Valladolid: La Felicidad y Angustia de un Ciclón

Por Rosario Pérez.

Las miradas hoy apuntaban al cielo azulado, horas antes gris dentro de un paisaje otoñal, con los árboles desplumando hojas bajo la tormenta. Pero en el momento del paseíllo la tarde se templó y no había más ciclón que Juan José Padilla. «¡No te vayas!», le gritaron.

Pero aquella felicidad reinante en el Paseo de Zorrilla se tornó en angustia. Otra vez el jerezano rozó la tragedia en banderillas. En el segundo par, de dentro hacia fuera, el toro lo prendió por el chaleco, a la altura del pecho, en una terrorífica imagen. Ya en la arena, le destrozó la taleguilla, mientras el «¡ay!» se alargaba como la sombra de un ciprés. Pero allá que se fue el Pirata, con su pañuelo negro de bucanero, y se marcó un tercero al violín. Concluido el tercio, se enfundó unos vaqueros y se plantó de rodillas. Boyante este «Durazno» de la notable corrida de Matilla, que traía otro porte distinto a las pasadas. Fue la soñada por los toreros, noble dentro de sus notas mansas, con calidad, humillación y la durabilidad necesaria. «Ideal», resumió un viejo aficionado.

Hablábamos de «Durazno», mejor por el derecho que por el izquierdo, por donde se quedaba corto. En la mano de la escribanía se centró Padilla, en series con oficio y un largo redondo mirando al público. El entusiasmo creció en el desplante de hinojos antes de enterrar un espadazo. Paseó una oreja mientras le lanzaban flores y un gallo, aunque el verdadero gallo de pelea era este héroe popular cosido a cornadas.

Pasó a la enfermería con una fuerte paliza, pero salió para dar cuenta del cuarto, en el que no cogió los palos. De nuevo manejó el acero como un agente 007 y logró el galardón que amarraba la salida a hombros.

Compartía cartel con otro matador que tiene su piel como un mapa de carreteras, Antonio Ferrera y El Fandi.

Leer más de esta crónica en La Voz Digital

FICHA

PLAZA DE TOROS DE VALLADOLID. Sábado, 8 de septiembre de 2018. Quinta de Feria. Menos de media entrada. Toros de Hermanos García Jiménez y Olga Jiménez (2º y 5º), correctos de presencia y de noble y buen juego dentro de su mansita condición; excelente el 3º.

JUAN JOSÉ PADILLA, de azul marino y oro. Espadazo (oreja). En el cuarto, estocada tendida (oreja).

ANTONIO FERRERA, de frambuesa y oro. Pinchazo al encuentro y estocada (oreja). En el quinto, metisaca y bajonazo (saludos).

EL FANDI, de nazareno y oro. Estoconazo recibiendo (dos orejas). En el sexto, dos pinchazos y estocada (ovación). A hombros con Padilla.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s