Aranda de Duero: Victoriano Del Río deberá mantener los cuatro espectáculos taurinos

Por L.V.

El empresario de la plaza de toros, Victoriano del Río, no ha logrado su objetivo y tendrá que mantener el número de espectáculos taurinos que figura en el contrato y que en su día firmó con el Ayuntamiento de Aranda de Duero. Así lo advierte en su informe la Secretaría municipal.

De poco han servido los argumentos con los que Toros Ricor pretendía reducir una de las cuatro corridas de toros. El vicesecretario del Consistorio entiende que las cifras aportadas (un 50,58% menos de corridas de toros, un 67,68% de las novilladas y un 55,74% de los rejones) son datos nacionales y no locales.

A la hora de solicitar que se adaptara la cláusula décimo cuarta del pliego, la empresa Toros Ricor, insistía además en la necesidad de ajustar el número de corridas que se le exige a cada matador, novillero o rejoneador participante, con el fin de garantizar una calidad determinada en los festejos de las fiestas patronales de septiembre.

Aunque este aspecto tiene el visto bueno del vicesecretario -que aceptaba reducir el número de festejos exigido a cada torero, un 50% a los matadores, un 60% a los novilleros y un 55% a los rejoneadores-, el sentir político apunta a la dirección de mantener las exigencias actuales por considerar que si bien en estos últimos años la tendencia antitaurina parece haberse instaurado, la situación puede cambiar en un futuro. Lo mejor, aseguran, es estudiar temporada por temporada. Por ello, en la votación, realizada ayer en la comisión de Obras, los grupos políticos descartaron la medida por unanimidad.

Calendario

Junto a la reducción de festejos, la empresa abogaba por reestructurar el reparto en el calendario del cartel y mientras el actual contrato obliga a celebrar una corrida de toros el sábado del primer fin de semana de fiestas patronales así como organizar espectáculos taurinos el lunes, martes y sábado siguiente, Del Río plantea dejarlo en dos corridas más una de rejones o una novillada con picadores y reservar una de las corridas al primer domingo de fiestas, pudiendo elegir, a voluntad de la empresa, los días de las otras dos.

Si bien en estos primeros quince años de contrato, el coso taurino arandino ha recibido con aplausos a figuras de primer nivel como El Juli, Enrique Ponce, José María Manzanares, Alejandro Talvante, Morante de la Puebla, Joselito, César Rincón, Cayetano, El Fandi, Juan José Padilla, Antonio Ferrera, Rivera Ordóñez, Morenito de Aranda, Pablo Hermoso de Mendoza o Diego Ventura, «circunstancias sobrevenidas e imprevisibles a la fecha de licitación y adjudicación» han alterado, según defiende Del Río, el panorama taurino. «Era inimaginable e impensable que se pudiera dar un cambio tan radical», asegura con la mirada puesta en la tendencia antitaurina y en el descenso progresivo de festejos taurinos y de espectadores.

En su opinión, gran parte de la responsabilidad recae en los medios de comunicación y en estamentos políticos, como el intento de prohibición de festejos taurinos en regiones como Cataluña, País Vasco, Baleares, Canarias, Galicia o Alicante. «Baste pensar que hoy está cerrada una de las plazas más importantes, la de Barcelona», señala.

Sin dar datos concretos de la plaza de Aranda de Duero, el empresario analiza el panorama nacional por categorías. «En plazas de tercera categoría como Aranda, el descenso ha sido de un 58% en corridas desde 2002 hasta 2016, del 70% en novilladas y 59% rejones», justifica.
Historia

La historia de este contrato se remonta al 28 de octubre de 2002 cuando el Ayuntamiento de Aranda de Duero licita la enajenación de los terrenos, propiedad municipal, para la construcción y explotación de una plaza de toros, con cubierta móvil y usos polivalentes. El 9 de abril de 2003 se adjudica a Toros Ricor estableciendo el precio de enajenación en 777.115,37 euros y el pago del canon de 700.000 euros.
La propuesta de reajustar el contrato llegó el pasado mes de enero. «Presentamos la solicitud para la modificación de las condiciones establecidas en la base décimo cuarta, como consecuencia de la concurrencia de circunstancias sobrevenidas que hacen imprescindible reequilibrar las prestaciones previstas en el contrato pues a la mercantil le resulta enormemente gravosa, cuando no imposible cumplir con los parámetros del pliego», anunciaba Toros Ricor.

Lo cierto es que este no es el primer desencuentro entre Del Río, el Ayuntamiento y la plataforma ciudadana por la Plaza de Toros. En estos quince años, muchos han sido los procesos judiciales abiertos. El último y más importante, todavía continúa en instrucción y decidirá si la licencia de apertura que otorgó la alcaldesa, Raquel González, en septiembre de 2014 -con el único apoyo de los Alfonso Sanz, Azucena Esteban y María Ángeles Marín-, fue o no legal.

Fuente: El Correo de Burgos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s