El Juli regresa a su Angliru (Las Ventas) embrujado por el efecto Roca Rey

El Alto del Angliru. Un camino de cabras empleado por los ganaderos de Asturias que de la noche a la mañana se convirtió en la meca del cicloturista español.

Al Juli en Madrid, le tocan las palmas de tango desde que sale del hotel.

De SOL y SOMBRA.

El Juli ha pasado por San Isidro generalmente con más pena que gloria, vamos casi de puntitas, ya que su caminar ha sido indigno para la supuesta máxima figura del toreo mundial en la plaza más importante del planeta taurino.

Sólo de verle anunciado en la feria parecía que se teñian de negro sus tardes. Porque era prevesible el baile de corrales que su administración iba a protagonizar en los sorteos, faltandole de esta manera el respeto a toda la afición madrileña.

Alguna vez el cronista José Ramón Márquez comentó acerca del paso de López Escobar por San Isidro de la siguiente manera: «Esta “figura”, más que figura lo que es, es un gran urdidor, torero aún jóven que debería estar comiéndose el mundo opta siempre por encierros comodinos…»

El lío siempre esta servido con Julián , la gente le protesta antes incluso del paseíllo, y qué decir cuando por la puerta de chiqueros le salen animales de todo tipo.

Y continúa Marqués: «Lo de Julián, Carnicerito de San Blas, es otra reedición de su permanente cuesta arriba de Madrid. Madrid es el Angliru de Julián, el Tourmalet de Mister López. Madrid es el castillo inexpugnable, la Constantinopla cercada por los turcos julianos que obstinadamente no cae. Parece mentira, pero Madrid es el único sitio donde se ha negado de manera sistemática cualquier logro a toda la agit-prop que lleva manejando Julián de San Blas desde que era novillero. Muchos nos caímos del guindo cuando le vimos el mismo día de su presentación y despedida como novillero en Las Ventas, que a esa corrida ya vino embalsamado por los perfumes de la crítica lanar (casi no hay otra) y nos dimos cuenta netamente no sólo de que este rey iba en pelota picada, sino de que, con sus trazas y el cuerpo que Dios le dio, le iba a resultar harto imposible..

A lo largo del tiempo que Julián lleva como matador de toros, prácticamente todo el siglo XXI, hemos tenido la ocasión de verle todas sus comparecencias en Madrid, y son unas cuantas. Hemos visto la evolución de su manera de torear, que la ha tenido, hemos visto cómo ha ido aquilatando ese espantajo feista del julipié, le hemos visto más encorvado y j o más vertical, hemos visto cómo rendía el tributo de la sangre e incluso una vez le vimos salir por la Puerta de Madrid subido en el cogote de un capitalista; ahora que lo que nadie puede decir es que haya visto a Julián ni una sola vez cruzado o cargando la suerte, porque eso en Madrid no ha sucedido jamás y aquí están mis ojos para certificarlo. A mi me da que la explicación principal del bloqueo de Julián en Madrid no viene de los cuatro que vociferan, sino que tiene bastante que ver con el de las cuatro patas, que él no ve ganado de este volumen ni de esta seriedad en toda la temporada, sólo en Madrid, y claro, al hombre le choca una barbaridad verse frente al toro, y eso le deja como groggy, por más que le hayan vendimiado el ganado» afirma contundentemente Márquez.

De momento Julián sigue empatado en Puertas Grandes como matador de toros con Pepe Nelo, Morenito de Maracay y con Florencio Casado “El Hencho” con una sola Puerta Grande. Roca Rey por ejemplo, ya tiene dos en apenas tres años como matador de toros.

López Escobar ha declarado alguna vez: «Madrid siempre es duro conmigo, ya estoy acostumbrado. Lo único que siempre salgo tratando de no escuchar a nadie para no descentrarme y hacer mi toreo» ha dicho el torero de Velilla.

Y citando a López Escobar en unas declaraciones que hizo hace unos años tras otra desastrosa actuación en Las Ventas: «Madrid es Madrid, y no la voy a descubrir ahora» esto en relación a la actitud de cierto sector del público hacia él y, sobre todo, a la pitada que le acompañó mientras abandonaba la plaza de camino al coche de cuadrillas.

Es cierto que Madrid es Madrid, pero el problema de López Escobar no parece que sea Madrid, el problema es el torero y sus manias. Hoy regresa a unas Ventas embrujadas por el efecto Roca Rey y su tarde seguramente no será un camino de rosas como lo fue el año pasado.

Muerto el viejo Rey, la afición querrá elevar de una vez por todas como nuevo monarca del toreo al Rey peruano.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

1 comentario »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s