Bregando: Cada plaza tiene su trapío.

Toro de Xajay lidiado en Guadalajara.

Por Jaime OAXACA.

El pasado domingo se lidió en Guadalajara un encierro fuerte de la dehesa de Xajay

El pasado domingo se lidió en Guadalajara un encierro fuerte de la dehesa de Xajay; serio con presencia sin mácula en el trapío. El próximo domingo se anuncian para la Plaza México toros de la misma ganadería.

La lógica dice que en la capital del país, en la plaza más grande del mundo, la que da y quita, el corazón taurino de este país, donde se desarrolla la temporada más importante del continente americano, etc., etc., ahí deberían estar mejor presentados que en Guadalajara o por lo menos iguales.

La realidad es otra, La México no le llega ni a los talones al Nuevo Progreso de La Perla de Occidente.

De hecho, el embudo de Insurgentes se queda con la medalla de bronce, porque primero está Guadalajara y sigue Mérida.

Cualquier taurino, aunque no chanele gran cosa, entiende que en Guadalajara echan el toro de verdad, mientras que en La México se vale de todo, absolutamente de todo.

En Guadalajara, la afición no se deja engañar, protesta, sabe que si paga tiene derecho a exigir, ejerce su derecho; en cambio los capitalinos toleran todo, son un público dócil, descastado, sumiso, incapaz de protestar, por eso le ponen el pie en el cuello. Las porras son incapaces de protestar los bureles chicos.

Javier Sordo Madaleno es el propietario de Xajay. También es parte de la empresa Plaza México. En Guadalajara fue ganadero, en México será ganadero y empresario, doble responsabilidad.

Con sólo una semana de diferencia veremos qué manda para la monumental de Insurgentes.

Los aficionados apuestan por Guadalajara, para mejor presentación.

Las imágenes de los toros que se lidiaron en la perla tapatía fueron exhibidas por la empresa; en la capital del país, tiene varios años que no las muestran. Así que nadie verá las fotos de los toros que se lidiaran en la corrida número seis de la capital.

Hace algunos años cuando el ganadero José María Arturo Huerta fue el empresario de El Relicario de Puebla, se lidiaban novilladas como corridas de toros, casi todo de Reyes Huerta. Alguna vez, en una entrevista, le pregunté si consideraba que lo que se lidiaba en Puebla tenía trapío.

Irritado me respondió tajante: para Puebla sí.

Es decir, hay plazas para toros grandes y plazas para toros chicos

Esa es la verdad, ofensiva pero real.

Ofensiva porque cuando se defiende la autenticidad de la tauromaquia jamás se especifica que sólo incluye cosos importantes. Ofensiva porque las figuras cobran a los empresarios casi lo mismo en plazas de primera o de segunda. Ofensivas porque el costo de los boletos de entrada es caro en todas las plazas. Ofensiva porque la publicidad no tiene notas que especifiquen que para plazas de segunda el espectáculo bajará de categoría.

Pero esa es la realidad, así ha sido la fiesta siempre, no cambiará. Cada plaza tiene su peculiaridad y su trapío. Es un acuerdo tácito.

El juez de plaza es quien tiene la facultad de decir si tal o cual encierro se puede lidiar. Lo que sucede es que aquellos que fungen como jueces, salvo honrosas excepciones, a todo dicen que sí. Algunas veces por presiones de los empresarios, ganaderos y los toreros. “Así están bien los toros, pásalos, no estamos en Madrid”, arguyen los tramposos.

Los chantajes también son argumentos para presionar jueces. Si la suspendes, le dicen al juez, vas a echar a perder la feria de la ciudad, le haces daño a la fiesta, vamos a hacer fiesta.

Alguna vez que un juez se faja y rechaza algún encierro, se recurre con un telefonazo al presidente municipal o algún funcionario de primer nivel. Entonces obligan al juez a rectificar y si no quiere, lo quitan a él y ponen otro.

En Guadalajara, el municipio apoya a las autoridades de plaza. En México el mando y la autoridad la ejerce la empresa, ahí radica la diferencia porque prácticamente es la misma empresa en ambas ciudades.

En México hace falta que los aficionados despierten, que los grupos taurinos cumplan su función iniciando las protestas ante los abusos.

El domingo, en México, los de Xajay no serán toros imponentes como en Guadalajara, porque cada plaza, cada plaza tiene su trapío.

Publicado en El Popular

2 Comentarios »

  1. En Guadalajara no llena ni Manolete vuelto a nacer. Igual la diferencia no son las autoridades. El Ayuntamiento de Guadalajara tiene años como comparsa para colocar autoridades a modo. En Guadalajara lo que pesa es el aficionado que protesta e impide la lidia de becerros adelantados, aún cuando a la presente autoridad y a muchas de las anteriores “se les van” siempre uno o dos para novillada.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s