Opinión: Una temporada en el infierno

Es urgente parar esta hemorragia de crisis, de incompetencia y de pasividad en la Plaza México antes de que sea muy tarde.

Por Miguel Salas Preciado – De SOL y SOMBRA.

Lo de la Plaza México es grave. Después de una de las temporadas más grises de los últimos 50 años, anuncian su final para el 10 de febrero. Además de que no se han cansado de contratar encierros que aburren a la afición, para que los lidien los diestros de casa que supuestamente interesan como sucedió el pasado domingo con los mismo resultados de siempre.

El panorama en el resto del país tampoco es bueno, prueba de ello son las entradas en la presente feria de León del pasado fin de semana, pero La Plaza México es la primera plaza del país y eso es grave. La entrada promedio durante la temporada 2018 – 2019 es el fiel reflejo de una mala gestión empresarial y también del poco interés que han despertado los carteles anunciados.

Otra vez estamos en el mismo punto…

¡Qué repetitiva es la historia y qué torpes somos los humanos! Nos tenemos que acordar nuevamente de que las plazas de toros son el reflejo de la situación global de la sociedad y sus problemas. México, por ejemplo, está ahora para muchos peor que el toreo, aunque suframos un pésimo panorama taurino que se va a agravar durante toda la temporada, la del 2019, porque, como siempre, los profesionales del toro no han movido un dedo para arreglar el desastre en el que estamos y las figuras extranjeras en cuanto inicie la temporada en Europa volarán como golondrinas, por lo menos hasta el próximo otoño.

¡Qué inmovilismo con los problemas tremendos que hay de parte de la empresa de la Plaza México! Seguimos viviendo de que si viene Ponce a las de aniversario o de Pablo Hermoso, pero esos dilemas solo brotan durante dos tardes al año y para estos la empresa agota su dotación de parches, pero eso sí, nunca saca del botiquín las soluciones o las respuestas para la ruina de fiesta brava que tenemos en la capital mexicana. Vivimos también de que si viene o no El Juli. Este torero siempre me sorprende porque lo creía con la cabeza, como se dice ahora cursimente, muy bien amueblada, además del gran amor que dice que le profesa a nuestro país. Pero no. Es inoportuno, es soberbio, cambia constantemente sus formas y, nunca se sabe que quiere realmente. Tampoco la empresa de la Plaza México nos explicó el porque de su ausencia a pesar de estar anunciado en el elenco de la temporada.

Mientras, estampas insólitas. Joselito Adame deja de ser apoderado por ETMSA, Enrique Ponce y el resto de la corte extranjera que andan haciendo temporada en México contratados en “combo” por la empresa del licenciado Bailléres, andan quitandole puestos a los toreros mexicanos en plazas de segunda categoría. Mientras que los únicos dos toreros extranjeros que realmente interesan y convocan gente: Diego Ventura y Andrés Roca Rey son bloqueados y se quedan fuera de plazas tan importantes como las de Guadalajara y León Guanajuato.

¿Usted piensa que El Cordobés hubiera sido tan importante en México con temporadas como las que hace Roca Rey en nuestro país?

Por su parte Diego Ventura anuncia que apoyará a los toreros mexicanos que han triunfado recientemente en la Plaza México y trata de mantener su temporada a flote con mucha dignidad, aunque si la comparamos con su última temporada en México en trascendencia y número de actuaciones, su actual temporada es como si pretendieramos comparar en tamaño a la Puebla del Río con la CDMX. Pero los tentáculos de “Al Capone Hermoso” parece que lo persiguen a donde quiera que vaya y al igual que Roca Rey, nos da la impresión de que en México manda muy poco.

En resumen, deterioros y decadencias. Pero la más grande la de la Plaza México, de la que venimos avisando hace años.

Lo de Tijuana fue terrible. Malo lo que pasa en Monterrey, Ciudad Juarez e Irapuato. Duro y difícil los últimos años en Guadalajara. Preocupante lo de León… pero señores La México es la primera plaza, pilar del toreo, columna del arte, bastión del futuro. Y se la están cargando. Esta desgracia viene de largo es cierto, pero Antonio Barrera y el resto de sus operadores en representación de ETMSA le están dando la puntilla. Ya podrán meter gente en las corridas de aniversario, pero la temporada taurina no se compone solo de dos tardes. Así van directo hacia el precipicio. Ante esto se dice que estamos en crisis o en ruina económica. ¿Entonces a la incompetencia de los empresarios, la desgana, la torpeza, la rutina, la irresponsabilidad también le llamaremos crisis? ¡Pues no! no es crisis, es una pésima gestión empresarial y como decimos en México: “Muerto el perro, se acabo la rabia.”

Ojalá que los propietarios de la plaza espabilen y piensen que aunque hoy están bien servidos con su renta, miren un poco hacia el futuro porque en cuando está empresa se aburra de perder dinero, les dejará una plaza en ruinas y ahí sí, traigan los santos óleos.

Hoy más que nunca es urgente parar esta hemorragia de crisis, de incompetencia y de pasividad en la Plaza México antes de que sea muy tarde.

Twitter @Twitaurino

Anuncios

1 comentario »

  1. Total y absolutamente de acuerdo; a mis 59 y yendo a la Plaza México desde los 4 años (en lo personal), la familia ya no quiere GASTAR en renovar los cuatro derechos de apartado (con minúscula) por tradición de cuatro generaciones, para luego no ir más que a una o dos corridas con -esperanza- TOROS-TOROS, que nos enseñaron que antes de ver a la “figura” -entre comillas, hoy en día- lo MÁS IMPORTANTE es VER al animal, desde que sale al ruedo desde los chiqueros.
    Es una tristeza terrible, como si me faltara una pierna o hubiera perdido un ojo; es la pérdida de una parte de mi identidad mexicana, como cuando te asaltan e invaden tu privacidad y sientes destruida tu dignidad.
    Tanto animalista IGNORANTE y dizque “políticamente correctos”, que no entienden que las corridas de Toros son filosóficamente una representación artística de la eterna lucha nietszcheana de Apolo en tensión con Dionisio, del Eros (vida) frente a Tánatos (muerte), que 500 años de historia mexicana se pueden borrar de un plumazo de la doble moral gringa que predomina en el mundo.
    Si seguimos como vamos y si seguimos confundiendo lo sustentable con la natura solamente, en 100 años nuestros bisnietos vivirán en un planeta verde y limpio, lleno de robots sin identidad, con una máscara de oxígeno y un manual de lo que era la mexicanidad (si es que aprender a leer, a pensar, a razonar).
    Y mientras tanto, esos animalistas IGNORANTES, insisto, se hacen de la vista gorda con los millones de pobres perros drogadictos en abstinencia en las aduanas y aeropuertos de todo el mundo; ni quien ponga el grito en el cielo de ese hecho, que SÍ ES UNA FALTA DE HUMANIDAD.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s