Curro Romero: “Mejor volver el próximo año a lo grande”

Curro Romero ha afirmado que no ve posible “dar las corridas con limitación de gente, que los que acudan vayan con miedo en el cuerpo, lidiando toros con más edad, que aprenden más” y que, “aunque se pierda dinero”, “lo mejor” es “trabajar a conciencia para preparar el año próximo bien, para volver a lo grande”.

Curro Romero, intemporal a sus 87 años, abre en el portal Mundotoro la serie de entrevistas Héroes de Leyenda con figuras de una generación de oro de la Fiesta que hoy pasan el coronavirus con un miedo distinto, la de su paisano Paco Camino el ‘Niño Sabio de Camas’, Santiago Martín El Viti, Julio Aparicio, Miguel Báez Litri o Andrés Vázquez.

En su domicilio en Camas, Romero pasa el confinamiento por el coronavirus después de haber superado una grave afección de garganta y, entre corridas de toros antiguas y partidos de su Betis y de tenis, reflexiona sobre la situación del toreo y su incierto futuro con la experiencia y sabiduría que le confiere su condición de Faraón.

Pide más ayuda a los ayuntamientos

El maestro consideró que el sector taurino, que ya padece que se le mire “con lupa”, debería dejar pasar este año y volver el que viene “con la mejor salud que haya tenido nunca”, con “un Domingo de Resurrección histórico del que el público se pase hablando meses antes: que haya tal expectación por ver toros que la gente llene todas las plazas”.

Romero, quien pidió más ayuda en los pueblos y “más afición” y “apoyo político” en los ayuntamientos a los que empiezan, reflexionó que “como en el tenis, el toreo es individual, no un equipo de fútbol”, aunque “ahora mismo, si queremos que haya futuro, debemos ser ese equipo, unido en busca del bien común”. Por ello, apostó por “una plataforma o un órgano que aglutine y dé voz a todos” y sentenció que “las grandes ferias, con todo el respaldo que tienen detrás, seguirán existiendo, pero el pueblo que pierde al toro no le volverá a ver salir de chiqueros.

Se obliga a andar 35 minutos por casa durante el confinamiento

Tranquilo “en un pisito en Camas, manejable” y en el que tiene “todo a mano”, Curro Romero se obliga a andar “treinta y cinco-cuarenta minutos en casa, por los pasillos”, con “paciencia” y con la ayuda del fútbol, los toros, leyendo y hablando por teléfono, aunque con la añoranza de sus días de campo y de tentaderos “de todos los años”. “Me da lástima por un buen manojo de toreros que este año tenían por delante Sevilla y Madrid para explotar del todo, les va a truncar su evolución, lo siento más por ellos que por las figuras, que me perdonen, pero ya son referentes, regresarán en el mismo lugar”, afirmó el ‘Faraón’, quien también lamentó el calvario de los ganaderos.

Calificó de “horror ver que, después de tanto sacrificio durante cuatro años por criar un toro de bandera, les dan 500 euros en el matadero por ella, y el problema es que, no sólo es por una, sino que decenas, centenares incluso, de ellas tienen ese final ahora mismo: van a desaparecer muchas ganaderías”, lamentó.

Desde la añoranza de la época dorada de la que formó parte, de su variedad, rivalidad y admiración y amistad hacia sus compañeros, el Faraón dijo que “los tiempos han cambiado” y él, que ha tenido “la fortuna de torear con cuatro generaciones de toreros”, lo ha ido “viviendo desde dentro”. “En mi época, estaba el torero dominador, el artista, el de clase. No era lo mismo ver a Camino que a Puerta o a Ordóñez que a Bienvenida. Había cabida para todos esos y también para los Pepe Luis, Manzanares, Viti, Paula… Fíjate los nombres. La baraja de figuras, no de toreros, de figuras, era inmensa y cada matador imprimía su sello a animales que tenían esa movilidad que tenía el toro de entonces”, evocó.

Sin anclarse en nostalgias, Curro ratificó su fe en el toreo y en su futuro con su admiración en toreros como el riojano Diego Urdiales, un “torero distinto” con “una pureza extraordinaria” que “se ha hecho con corridas durísimas”, además de “una persona magnífica”; y Pablo Aguado, que “puede ser el torero de Sevilla que todo el mundo espera”.

Dijo que Aguado “tiene todo lo que busca la afición sevillana en un torero”, “otro de los que transmite pureza, naturalidad” al “traerse a esa fiera con pitones a una velocidad tan despacito” y, además, “es una persona sencilla, equilibrada, que tiene una educación y una formación, eso le hace ser prudente, una gran virtud.

Publicado en el Diario de Sevilla

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s