Solo para villamelones: Las mentiras de la diputada

Por Manuel Naredo.

La señora se llama Leticia Varela y es diputada por Morena en el Congreso de la Ciudad de México. Se trata de una política con ya varias horas de vuelo, que, entre otras cosas, aspiró, y no estuvo tan lejos de lograr, la titularidad de la delegación Benito Juárez en la capital del país hace seis años. Hoy se desempeña como diputada gracias a que ganó en las urnas esa responsabilidad.

La semana pasada, la señora Varela subió a la tribuna para presentar una propuesta de modificaciones a las leyes vigentes. Ahí se dijo animalista, cosa que merece el respeto general; argumentó que la obligación de respetar la vida de los animales es su obligación, función que nadie le escatima; y aseguró que la tutela de los animales es una responsabilidad común, opinión por demás igualmente respetable.

En esos argumentos basó su iniciativa que, de aprobarse por ese ente legislativo, desembocaría en la prohibición de las corridas de toros en la Ciudad de México. Incluso esto último, por más taurinos que podamos ser, hay que respetarlo, pues se trata de una opinión y una lucha de muchos mexicanos que, independientemente de ser minoría o no, tienen derecho a ser escuchados.

Pero la señora Varela, más allá de externar una postura y propiciar unas reformas acordes a su sentir, aprovechó la palestra de la sala legislativa para, abonando a su intención, mentir con el mayor de los descaros. Así, mintiendo como si estuviera en la sala de su casa, si es que ahí miente, y no en un espacio que debería ser serio y respetable, sustentó sus intenciones de modificación.

Entre otras lindezas, la legisladora aseguró que a los toros de lidia se les hacían las siguientes cosas:

Se les llenaban los oídos con periódicos mojados para que no escucharan durante su lidia en el ruedo.

Se les untaba vaselina en los ojos para que se les nublara la vista y no tuvieran una visión clara.

Les metían algodón en la nariz para que les costara trabajo respirar.

Les metían una aguja entre los genitales para que sintieran un dolor permanente.

Les frotaban una substancia corrosiva entre las piernas (creo que dijo piernas y no patas, por cierto) para evitar que se echaran al piso.

Todo eso dijo, así, sin más, con la cara dura, sin importarle el lugar donde estaba y el mínimo respeto que debería tener una investidura como la suya.

En las redes sociales, esos espacios donde cualquiera puede decir lo que sea sin que se haga responsable de ello, se dicen muchas cosas todos los días; se miente, se insulta y se injuria, sin el menor castigo, y al parecer, sin la mínima prudencia y sin un ápice de arrepentimiento. Está mal, pero tenemos que apoquinar con ello todos los días, en tanto no exista una legislación mucho más firme sobre el tema. ¿Pero en el mismísimo Congreso de la Ciudad de México?

No me indigna que la señora Varela sea animalista, ni que pretenda abolir las corridas de toros en la capital del país; es más, ni siquiera me molesta la posibilidad de que sea lo suficientemente cándida (es la palabra más suave que encontré) para creer lo que dijo; lo que me indigna es la estulticia con la que desempeña el que debería ser el noble oficio de legislar.

Publicado en El Diario de Querétaro

Anuncios

2 Comentarios

  1. Argumentos totalmente falsos, la prueba de ello es que cualquiera puede ir antes del sorteo a las plazas, para ver que losl Toros aun estan descansando juntos y es imposible entrar a hacerles todo eso que inventan los pinches antitaurinos…No cabe duda que el asesor de esta señora tiene mucha imaginación…

    Me gusta

  2. Pero es que no dijo lo que critican muchos taurinos, que le liman los cuernos a los toros por ejemplo, que en el transporte de la dehesa a los toriles de solo estres en los cajones pierden un porcentaje importante de su peso, que durante la lidia pierden hasta 7 litros de sangre en el mejor de los casos, y otras barbaridades que si ocurren como que a muchos se les rompen las patas, que varios se han estrellado contra los burladeros se rompen los cuernos, que al puyarlos mal han quedado parapléjicos en medio del ruedo, pero además, que no solo los toros son víctimas, los caballos muchos salen corneados, destripados y muertos. Para rematar, a muchos toros aun vivos, les cortan las orejas y rabos para premiar al torero, la puntilla muchas veces es mal ejecutada pero no les importa ver al animal agonizante y le terminen de infringir tan enorme sufrimiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s