Plaza México: Carteles de Aniversario y Segunda Parte de la Temporada Grande 2018 – 2019

La empresa se ha equivocado hasta en el orden de alternativa de los toreros en su publicidad. De verdad que es lamentable la falta de profesionalismo de las cabezas operativas de la Plaza México.

TauroPlaza México da a conocer la segunda parte de la Temporad Grande 2018-19 en La México, que se compone de carteles que tienen como sello principal la decepción, la poca creatividad y el sello monopolico de quienes lejos de haber conseguido revitalizar la fiesta brava en la capital mexicana, parecen empeñados en acabar con ella.

Quitando el cartel del cuatro de febrero, fecha en que se anuncia a Diego Ventura y Roca Rey, dos de las máximas figuras del momento y triunfadores de la presente temporada, el resto de los carteles resultan acartonados, faltos de imaginación y muy grises.

Cómo la actual gestión de TauroPlaza.

Por Juan Carlos Valadez De SOL y SOMBRA.

Los taurinos, si hablas con ellos, se quejarán de que la gente no va a los toros, pero cuando una plaza se llena tienen la rara habilidad de echarla; cómo sucedió después de la Corrida Guadalupana 2018.

En la Plaza México, la política que siguen los taurinos posee otras connotaciones. Aquí, lo que parece que les molesta es la afición pensante, y todo hace suponer que el objetivo es acabar con ella. La afición de La México actualmente ha manifestado sus preferencias por otras ganaderías pero siguen trayéndoles lo mismo, porque si no resulta un inconveniente para los toreros y para quienes ordenan la fiesta desde los despachos. Se olvidan que el toro, con sus dificultades y peligros, da la medida de cada diestro, y si saliera en plenitud para todos, produciría una conmoción profunda en el escalafón de matadores en México. Aunque este suceso quebrantaría múltiples intereses, es quizás por eso que los taurinos que operan en la Plaza México harán cuanto sea necesario para que no pueda producirse algo así bajo su gestión.

Uno pensaría que una empresa inteligente con sentido comercial ofrecería a su clientela el toro auténtico, que tanto le complace, y que la autoridad, por las mismas razones, extremaría el rigor en los reconocimientos del ganado y en el otorgamiento de trofeos. Sin embargo sucede exactamente lo contrario en la Plaza México, por unas causas que ningún taurino confiesa pero que cualquier aficionado podría recitar sin mucho problema.

Y así llegamos a la segunda parte de la Temporada Grande 2018 – 2019 que hasta el día de hoy, ha sido un fiasco y una decepción desde la conformación de sus carteles iniciales.

La situación es la siguiente; la empresa que se rige bajo un sistema de operación monopolico, no quiere darse cuenta que quien más pierde con sus actuales políticas son ellos, que ya la afición se está alejando de los tendidos cansada de ver carteles repetidos hasta el cansancio, acartonados, encimados y sin ninguna creatividad; pero también pierde un grupo de toreros porque aquellos que no son “santos de la devoción” de la empresa se quedan en su casa, viendo cómo los toreros que si son manejados actualmente por la empresa o contratados “en paquete” regresan sin tener ningún mérito para aparecer en los actuales carteles, como en los casos de El Payo y Joselito Adame, que sin haber conseguido en sus anteriores actuaciones algo importante nuevamente aparecen anunciados.

Un ejemplo de esto es el caso del Payo, que nuevamente aparece anunciado (por tercera ocasión) en la temporada sin haber conseguido nada positivo en sus anteriores comparecencias, salvo un par de percances. Y que por otra parte se deje en la banca a un valiente como Arturo Macías, que aún sin cortar orejas, tuvo una actuación muy torera, además de contar con un currículum de triunfos en esa plaza que sin duda envidiarían cualquiera de los toreros mexicanos anunciados. Por cierto la combinación de CastellaPayo con toros de Fernando de la Mora es quizás una de las más monótonas de la segunda temporada y otra prueba de la poca creatividad y visión empresarial que impera en la Plaza México.

Lo mismo sucede con Joselito Adame que en su primera tarde no estuvo a la altura del compromiso y fue borrado completamente por Roca Rey, con quien nuevamente aparece acartelado.

Pero si en esto imperará la justicia y la lógica, quien se merecía más la oportunidad de estar en un cartel junto a Diego Ventura y Roca Rey era Arturo Saldívar, quien extrañamente ha sido relegado a un cartel de un nivel inferior del que se merecía, después de una actuación sólida e importante. La pregunta es: ¿El cambio de apoderamiento le habrá cobrado factura? Por lo mal que lo trataron, todo parece ser que así fue.

Quizás uno de los pocos aciertos del elenco sean los regresos de Sergio Flores y Juan Pablo Sánchez, que aún sin haber conseguido redondear en sus pasadas actuaciones, se merecían una nueva oportunidad.

El Calita regresa por méritos propios a refrendar su reciente triunfo, en una tarde que será para el de vida o muerte hablando en términos profesionales, ya que su reciente actuación no convenció del todo a la afición a pesar de su triunfal tarde.

Mientras que Diego Silveti el único torero de dinastía del elenco, regresa gracias a su buena administración pero entre algunas dudas y sabiendo que el tiempo ya no juega a su favor.

Luis David Adame, es ya un fijo en el repertorio de la empresa y aunque la flama de la ilusión que despertó hace algunos años se ha ido apagando, aún puede revivirla si deja a un lado el toreo bullanguero del festejo inaugural y se enfoca en aquel toreo que tanto nos ilusionó durante sus inicios.

Por los diestros extranjeros los regresos de Diego Ventura, Ferrera y Roca Rey son inapelables por sus triunfos en la actual temporada. Pero la sinrazón de volver a programar al diestro de Chiva Enrique Ponce y al francés Sebastián Castella, resulta desesperante hasta el hartazgo.

Enrique Ponce fue prácticamente expulsado de la plaza en su pasada actuación ante el repudio de la afición y Castella parece que se ha convertido en la opción más accesible (o económica) de la actual empresa, al no poder o no querer buscar otras alternativas que refresquen y despierten el ánimo e interés de la afición capitalina.

Aunado a la ausencia de Arturo Macías, la empresa que había anunciado al Juli previamente en el derecho de apartado incumple con su compromiso, ya que el Maestro de San Blas no aparece en ninguno de los carteles anunciados.

En el renglón ganadero salvo el regreso de Los Encinos, el resto de las ganaderías resultan más de lo mismo, ya que sin importar si fracasan o no, temporada tras temporada regresan al embudo capitalino. Tal parece que para los taurinos en México solo hay diez ganaderías.

Otro de los pocos aciertos es el regreso de la oreja de oro, pero si está servirá únicamente para que solo veamos acartelados a los amiguiguetes de siempre, será otra oportunidad pérdida.

Será causa de polémica no dar un festejo el domingo 3 de febrero (por el Súper Bowl) y haber programado las Corridas de Aniversario entre semana, los días 4 (día no laborable) y el martes 5 (día laborable) de febrero, sin duda una situación que resultará incomoda para muchos aficionados, especialmente para los de provincia.

En resumen en esta segunda parte de la temporada sobran toreros, ganaderos, pícaros y, sobre todo, esa permanente sensación de fraude que a tantos buenos aficionados expulsa de las plazas.

Pero también falta unidad, honradez, integridad y autenticidad, por eso es imprescindible que alguien se interese de verdad por la fiesta de los toros en la capital mexicana, y la rescate de su tristeza actual. Porque de seguir así, el futuro luce muy negro para la Plaza México.

¿Quien podrá salvar a la Plaza México de su ocaso?

No lo sé, pero me queda claro que es urgente un cambio de mando en la plaza, porque después de tres temporadas hemos visto que los actuales empresarios y sus operadores están metidos en un hoyo muy oscuro y que no encuentran la fórmula para salir de él.

Y si a esto le agregamos el “mini” ejército de periodistas de la prensa escrita y de la televisión -al servicio de la empresa- que más que unificar, en algunos casos han terminado por dividir a la afición por su poca credibilidad, esto nos da como resultado una afición que está desilusionada y desencantada con la actual situación.

Carteles Segunda Parte Temporada Grande 2018-19:

Decimosegunda corrida, domingo 20 de enero Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y Juan Pablo Sánchez con seis toros de Fernando de la Mora.

Decimotercera corrida, domingo 27 enero Antonio Ferrera, Arturo Saldívar y Diego Silveti con toros de Villa Carmela.

Corridas de Aniversario :

Lunes 4 de febrero El rejoneador Diego Ventura, Andrés Roca Rey (SIC), Joselito Adame y Ernesto Javier “Calita” con ocho toros de Montecristo.

Martes 5 de febrero El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, Enrique Ponce, Luis David y Sergio Flores con ocho toros de Los Encinos.

Decimosexta corrida y última corrida de la temporada, domingo 10 de febrero. Corrida de la “Oreja de Oro”.

Twitter @Twittaurino

Carteles en su “versión corregida”.
Anuncios

1 comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s