Tlaxcala: Los ‘piedras negras’ no dieron la talla.

Diego Silveti con el primero de su lote. Foto Arjona.

Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

Están los ‘piedras negras’ de capa caída y también sus defensores por ese motivo. Después de lo acontecido en la pasada Feria de San Marcos en Aguascalientes, sus más fieles y conspicuos seguidores habían puesto sus esperanzas en este encierro nuevamente basados por algo que sucedió hace un tiempo, pero que no se ve que progrese ni dé motivos para mantener la fe por mucho tiempo más.

Ayer en Tlaxcala los toros de Piedras Negras, fracasaron en la Corrida de la Prensa y no han mostrado nada que permita abrigar una recuperación, sino todo al contrario, algunos de los toros de Piedras Negras fueron tan malos como suelen ser los toros de esas ganaderías ‘comerciales’ tan criticadas últimamente, que han suplido la casta brava por la sangre ‘light’.

El segundo toro de Piedras Negras de Diego Silveti llega a pertenecer al hierro de Teófilo Gómez y su desvergonzada falta de trapío provoca un levantamiento popular en cualquier otra plaza. Porque hay que decir que el primer error de esta ganadería del día de ayer, empezó por la presentación del encierro, que fue, una verdadera escalera.

Y el que pago los platos de ese impresentable astado fue Diego Silveti. El público, molesto contra el palco por no devolver al impresentable toro, se disgustó doblemente ya que Silveti estaba empeñado en torear de muleta pese a las protestas. Pero Silveti hizo mutis de ellas y aún se echó la muleta a la izquierda con cierta pinturería. Para su mal, el público se lo recriminó. Qué bochorno señor juez.

El primero de Silveti embistió con celó y algo corto por el pitón derecho, lo que aprovechó para darle tres tandas de derechazos de buena factura, y cuando decidió citar al natural, resultó que el toro tambien metió la cara con cierta calidad en una tanda, pero luego se avisó y Diego decidió regresar por el derecho. Mato de una estocada entera y le cortó una merecida oreja.

Angelino de Arriaga al quinto de la tarde, un toro manejable y aborregado, le hizo una faena eléctrica por naturales y derechazos, sin embargo le faltaron recursos técnicos y firmeza durante toda su faena, pero para su suerte un sector localista le agradeció el esfuerzo. Remato con un sartenazo y llego la oreja ‘populachera’. Con su primero, al que también le tumbó otra oreja, anduvo en el mismo tenor ante un toro con más movilidad y un punto más de raza que el resto del encierro.

A José María Macías le correspondió el peor lote de Piedras Negras, pero hizo frente al compromiso con pundonor. El primero de su lote padecía ese descastamiento propio de los toros a la moda, pero Macías, sacó algunos muletazos con estimable valor interpretativo. Para el sexto el público ya estaba hasta la coronilla de los ‘piedras negras‘ y la tarde que venía en picada tras la aparición del tercer toro, terminó por desplomarse.

A esta ganadería todavía le queda una oportunidad de resurgir en la próxima Temporada Grande, porque de no ser así, hasta sus seguidores que son los más críticos del sistema actual, pronto dejarán de apostar por ella.

Mucho se critica a otros hierros por su bondad y su blandura, pero a veces esos hierros “comerciales” también embisten con una bravura que llena de emociones la lidia. Y, en cambio, estos ‘piedras negras’ de ayer con fama de encastados, resultaron en líneas generales descastados, sosos y borregos.

¿Quién se explica esto?.

Abrió el festejo el rejoneador Luis Pimientel ante un extraordinario astado de Juan Huerta, con el que los forcados de Teziutlán realizaron una buena pega que le valió al cabo para dar una vuelta al ruedo junto al rejoneador.

Es lo que digo yo.

PIEDRAS NEGRAS/ PIMIENTEL, SILVETI, ANGELINO Y MACÍAS.

Plaza Jorge El Ranchero Aguilar de Tlaxcala. Sábado 26 de Octubre 2019. Más de media plaza. Corrida de la Prensa. Seis astados de de Piedras Negras desiguales de presentación y de juego, destacando los corridos en 1° y 2° lugar que fueron aplaudidos en el arrastre por un sector del público. El cuarto fue protestado por su poco trapío.

El rejoneador Luis Pimentel: Vuelta al ruedo con el cabo de pega de los Forcados.

Diego Silveti: Oreja y silencio.

Angelino de Arriaga: Oreja y oreja.

José María Macías: Al tercio y palmas.

Twitter @LuisCuesta_

1 comentario »

  1. Los aficionados protestamos ese segundo “toro” de Silveti, una vergüenza que se permita lidiar ese tipo de animalitos que, además, estaba asquerosamente despuntado. Una total falta de respeto a la plaza de Tlaxcala que poco a poco pierde el poco prestigio que le queda. Y mal, muy mal, Silveti metiendose con el público: YO QUÉ? Vociferó al reclamo de los aficionados. Cómo que yo qué matador, tú al aceptar lidiar eso, te conviertes en cómplice del FRAUDE. No jodas, o entonces de que te sirven tantos representantes, Pizarrín incluido, que no ven lo que vas a lidiar? Carajo!!

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s