¿Quién auspicia a los anti-taurinos?

“Porque hoy son los cosos taurinos, pero mañana

será cualquier otra manifestación artística

que no les caiga en gracia.

El pensamiento único es así.

El toreo no es de izquierdas ni de derechas.

No es político. Es de poetas, pintores y genios.

De Lorca y de Picasso, dos artistas poco

sospechosos de fascistas ni asesinos”.

Sebastián Castella.

Por Silvano Vergara.

Para recuperar la feria de Puebla, que en los últimos sexenios se ha convertido en la cantina más grande del Estado, poco digna de una de las entidades de México con más universidades y escuelas de toda la nación, en donde se concentra una gran migración de estudiantes universitarios precisamente porque Puebla se ha convertido en un centro universitario, histórico y cultural fundamental en el país, resulta necesaria la propuesta de dignificarla; y dentro de la reciente propuesta de la administración pública del estado, una de las promesas es hacer una plaza taurina más decorosa que con la que cuenta hoy la ciudad de Puebla, inaugurada en 1987 y que cuenta con muchas limitaciones para considerarse una de las más representativas del país, sobre todo si se pone a Puebla dentro de las cinco ciudades más importantes de México.

Pero resulta que nuevamente flotan en el horizonte los anti-taurinos, aquellos que consideran que la fiesta de toros debería ser prohibida, que es una matanza de animales; quienes salen en una supuesta defensa de los animales bravos para que no sean sacrificados en las plazas de toros. Sin embargo, pierden de vista que, de prohibirse estas corridas, esos toros bravos correrían el peligro de extinción. Entonces, paradójicamente, el resultado sería que, por proteger la vida de esos toros de casta brava, terminarían extinguiéndose.

Debido a esa postura poco racional, es posible esta pregunta: ¿quién auspicia a los anti-taurinos? Pues, todo parece que detrás de los manifestantes hay algo que los mueve y que no es el simple romanticismo de cuidar a los toros de lidia ni la vida de los animales en general; pues los gallos de pelea reciben el mismo trato y muy pocas veces se ha visto que estos manifestantes se postren en los palenques exigiendo que no haya peleas de gallos; es más, muchos de ellos acuden a los conciertos de los artistas que se presentan en esos locales. Tampoco se han postrado algún día afuera de un rastro municipal para exigir un mejor tratamiento a los animales que acabarán en las carnicerías de los municipios o, bien, no hacen reclamo alguno en estos restaurantes norteamericanos de “comida rápida”, donde —es un hecho notorio— el trato que les dan a los pollos que luego son consumidos por millones de habitantes es aberrante. Bien pudiera ser que estos locales de comida rápida son inmunes a estas manifestaciones, ya que su pedigree es su ascendencia norteamericana. Nada dicen estos anti-taurinos de los jaripeos norteamericanos, que, desde luego, dejan sumamente maltratados al ganado, algo que raya en lo sobrenatural por el volumen y peso de esas reses, la cuales parecen provenir más de un laboratorio norteamericano que de un llano texano.

Ese anti-taurismo, desde luego, encierra otras cosas, como, por ejemplo, la conformación de un pensamiento único, de un consumidor global y no de un ciudadano local, que es una gran diferencia. El consumidor es un sujeto pasivo que, sobre todo, piensa lo que el sistema le obligue que piense, que ha dejado atrás la época moderna en donde se producía y consumía por esta pos-modernidad de mero consumismo. Por su parte, el ciudadano es un sujeto activo que sabe y exige sus derechos, que es ciudadano de una nación y vive su cultura y sus tradiciones. Sin embargo, el sistema mundial arrasa con todo, empezando con las voluntades de las personas para hacerlas simples consumidoras que se dejan arrastrar por modas; voluntades situadas en las teorías de “usar y tirar” propias de la cultura de la chatarra, que se opone a las tradiciones que no son propias, menos aun idóneas, del sistema global. Pues bien, de nuevo habrá que hacerse la pregunta de ¿quién auspicia a los anti-taurinos?

Publicado en El Popular.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s