Forcados potosinos, un sueño hecho realidad.

Por Antonio Loría De Regil.

Hace dieciséis años, un grupo de jóvenes vecinos de colonias aledañas a la Plaza de Toros Fermín Rivera El Paseo, atraídos por su afición a la tauromaquia e influenciados sin duda alguna por sus constantes visitas al coso de la Avenida Universidad, empezaron una gran aventura, lo que fue el inicio de un sueño en la fiesta brava, para integrar el grupo de los Forcados Potosinos, que hoy esta considerado entre los más conocidos e importantes del país, y que recién acaban de celebrar su XV aniversario de su debut formal en un ruedo.

Un grupo de valerosos y arrojados jóvenes, cuyas edades por ese tiempo oscilaba entre los 14 y los 19 años, la mayoría de ellos vecinos de las Colonias Francisco I. Madero, el Paseo y San Luis, a iniciativa de Israel Velarde, empezaron a reunirse con la firme idea de integrar un grupo de Forcados, influenciados por el ambiente taurino que giraba en el entorno de su vida cotidiana, dada la cercanía de sus casas con el coso de la Avenida Universidad, a la que asistían frecuentemente a presenciar el desembarco de los toros, o a los entrenamientos de los matadores y novilleros que ahí practicaban, pero principalmente a las corridas .

San Luis Potosí, con gran tradición taurina, siendo tierra de grandes toreros como Gregorio García, Fermín Rivera, Curro Rivera, Fermín Rivera Agüero, Manolo Herrera, José Briones, Mario Zulaica, y sobresalientes subalternos como los de la dinastía Meléndez, rejoneadores como Gastón y Rodrigo Santos y los Hernández Andrés y Hernández Espinosa, y de prestigiadas ganaderías, solo le hacia falta un grupo de Forcados.

Y ese grupo nació hace 16 años, siendo sus miembros fundadores, Israel Velarde, su hermano Miguel, Jorge Duque, Roberto Carlos González, Guillermo Soria, Fernando Robledo e Irving Méndez, así como el doctor Ernesto Ramírez, que tenia unos años de haber llegado a radicar a la capital Potosina por motivos laborales, y que a la postre, fue importante su participación al aportar su experiencia y conocimientos adquiridos, al haber formado parte del reconocido grupo de los Forcados Mexicanos, en el que militó durante 13 años.

Fue precisamente el Doctor Ramírez, quien, aportando su experiencia y conocimientos, empezó a preparar a los valientes jóvenes Potosinos, tanto física y teóricamente, trasmitiéndoles las formas de realizar las pegas a los toros, a lo largo de un año, para el 14 de agosto del año 2005, realizar su ansiado debut en la plaza de Frascuelo de Cedral. S.L.P., en una corrida en donde alternaron el rejoneador Jorge Hernández, y los matadores de a pie, Mario Zulaica y Rafael Ortega, con toros de la ganadería Potosina de Santo Domingo.

Su primera actuación recuerda el Doctor Ramírez, resultó fallida, pues en los tres intentos reglamentarios, no pudieron realizar la pega. Fue su bautizo de fuego, salieron de la plaza con la desilusión de no haber logrado su cometido, pero a la vez incentivados para seguir trabajando para lograr mejorar en su próxima actuación.

En ese mismo año, se presentaron en la Plaza de Juriquilla, Qro., logrando conseguir su primera pega, lo que el ánimo subió, y de ahí en adelante, en el lapso de 15 años a la fecha, han sumado ya más de 190 corridas y novilladas, en gran número de plazas del país, en ruedos como los de Cadereyta, N.L., Mérida, Yuc., la Juan Segura de Pachuca, Hgo, la Santa María de Querétaro, la Monumental de zacatecas, San Buenaventura, Coah, el Rancho del Charro de la CDMX, y obviamente en su casa, la Plaza Fermín Rivera El Paseo, donde se han presentado en innumerables ocasiones, con buenas actuaciones.

Tras haber cumplido el sueño de presentarse en el coso de su tierra natal, ante los aficionados locales, los Forcados Potosinos, aún tenían pendiente su debut en la Plaza México, la más grande del mundo, y la más importante en el país, y estó sucedió el 13 de octubre del 2018, en una novillada, por lo que cumplieron con el objetivo que se fijaron, desde que inició su peregrinar taurino por plazas grandes y chicas de la República.

Su actuación en la Plaza México fue satisfactoria, habiendo siendo ello de considerar, pues la afición capitalina tiene fama de exigente, y este buen desempeño, les permitió a los Forcados Potosinos, abrirse las puertas de otros festejos taurinos en plazas de importancia, consiguiendo triunfos relevantes lo que les ha permitido tener mano a manos con grupos ampliamente reconocidos a nivel nacional como los Forcados Mexicanos y de Mazatlán.

El Grupo, que conserva a casi todos sus fundadores, ha crecido, en los últimos años ha llegado a 18 sus integrantes, que le tienen gran respeto a la Chaquetilla de Forcado, siendo factores fundamentales para sus triunfos, su disciplina, compromiso y seriedad, aun cuando entrenan cada ocho días, debido a las ocupaciones de sus miembros.

El Doctor Ramírez aclara que contrario a lo que pudiera pensarse, los Forcados Potosinos no reciben salarios, “Es puro romanticismo, solo se nos cubren los gastos de transportación, gasolina, alimentos y en algunos casos nos proporcionan seguro de gastos médicos para cuando mucho tres o cuatro de los integrantes, cuando todos participamos.”.

Agrega que, “solo el romanticismo y la pasión por la fiesta nos tiene en los ruedos, para nosotros los Forcados es altamente satisfactorio dominar un toro de entre 470 y 530 kilogramos, nos complace hacerlo, hoy él publicó tiene mayor conocimiento de lo que es una pega, hace 43 años cuando empezaron a aparecer los grupos de Forcados en México, iban a ver como salían disparados por los aires, ahora la afición tiene mayor conocimiento de nuestro desempeño”.

Conscientes de que también están expuestos al peligro, a un golpe o hasta una cornada grave, los Forcados Potosinos no se arredran, motivados por los logros obtenidos como el ganar un trofeo en un encuentro de Grupos Forcados en el Grullo, Jal, o el premio en metálico obtenido en Mérida, Yuc y en Teziutlán, Puebla.

 Algunos de los forcados Potosinos que han sufrido cornadas, son Irving Méndez dos veces, una en la Fermín Rivera y otra en el Rancho del Pedregal de la CDMX, Saulo González en Pachuca, Miguel Velarde sufrió fractura en una mano en Mérida, Ernesto Ramírez fractura de 4 costillas en Cadereyta, Jorge Solorio cornada en la Plaza El Paseo, así mismo han sacado fuertes golpes que les ocasionan salir conmocionados, o en el menor de los casos solo sufrir volteretas. pero ahí siguen.

Solo Guillermo Soria, del grupo fundador se ha retirado, ya que anteriormente sufrió una fractura de rodilla, con lesiones en los tendones, que requirió cirugía, y se vio obligado a quitarse la chaquetilla en una corrida en el quinto aniversario del grupo, celebrada en la plaza de Cedral. Los demás siguen fieles a sus convicciones y afición, señalando que esperan llegar a cumplir otros 15 años más, para esto el grupo se esta ampliando, recibiendo a nuevos aspirantes que ya se preparan, y lo que empezó como un juego en serio o una aventura, se ha vuelto algo como parte de su vida. Al paso de quince años, los Forcados Potosinos se han sumado a la gran tradición taurina de nuestro Estado, formando ya parte de la historia de la tauromaquia sanluiseña.

Publicado en Pulso

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s