Albert Oehlen, autor del extraño cartel de la temporada taurina sevillana 2020.

Por Antonio Lorca.

Una amplia mezcla de líneas negras que garabatean lo que pudiera ser el esqueleto de un torero, del que sobresale la montera, y todo ello sobre el fondo de un largo pitón de color naranja es la base del extraño cartel que anunciará la temporada taurina 2020 en Sevilla, del que es autor el reconocido pintor alemán Albert Oehlen, que ha sido designado por la Real Maestranza de Caballería, propietaria de la plaza de toros, para ilustrar la cartelería del próximo año taurino.

Al margen de la calidad artística de la obra, la sorpresa ha sido general entre los asistentes al acto de presentación, celebrado esta mañana en la sede de la institución sevillana, por las especiales características del cartel, que no parece el más adecuado para anunciar la temporada taurina en la capital andaluza.

De cualquier modo, el teniente de hermano mayor de la Real Maestranza, Santiago León, adelantó que los maestrantes están “hondamente satisfechos con la obra, que es el reflejo internacional de la fiesta de los toros”. Preguntado por el ‘olvido’ de la figura de Joselito el Gallo, de cuyo fallecimiento en Talavera se cumplen cien años en 2020, León señaló que “no hemos llegado a tiempo, y todos los años no se puede celebrar una efemérides”.

El autor del cartel, el pintor alemán Albert Oehlen, muy parco en palabras, explicó que la obra estaba basada en un pequeño dibujo de hace 20 años y que trataba de plasmar a un torero y líneas libres tratadas en el ordenador. Sobre su afición a los toros, añadió que “he visto algunas corridas, pero hace ya mucho tiempo; me interesa la tauromaquia, me impresiona, pero, entiéndame, no vivo aquí”.

Albert Oehlen, (Krefeld, Alemania, 1954), estudió con Sigmar Polke en Hamburgo, en la escuela superior de Bellas Artes, y recibió también formación como publicista.

Se dio a conocer en la escena artística a principios de la década de los años 80, con un grupo de artistas alemanes entre los que se encuentran Martin Kippenberger. Georg Herold y Andrea Büttner. Junto al primero de ellos adquiere una postura crítica sobre los presupuestos pictóricos que existían en la época.

A partir de mediados de los 90 incluye nuevas tecnologías en su obra, impresoras de tinta, programas de diseño y referencias a las líneas pixeladas. También pintó con spray sobre imágenes y collages que provenían de enormes carteles publicitarios, que se obtenían con grandes impresoras.

Publicado en El País

1 comentario »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s