Juan Fernando, sin descanso ni pausas ante la adversidad.

De SOL y SOMBRA.

Dicen que para ser buen torero hay que torear mucho en el campo y más ahora en estos difíciles momentos, en donde las plazas de toros han cerrado sus puertas como medida de prevención contra el coronavirus.

Pero si no se puede torear en las plazas, las puertas del campo siguen abiertas y esto el matador Juan Fernando lo tiene muy claro. Prueba de ello es qué ayer estuvo en la ganadería de Golondrinas en donde un selecto grupo de invitados pudieron comprobar que su toreo mantiene la quietud, las buenas maneras y la ligazón como sus principales armas desde sus inicios. Pero ahora con el añadido de una técnica más depurada y un gran juego de muñecas, lo que le permite alargar los muletazos y, además, con mucho temple. Qué importante es sin duda el temple en el toreo.

Y así se vivió una interesante jornada en el campo, bajo la atenta mirada del ganadero, que dirige sus tentaderos con mucha seriedad, siguiendo siempre las evoluciones de los animales en el caballo y en la muleta y comentando las cualidades de cada uno mientras las anota en una libreta, todo esto bajo la mirada del Maestro Eloy Cavazos quien se encontraba entre ese selecto grupo que asistió al tentadero.

En las próximas semanas el matador Juan Fernando continuará entrenando y superando más pruebas de fuego, para corroborar próximamente en algún ruedo lo que ya se le vislumbra en el campo, y que no es poco.

Twitter @Twittaurino

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s