En la Plaza México podría haber un muerto Por Bardo de la Taurina

Sin que haya sido de sopetón, porque ya sabíamos que sucedería, nos avasalló un año viejo harto truculento por decir lo menos y que en  realidad no es más que  un thriller de lo que se avecina, ante eso confieso que solo pensé en darle carpetazo al calendario viejo cuya mayor aportación fue la experiencia que nos dejó pa’ no sumir la cabeza en este ya presente 2020, en el que solo los humanos de espíritu indomable, verán la luz de un nuevo amanecer, por ello es que no encontré en mi teclado felicitaciones ni abrazos, solo admiración, respeto y reconocimiento pa’ quienes van, por más de lo que ya se hizo.

Mucho de lo cual sin llegar a lo melcochero, a lo engañador, a lo nauseabundo, las teclas serias de la computadora por sinceridad hemos tenido que señalar mucho más de lo rojo que de lo otro, y esto hay que decirlo desde hace rato. ¡Vamos! Me comenta el taurino español Don Enrique Melero el de la Almería hermosa; -Desde los tiempos en que un  picador español de confianza cuando le preguntaban ¿Por qué se va tu matador siendo primerísima figura de España y de México? contestaba-; -Pues porque aquí en tierra Azteca no se ve ningún pájaro en el alambre-. (Poco exagerada la aseveración)

Y vaya que en aquel entonces si había toreros tricolores que volaban, pero bueno, andaba yo en cuestionarme ¿Qué hemos hecho los taurinos por los toreros nacionales? Perjudicarles, en muchos casos porque la coba es un veneno más letal que la Kryptonita pa’ Superman, a otros no se les ha rociado de perfume de jazmines en un ejercicio de tolerancia lo cual también tiene sus bemoles, pero más allá de eso, los aficionados a granel con excepción de los de a kilo, de a kilo, se han titulado en el ejercicio del conformismo.

 Aplanado

Hay algo más y que creo los toreros de a pie y de a caballo,  los de oro y los de plata, por razones comprensibles so pena del destierro de la arena monumental y de todas las arenas que están bajo el yugo de la bota monopolista, no han denunciado lo que es el peligro  mayúsculo y extra taurino que les está significando cada domingo el salir a lidiar a la arena de La Plaza México, por motivo del vale madrismo de la empresa con relación al APLANADO de la arena  del ruedo y/o chiquero, que quedó después del partido de tenis el que por técnica requirió se recubriera con tierra o arena el ruedo, pa’ librar el montículo de la boca de riego que se encuentra en el centro del ruedo, alteración ésta que inmediatamente que terminó de desmontarse la carpeta artificial y la base de madera se debió de haber procedido al APLANADO, pero como ya la marmaja millonaria de renta o participación le había ingresado a las arcas de los empresarios que subarrendaron el coso, pues pa’ que desembolsar en el pago de un trascabo, una aplanadora y unos cuantos camiones de volteo que sería lo que se está requiriendo pa’ que el ruedo esté en condiciones de ser usado o habilitado para dar corridas de toros.

Como esta columna sé que es leída por las autoridades de la Ciudad de México les abrevio las faltas en las que está incurriendo la empresa 1ra. (Artículo 20 .- lX) el reglamento marca una altura específica entre arena (piso) y estribo de tablas, lo cual está marcado no por un capricho sino por una necesidad técnica, igualmente (Articulo 20.- Vll) el reglamento señala que el piso se conservará siempre en buen estado, ahora las consecuencias que muy probablemente lleguen a ser de funeral son obvias; los toreros no tienen estribo de 30 o 40 cm. donde apoyarse pa’ saltar las tablas en caso necesario, otra dado los centímetros que se dejó elevado el piso o ruedo los toros se saltan al callejón con una facilidad inaudita, que es un riesgo de muerte pa’ quienes trabajan u ocupan profesionalmente el callejón (Articulo 54.-), Cuantimás pa’ los turista de lentes oscuros, bronceador y coco con ginebra.

Y el riesgo que el batidero de arena y sus socavones está provocando en los toreros y en los caballos no se ha hecho esperar, tobillos y pezuñas que se hunden provocando torceduras  que han hecho que los actuantes rueden indefensos ante las astas y patas de los bureles, las cuales el día que la suerte no vaya a la plaza, las cornadas o fracturas de cráneo a tobillos se harán presente y en el mejor de los casos vendrán acompañadas de la muerte si no es que de una patética hemiplejia, una pregunta empresa ¿Cuándo  esto suceda con cargo a sus conciencias, el torero será sepultado por cortesía de ustedes en el mismo agujero donde haya caído dentro de su plaza?

 Reproche

No me puedo quedar silencioso o hacerme el tarugo ante esas expresiones que se han repetido en las redes sociales referentes a los momentos dramáticos, que por las causas ya referidas han rodado por la arena tramposa, toreros como José Mauricio, el rejoneador Emiliano Gamero incluyendo a su cabalgadura, y que algún erudito en accidentes por notoriedad, por exhibicionismo, por ignorancia, o de plano por mala leche, ha expresado que los matadores le han hecho al muertito o al medio muertito, buscando dramatizar llevando agua a su molino, es de dar pena ajena pues el valor de los matadores mencionados jamás ha requerido de hacerle al cuento, por una simple y sencilla razón, son toreros verdad, no usurpadores de la profesión de toreros, que malos ejemplos escogieron pa’ restarle méritos a un par de hombres, que si algo les sobra son agallas y que además ¿a quien iban a impresionar? con los segundos que se tomaron pa’ recuperarse de los madrazos ¿al cemento?, porque igual que se dice o se fustiga una cosa se dice otra, ambos torearon a plaza vacía y aún así seguimos hablando de ellos ¿que será si sus triunfos los repiten en carteles de tronío y en fechas memorables? capaz que se van a Madrilear por la calle de Alcalá y de ahí derechito a Las Ventas.

Cazando Toros

Y pa’ que vean el riesgo que las redes sociales pueden provocar  cuando son mal usadas advertimos  el que ojalá las imágenes patéticas de toros de lidia cazados  con rifle de alto alcance dotado de mira telescópica (ex ganadería ‘El Cerrito’) no conviertan esto en un ejemplo que cunda en un país donde el hambre es canija y las armas pululan como cohetes en Año Nuevo, así que por esta vez permítaseme concentrar mis deseos de año nuevo en la conservación de la dignidad del toro de lidia, que nace para morir en una plaza de toros.

 Propuesta

Pa’ quien me dijo el otro día en el mercado de Portales que no ande yo criticando a los jueces sin proponer la solución y que no le saque y de nombres de quienes pueden fortalecer el biombo, pa’ que vean que sí contesto, ahí les van dos nombres, Don Pedro Pérez y el Lic. Luis Eduardo Maya Lora, y que conste, que si son elegidos, no pasaré por mis albricias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s