano; el primero realizó un control remoto durante el vuelo del diestro a México para la estación Radio Mil. Minutos antes de despegar, el crítico de ESTO, José Octavio Cano, realizó una entrevista a la principal figura de la torería española que apareció en primera plana.

En México se presentó con una gran expectación por parte de la afición, que hizo cola en las taquillas desde la noche anterior a la venta de los boletos, Eduardo Solórzano y Silverio Pérez le dieron la bienvenida en el ruedo del Toreo de La Condesa. Gitano se llamó el toro de la ceremonia de confirmación de alternativa, de la ganadería zacatecana de Torrecillas propiedad de Don Julián Llaguno, Manolete triunfó rotundamente. Su segundo enemigo se llamó Cachorro que hiere al español cuando este lanceaba, pero a pesar de que el animal se le vencía por el lado izquierdo, Manolete demostró su aguante, lo que le costó con una cornada.

A los pocos días Paco Malgesto le pregunta por qué se quedó quieto, si Cachorro se le vencía; el torero contestó: “porque si no, no sería Manolete”

Sería necesario un libro para relatar su trayectoria, para muestra la anécdota de cuando a la cárcel del Carmen (calle en dónde se ubica El Taquito) fue trasladado LorenzoGarza. El 19 de enero de 1947, se lidió un encierro de San Mateo que por el poco trapío, fue protestado ruidosamente por el público que llenaba hasta el reloj la plaza de toros México. Cuando un aficionado de las barreras de sombra, le lanzó un cojín al rostro al llamado Ave de las tempestades éste tomó un estoque para tratar de vengar la afrenta, subiendo al tendido para herir al agresor.

El aficionado que golpeó con el cojín a Garza, fue el papá del que fuera por muchos años directivo del fútbol con el Puebla, Emilio Maurer y afortunadamente Lorenzo antes de atravesarlo, fue detenido.

Parte del público muy encrespado, destruyó a todo cuanto tuvo a su alcance, el reloj, los anuncios, los respaldos de los asientos y los arrojó al ruedo. Garza fue llevado a la cárcel del Carmen y también fue multado con diez mil pesos. Durante el festejo, Manuel Rodríguez (Manolete), le cortó la oreja y el rabo al toro Boticario y Arturo Álvarez El Vizcaíno toreó por última vez en la plaza México.

Hacia la zona de El Carmen se trasladó gran cantidad de personas y Paco Malgesto faltaba más, realizó un control remoto desde la cárcel. De El Taquito salieron las viandas para Garza y muchas personas que aguardaron en sus salones hasta las 11 de la noche del día siguiente, 20 de enero de 1947 a que saliera de la cárcel el regiomontano.

Me despido recordando su expresión inmortal, el pleonasmo “hondo y profundo” Que en la Gloria reciba nuestro recuerdo y la importante noticia del triunfo de Joselito Adame y Sergio Flores en las Rozas, cercanía de Madrid el primero; faena de indulto el segundo; dos peludas para irse ambos en hombros, el sábado 23 de junio.

Recordar es vivir, no me cabe duda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s