Opinión: La Feria de la Salud en la pandemia de 1918.

Gallito y Juan Belmonte, grandes ausencias de la Feria de 1918.

Por Salvador Giménez.

La pandemia que nos azota esta temporada ha dado al traste con las ferias taurinas de muchas ciudades. La gravedad del mal ha hecho que hasta la fecha se hayan suspendido las que se tenían que haber celebrado. La falta de una vacuna, que puede tardar según afirma la ciencia, así como un tratamiento eficaz para la cura de la enfermedad, hace temer que las que aún no han sido canceladas puedan serlo a la mayor premura posible. Córdoba (España) ha sido una de las capitales de provincia, que ha sufrido la suspensión de su tradicional ciclo taurino de mayo.

Lo acaecido es un caso singular. Si nos remontamos en el tiempo, la pandemia motivada por la denominada gripe española en 1918, no fue obstáculo para que el recordado y coqueto coso de Los Tejares, albergarse festejos taurinos en esa temporada. Eso sí, se tuvieron que superar varias vicisitudes hasta que las cuadrillas partiesen plaza los días señalados. Porque como se afirma en el planeta de los toros: El hombre propone, Dios dispone y el toro descompone. Y la verdad es que es así, pues de los carteles anunciados para ese año, ninguno se celebró como fue concebido en principio.

La comisión organizadora, debido posiblemente al brote de gripe española en esa primavera, solo organizó tres festejos para la feria. Semanas antes, la prensa local se hizo eco de los mismos. Unos carteles redondos para su época.

La feria taurina de mayo comenzaría el día 25, anunciándose toros de Concha y Sierra que serían estoqueados por Joselito, Juan Belmonte y el torero local José Flores Camará, quien había tomado la alternativa de manos de Gallito tras haber alcanzado notoriedad como novillero, sobre todo por su particular forma de banderillear. Para el día siguiente se anunciaron toros de Florentino Sotomayor, haciéndose constar en el cartel que los mismos eran procedentes de Miura, los cuales serían lidiados por los mismos espadas. La feria se cerraría el día 27 con los tres nombrados espadas, quienes en compañía de Manolete (padre), se enfrentarían con ocho toros de Moreno Santamaría. Finalmente, lo que se celebró no tuvo nada que ver con lo anunciado.

Juan Belmonte había hecho temporada en el continente americano. Durante la misma conoció a Julia Cossio, con quien se casó en Lima, permaneciendo en Perú durante dicho año, por lo que no hizo temporada española. En la prensa cordobesa de la época se aseguraba su presencia en la feria de la Salud, e incluso se afirmó que viajaría con tiempo suficiente para hacer el paseo y cumplir sus compromisos en nuestra ciudad.

La comisión organizadora, posiblemente concienciada de que el trianero finalmente no haría campaña en España, comenzó a buscar sustituto, entablando conversación con Diego Mazquiaran Fortuna para que ocupase el lugar de Belmonte. Fortuna fue cogido en Madrid el día 17 de mayo, por lo que dicha opción tuvo que desecharse.

Los problemas continuaron para la comisión. Joselito, el Gallo, contratado también las tres tardes, sufrió un percance el día 19 de mayo en Zaragoza, por lo que el coloso de Gelves tampoco comparecería en la ciudad de los califas y no cumpliría sus contratos en la feria.

¿Qué ocurrió entonces? Pues que las vacantes dejadas por los espadas ausentes fueron cubiertos por Francisco Martín Vázquez, quien actuó los días 25 y 27. El alcarreño Julián Sáinz Saleri II, que en esa campaña fue junto a Joselito fue quien más corridas toreó, ocupó los huecos de los tres días, cubriendo la vacante que quedaba el cordobés Enrique Rodríguez Manolete II, antiguo botones del Club Guerrita, quien gozaba de cierto ambiente y que había tomado la alternativa en las postrimerías de la temporada de 1917.

La feria se había iniciado con mal pie y artísticamente no fue lucida. Para colmo de males, incluso la lluvia hizo acto de aparición en el primero de los festejos, donde destacó Camará, que cortó la única oreja, y Saleri II por su valor. El crítico taurino Poli en El Defensor de Córdoba resumió el festejo de la siguiente forma: “Saleri en todo y la faena de muleta de Camará en el que cerró plaza”. En el segundo festejo, los toros de Sotomayor se acordaron de su origen. Manolete II, Sánchez Mejías, banderillero de la cuadrilla de Joselito pero que actuó con Saleri II y un espontáneo de nombre Antonio López, alias Casillero, tuvieron que ser atendidos en la enfermería. La corrida resultó dura y correosa para los espadas sin que nada destacara.

El broche a la feria tuvo igualmente la relevancia de los atendidos por los médicos. Manolete fue cogido en su primero y no pudo continuar la lidia. En las cuadrillas sufrieron cogidas de desigual importancia el picador Antonio Luque El Gordo y su compañero Juan Pinto. En la lidia lucieron Martín Vázquez, en el que estoqueó por Manolete, y José Flores Camará en el cuarto de la suelta, ya que ambos cortaron orejas. 

Esto fue a la postre la accidentada feria de 1918, aquella de las vicisitudes y el infortunio. Feria que se celebró a pesar de la gripe, mal llamada, española.

Publicado en El Diario de Córdoba

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s