Gira de la reconstrucción. Cabra: Soñar el toreo (de sueño).

Ponce. Fotos Álvaro Carmona.

Ponce y Curro Díaz cortan orejas, pero se muestran por debajo de la noble corrida de Juan Pedro Domecq.

Por Antonio Lorca.

Hay que ser muy, muy aficionado a los toros para aguantar una faena de Ponce en la tele, y no sucumbir a la tentación de ir al baño, prepararse un cafelito o comentar el partido de ayer. Hay que ser muy aficionado para aceptar que el torero pasee las dos orejas de un toro encastado, incansable en sus embestidas, y desperdiciado por un maestro emérito que repite una y mil veces una tauromaquia trasnochada, ventajista, despegada y aburrida hasta el límite del aguante.

Enrique Ponce muleteó al tercero de la tarde, un animal bravo y repetidor en el tercio final, y no dijo absolutamente nada en una faena interminable. No hubo tensión, ni elegancia, ni entrega, ni hondura, ni mando… Fue la suya una labor ya vista, conocida, desangelada, cómoda y anodina.

¡Y le concedieron las dos orejas…!

Ya había mostrado su molestia porque el presidente no había sacado el pañuelo blanco a la muerte de su primero. Esa fue otra labor deslavazada, soporífera, sin olor ni sabor ante un toro tan noble como escaso de celo.

Repite Enrique Ponce que sueña el toreo; lo que calla es que, cada vez con más frecuencia, su toreo invita a echar un sueño. En Cabra veroniqueó con suavidad, y eso fue todo.

Llama la atención, además, el escaso sentido autocrítico del torero -valorado siempre por su inteligencia-, sorprendente en sus respuestas cuando le preguntan por el juego de sus toros, culpables en todo momento de sus faenas erradas.

Tampoco brilló a gran altura su compañero Curro Díaz, otro torero conformista, anclado en el pasado y sin ánimo para dar el paso adelante que le ofrecen sus oponentes.

No se puede torear al hilo del pitón, fuera cacho, a media altura y el cuerpo encogido. Destacó, es verdad, en varios pases de pecho, dibujados con empaque y templanza, pero poco más.

La corrida de plaza de tercera de Juan Pedro, mansa en los caballos, blanda y muy noble, mereció mucho más; mereció un par de toreros con más ilusión y deseos de triunfo.

Esto -lo visto en Cabra- no puede ser la reconstrucción anunciada; más bien parece la demolición, como las podridas tablas de la plaza, que necesitan una remodelación a fondo. Menos mal que la gira acabó en la localidad cordobesa; si dura algo más, se queda sin callejón.

Publicado en El País

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s