Opinión: Sin Puntilla.

Por María José Zambrano.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este sábado la orden SND/507/2020. La gran novedad en este BOE es que, por primera vez desde que se instauró el estado de alarma, se decreta la reapertura de las plazas de toros. Todos los recintos dedicados a la tauromaquia podrán abrir, el texto especifica que tratándose de actividades al aire libre el público deberá permanecer sentado y siempre que cuenten con butacas pre-asignadas y no se supere un tercio del aforo autorizado y, en todo caso, un máximo de cuatrocientas personas si están en territorios de la Fase 2, y un máximo de ochocientas personas si están en la Fase 3.

Con estas medidas, y sin puntilla, caerán las celebraciones de festejos taurinos. Mientras los cines y teatros pueden abrir al 50 por ciento de aforo del local, en las plazas de toros el decreto del Estado de Alarma exige que se garantice una distancia de seguridad de 9 metros cuadrados entre espectadores y en la barra de un bar se permite estar a dos metros. Hablar de 400 u 800 personas es inviable económicamente, no se entiende la razón que ha establecido un criterio único para los espectáculos taurinos que es más limitado que para otros espectáculos culturales ya que reduce la ocupación de las plazas a un 10% del aforo. Por ejemplo, en Sevilla, en la Real Maestranza.

Habrá que esperar y ver cómo evolucionan las cosas, pero todo indica que, con lo que tenemos legislado hoy, la temporada taurina está prácticamente perdida ante la imposibilidad económica de montar espectáculos para un aforo tan reducido. La crisis económica que nos está dejando el Covid crea un binomio complicado para los que como yo amamos la Fiesta Nacional.

El sector taurino pide a las administraciones el mismo reconocimiento para la tauromaquia que tienen para otros sectores culturales como el cine y los museos, que se apoye a las empresas culturales taurinas, a las ganaderías, a los profesionales y al sector en general, porque los toros son el segundo espectáculo, después del fútbol, y analizando cifras, la tauromaquia supera al cine en recaudación de IVA.

Que el actual gobierno no favorece al sector taurino y que está ejerciendo una política poco proclive a esta actividad cultural es innegable. Parece una velada prohibición del Ministerio de Cultura para ponerle trabas a una Fiesta que para ellos no es representativa de su  “nueva legislatura”. Mal momento, por cierto, en pleno debate de cambios en las estructuras de la organización de la fiesta,  y al que innegablemente este revés traerá negativas consecuencias.

Soy de las que piensan como José Mª Garzón, empresario taurino, que insiste en la necesidad de que se celebren corridas de toros una vez se levante el estado de alarma, pues piensa, que con un 40 o 50% de aforo puede ser rentable la programación, siempre que colaboren ajustando sus pretensiones todos los actores intervinientes en la materia, como toreros o ganaderos de todo tipo.

Algo, señores, habrá que hacer, porque creo que es necesario para la salud de la Fiesta Nacional que todos pongamos un poquito de nuestra parte (toreros, ganaderos, cuadrillas, empresarios y administración) y de esta manera en esta temporada podamos ver alguna corrida o novillada, aunque sólo sea por dar en las narices al ejecutivo.

Publicado en Sevilla Info

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s