Así las cosas, se cierra el toreo Por Luis Ramón Carazo.

Diego Silveti. Foto Ángel Sainos.

En Teziutlán, con motivo de los 478 años de fundación de la población de la sierra poblana, se celebró una corrida con astados de la ganadería hidalguense de Torreón de Cañas, los cuales resultaron —en conjunto— emotivos y de pintas variadas, destacándose el segundo de pelaje y nombre Carbonero, muy bien toreado, especialmente con la mano izquierda, por Diego Silveti.

Falló en la suerte suprema con Carbonero, pero en su segundo supo enderezar una faena con tandas largas, emocionando a la concurrencia, que asistió en buen número. Cuando acudió al encuentro, realizó en corto y por derecho la suerte suprema; logró una gran ejecución, aun con el riesgo inminente de una cornada.

El público, emocionado, demandó dos trofeos y el juez los otorgó, para que —al finalizar el festejo— se fuera cubierto —por su capote guadalupana en hombros de los aficionados— del bello coso de la sierra poblana.

El Zapata demostró gran variedad en su toreo y, por la suerte suprema, no compartió la salida en hombros con Diego.

Luis Ignacio Escobedo, esforzado, sigue en busca de continuidad en sus actuaciones, que son escasas.

Así las cosas, se cierra el toreo. Deseamos que, al regreso, todos gocemos de salud y nos congratulemos. Que así sea.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s