Los vicios del toreo: ¿por qué deja Ureña a Garzón?

Ureña sin apoderado por ahora.

Por Juan Diego Madueño.

Como si su carrera dependiera de lo que opinen ciertos tuiteros y periodistas, Ureña ha decidido dejar a Garzón un día después de que salieran los carteles de El Puerto, anunciando su decisión en un escueto comunicado de prensa compuesto por una frase que, como un guiño a su peña de internautas, cabía en un tuit. Cabreado por no verse en el primer cartel organizado por su ex, habría decidido romper con él. Si Garzón no le pone, ¿para qué quiere a Garzón?

Dando por buena la versión asumida por la mayoría, quedan al aire los vicios del toreo. Y en realidad no le importan a nadie, a nadie le importa ya la tauromaquia, este tipo de asuntos exponen las contradicciones de un sector terminal. La afición -entre ellos, algunos periodistas-, tan voluntariosa, sin referencias, ha decidido que Ureña ha hecho bien, ha actuado con personalidad e independencia y ha sido valiente.

¿Personalidad? ¿Independencia? ¿Valiente? El matador de toros murciano sólo ha caído en la trampa. Los mismos analistas que piden a las figuras ir por libre, aplauden el enfado de Ureña por no entrar en el juego de los cromos. Se supone que un apoderado-empresario asegura a sus toreros un número mínimo de corridas de toros, algo insoportable para los guardianes de las esencias con wifi, que en el caso de Ureña, el torero favorito de estos guardaespaldas digitales de la pureza, está permitido, y no sólo está permitido, es obligatorio saltarse las reglas no escritas del apoderamiento, hasta el punto de que el torero hace bien si toma una decisión tan drástica como la que ha tomado.

Los deseos de Ureña no se han visto cumplidos como se ven cumplidos los deseos de los matadores que apoderan otros empresarios más importantes. Garzón no ha sido tan pragmático como sí lo es Matilla. No puede. En este juego de espejos, las apariencias chocan con la realidad. Ni Ureña, por muy triunfador que sea de Madrid o Bilbao, tiene vitola para rematar el cartel del 140 aniversario de El Puerto. Ni Garzón, aunque tenga más afición que el resto de empresarios, está en la élite de los empresarios.

Publicado en El Mundo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s