Ocho con Ocho: Una más de Tomás Por Luis Ramón Carazo

José Tomás es más un acento de una larga época del toreo que el sustento por diferentes motivos, pero en especial a partir de Navegante en Aguascalientes sus esporádicas actuaciones se convierten en memorables sucesos y para muestra me refiero a la del 12 de diciembre del año pasado en La México dónde bordó el toreo con el toro Brigadista de Jaral de Peñas.

El anuncio de su reaparición en España, el 29 de junio en Algeciras después de casi dos años de no hacerlo en su país, mantuvo el ingrediente de la expectativa y el traslado de aficionados de todo el mundo, para ser testigos en vivo de lo que solamente hemos visto en mágicos retazos de su tarde reciente.

Desde luego los que jalan del carro del toreo mundial, mantienen la frecuencia de actuaciones que el de Galapagar no tiene y que por ello hay quién incluso lo reclama, pero gran parte de su misterio tauromáquico radica precisamente en que nunca se sabe cuál será la siguiente y dónde continuara ejerciendo su gran capacidad torera.

Las faenas como las de Algeciras correspondieron por lo que sabemos, a su sello matizado fuertemente por la suavidad y sustentado en la pureza de trazo y el ingrediente de la cercanía, que enloqueció a más de once mil personas que tuvieron la fortuna de estar en alguna localidad de esa plaza de Las Palomas en su feria.

Los toros de Núñez del Cuvillo, fueron la materia prima que escogió para el mano a mano con Miguel Ángel Perera a quién le tocaron los toros de Jandilla sin sorteo de por medio, aunque cosas del destino el cuarto de nombre Libélula fue indultado por la gran nobleza, aunque según algunas crónicas afirman que le faltó codicia y más pujanza.

Todo lo anterior como si fuera antaño lo vamos entretejiendo por la consabida ausencia de los medios masivos de comunicación, los cuales ya en algunos casos se han vuelto omisos a las actuaciones de José por los requisitos que implica cubrirlas.

Sabemos que el agarrón fue positivo y que Perera supo responder sobradamente al reto que implica torear con toda una época del toreo, le viene bien al extremeño lo hecho en Algeciras, porque en San Isidro recientemente no le rodaron tan bien las cosas. Ambos al finalizar la tarde se fueron en hombros.

En la vida es más fácil entender y conocer el pasado, porque nos parece ser más ordenado por el rastro y la memoria de lo que guardamos y además porque lo creemos conocer y entender, en tanto el futuro es una interrogación que nos causa a veces cierta intranquilidad por lo incierto y ahí se inserta la carrera de un torero que pocas veces tenemos el privilegio de verlo en los ruedos.

¿Qué sigue? Sólo él sabrá, a su modo y manera, cuestionado o no, se mantiene en un sitio especial y con actuaciones esporádicas que le valen para acrecentar su peso en la historia del toreo que la escribe de manera distinta a sus predecesores en el tiempo quién quiera no esté de acuerdo, que lo dispute, en mi caso así de claro, lo entiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s