Enrique Ponce VS sus detractores en México.

Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

Uno de los más grandes atractivos del otoño / invierno mexicano, es sin lugar a dudas el regreso de Enrique Ponce a México tras una grave lesión sufrida en la pasada feria de Fallas de Valencia y una exitosa reaparición en el tramo final de la temporada española.

Sin embargo su regreso a los ruedos mexicanos está envuelto de polémica, así como también de grandes deseos por parte de una gran parte de la afición mexicana que reconoce en Ponce, la gran trayectoria de una figura histórica del toreo, que además siempre ha estado altura de las exigencias del público y de la crítica.

Son pocos los toreros en toda la historia de la tauromaquia que han logrado, como Ponce, mantenerse durante más de dos décadas en primera línea y alcanzar las altísimas cifras de actuaciones y de triunfos que ha registrado en su ya dilatada carrera.

Es una realidad que Enrique Ponce es un caso único en la historia. No tiene muchos comparativos. Ponce en el presente gana en estadísticas, en el número de temporadas en la cumbre, en la cifra de toros estoqueados y también en la de los indultados, en alternativas concedidas, en la cantidad de hierros y encastes lidiados y en general en retos superados.

Pero cómo todas las grandes figuras, también tiene un grupo de fieles detractores en cada rincón del mundo taurino, algo que suele ser muy normal en todas las figuras de época.

Pero lo que no se entiende bien, es que en México un pequeño grupo de detractores en redes sociales intente desprestigiar la figura de Enrique Ponce con argumentos estériles y falsos, que además buscan opacar sus presentaciones en Querétaro y Aguascalientes de este próximo fin de semana con fines oscuros que van más allá de los intereses normales que tiene cualquier aficionado que está pensado en acudir a alguna de sus presentaciones.

¿Y cuales son los argumentos de sus detractores en esta ocasión? En realidad son los mismos de siempre; es decir los encierros que lidia en México y que en algunas ocasiones no son del agrado de un pequeño sector minoritario de aficionados.

Por ejemplo en el primero de sus compromisos en Querétaro, lidiará un encierro de Julián Hamdan, una ganadería que año con año despierta mucha polémica. Pero parece que a los detractores de este hierro, se les olvida la cantidad de triunfos que se han producido con astados de esta ganadería en los últimos años en la Plaza México y en provincia. Estos triunfos no son obra de la casualidad, atrás de ellos hay muchas horas de trabajo y la corrección de algunos errores pasados que en la actualidad comienzan a notarse de la mano de su ganadero, quien ha sabido adaptarse a los tiempos modernos con un toro que logra, como él mismo lo definió en alguna ocasión, “emocionar”. Esta ganadería desde la temporada pasada ha marcado el principio de un nuevo camino a seguir en el que la bravura, será su mejor arma para mantenerse en la élite.

Entre las muchas y distintas virtudes fundamentales que tiene el toro que cría Julián Hamdan, es la humillación, esa que permite la creación del toreo de verdad y profundo. Cómo bien lo decía el ganadero Juan Pedro Domecq: “La humillación es una de las bases de la bravura porque el toro que humilla se obliga mucho más que el que embiste a media altura.”

¿Acaso esta mal que Enrique Ponce busque en algunos hierros como el de Julián Hamdan un toro que le permita emocionar, convencer y triunfar en tierras mexicanas?

Posteriormente a su actuación del sábado en Querétaro, se presentará el día domingo en la Monumental de Aguascalientes en donde habrá de lidiar toros del hierro de Teófilo Gómez, un hierro con el que Enrique Ponce ha tenido faenas muy importantes en Mexico, como aquella que cuajó recientemente al toro “Vivaracho”, en la Plaza México, un ejemplar que mereció el honor del arrastre lento.

Estos dos hierros son la principal razón para que algunos aficionados escondidos en el anonimato en las redes sociales, traten de boicotear sus actuaciones con los peores calificativos posibles.

Pero para la mala suerte de sus detractores, estas dos Casas Ganaderas han tenido en los últimos años una regularidad que ya envidiarían la mayoría de las ganaderías mexicanas. Un ejemplo de ello se dio en la pasada feria de San Marcos 2019, en donde Morante de la Puebla lidió un encierro bien presentado de Teófilo Gómez, con el que pudo bordar el toreo. En esa ocasión también los actuales detractores de Ponce intentaron sin éxito reventar el festejo.

Ahora, es indudable que las corridas de toros son un espectáculo democrático y todo el mundo tiene derecho a manifestarse en la plaza de toros, inclusive de exigirle con fuerza o aplaudirle según sea el caso a un torero o ganadero. Pero todo en la plaza señores, eso boicots que intentan algunos personajes escondidos en el anonimato y que incitan a no asistir a un festejo taurino son además de cobardes, antitaurinos. Hay que exigir es cierto, pero en las plazas de toros, no en las redes sociales guiándonos por imágenes que solo sirven en la mayoría de las ocasiones para confundir al aficionado.

No hay que olvidar que los toros tienen tres vistas: Una es en el campo, otra es en los corrales de la plaza y por último en el ruedo. Una foto no nos dice todo acerca del trapío de un toro, sobretodo si el ángulo en el que se ha tomado no es el mejor o el más favorable. La mejor vista que podemos tener de un toro de lidia es verlo en vivo en la plaza, ya sea durante el sorteo o en el ruedo.

Por eso no hay que dejarse llevar por comentarios tan poco taurinos que intentan poner en tela de juicio la trayectoria de un Maestro del Toreo como es Enrique Ponce, a quien la historia le reconoce como el torero que ha roto todos los récords, ha toreado más que nadie, ha salido a hombros de todas las plazas importantes y ha indultado tantos toros como para hacer varias ganaderías. Estamos sin duda ante un catedrático en tauromaquia, que en este punto de su carrera ha alcanzado el máximo nivel de la técnica, de conocimiento y de la elegancia en su tauromaquia.

Pero, por encima de todo, Ponce es un grandísimo torero, serio y comprometido con su profesión y la afición. Por eso resulta irrisorio e incomprensible que desde el anonimato vengan a poner en tela de juicio una de las trayectorias más limpias y honestas de un matador de toros de los últimos 29 años.

A Ponce hay que disfrutarlo o exigirle pero frente al toro y tener muy presente que quizás en un futuro no tengamos la oportunidad de verle muchas temporadas más, ya que en la actualidad goza de la gloria de los elegidos de quienes nada tienen ya que demostrar, y que siguen en activo por puro placer.

Pero la mejor parte es que como él mismo lo ha dicho ante la prensa española después de su reaparición; se encuentra en un momento excepcional de su carrera. Y eso es algo que habrá que verlo durante su temporada mexicana.

Por lo pronto este sábado en Querétaro y el domingo en Aguascalientes tenderemos dos oportunidades para comprobarlo.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

1 comentario »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s