Pablo Aguado y su temporada americana: “De momento, solo voy a Lima”

Pablo Aguado. J.M. Serrano.

El sevillano analiza cómo está viviendo esta temporada en la que se ha convertido en torero revelación.

Por Lorena Muñoz.

Pablo Aguado (Sevilla, 1991) se ha convertido en un torero imprescindible en todas las ferias. Con los pies en el suelo, analiza cómo ha sido la experiencia.

¿Cree que todo va muy rápido?

Sí, todo ha ido a mayor velocidad de lo normal, ha ocurrido a un ritmo frenético. Da un poco de vértigo pero al mismo tiempo es gratificante.

¿Lo esperaba después de Sevilla?

Sabía que iba a tener repercusión pero se confirmó en Madrid una semana más tarde. Me puso en bandeja una temporada que correspondía a esos dos triunfos. No esperaba que fuera a transcurrir de esta forma y aprovecharlo o no ya era cosa mía.

¿Cómo ha sido el intenso verano?

Se antojaba una apuesta fuerte, pero gracias a Dios no me ha pesado en absoluto el cambio en el número de corridas ni la responsabilidad. Lo he llevado bien y poco a poco he logrado el objetivo y el sueño de torear en grandes plazas. La Goyesca de Ronda era una de las que me hacía más ilusión y aunque haya sido por el infortunio de un compañero lo he cumplido.

¿Ha superado el nivel de Sevilla?

La faena al toro de Montalvo en Madrid no tuvo el mismo resultado numérico pero fue emocionalmente más importante. Fue reforzar lo ya hecho.

¿Se cree un poco más ahora que es el nuevo torero de Sevilla?

No, porque eso es un privilegio que te dan los años con el aval de una trayectoria. Se me antoja un poco prepotente considerarme torero de Sevilla.

¿Cuántas corridas lleva?

No lo sé…

Hace nada sabía sus números.

Cuando estás toreando tan seguido pierdes la cuenta porque tienes otras responsabilidades y preocupaciones.

¿Qué le preocupa ahora?

Mantener el nivel y conseguir regularidad además de no defraudar tantas ilusiones que hay puestas en mí.

El esperado mano a mano Morante y Aguado fue en Ronda y se repitió en Valladolid, ¿cómo lo vivió?

Fue muy bonito porque aunque uno se quiere mantener al margen, la expectación te llega y eres consciente.

¿Cómo fue la Goyesca?

Quizá fue la tarde más especial que vaya a tener esta temporada. En el paseo de caballos iba viviendo el sueño ligado a la responsabilidad de torear con el maestro. Como en las tardes importantes, intenté disfrutar dejando de lado la presión. Por momentos lo conseguí y la explosión llegó con el regalo del sobrero, un gesto de figurón que me permitió conectar con la gente.

¿Qué ha cambiado para Pablo Aguado en este año?

En lo profesional todo, en lo personal intento que nada. Es ir de cero a cien sin pasar por cincuenta. De la noche a la mañana te ves compitiendo con las figuras, aunque yo no vea el toreo como una competición. Cuando haces el paseíllo, da miedo ver el nivel que tienen tus compañeros. Cada uno tiene que buscar sus armas y si la de la experiencia no es la mía hay que solucionarlo con otras.

¿Estaba preparado para todo esto?

Mi mejor preparación ha sido afrontarlo con naturalidad para que la situación no me comiera. Por ir con las figuras del toreo no tienes que cambiar cosas sino que he seguido siendo yo mismo. Cuando sale el toro no entiende de nada, así que intento centrarme y dejar de lado todo lo demás.

¿Cómo será volver a Sevilla?

Será bonito. Querré estar al mismo nivel y me pesará. Que las cosas salgan igual es muy difícil pero por mí no va a ser y la ilusión va a ser especial.

¿Le hubiera gustado ir a San Miguel?

Torear en Sevilla siempre es apetecible y aunque hubo un intento, al final consideramos que era mejor reservarnos para la Feria de Abril. Si Dios quiere volveremos el año que viene, no hay que forzar las circunstancias.

¿Irá a la aventura americana?

De momento vamos a Lima, me hace mucha ilusión confirmar la alternativa en Acho y estamos hablando algunas cosas más. Igual no son muchas pero haré lo que me apetece.

Ilusión y ganas en el toreo de siempre

Pablo Aguado tiene un sello propio aunque se le ha comparado con grandes toreros sevillanos. «Es muy bonito pero me gusta más que se valore lo que es mío y sin querer imitar a nadie», asegura. En realidad, recalca que ha recuperado el toreo de siempre. «No he traído nada nuevo, al revés, lo que intento hacer delante de un toro es buscar la sencillez y lo que a mí me ha llenado siempre que es conducir la embestida de un toro lo más natural y despacio posible, intentar buscar la emoción en lo más sencillo.

El sevillano completará una buena temporada. «Gracias a Dios vamos a torear mucho, hay gente que lo ha criticado porque puede parecer que es un poco acelerado pero, sinceramente, me veía en el momento. Como la ilusión y las ganas te hacen triunfar más que la experiencia, decidimos estar en todas las grandes ferias», explica. «A lo mejor me veo capaz este año y el próximo no, cuando tendré más experiencia que ahora», apostilla.

Publicado en ABC Sevilla

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s