Es lo que digo yo: “Mexico busca un torero” y el futuro de la fiesta en México.

Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

“Llegar a ser figura en el toreo es casi un milagro”. Esta frase, que destaca en una de las salas de la Escuela Taurina de Madrid, no es sólo el lema que encabeza este centro, uno de los más antiguos de España. La oración también hace referencia a la realidad de que esta profesión es para unos cuantos elegidos.

El toreo como todos sabemos es una profesión muy selectiva en cuanto a la dureza del oficio. Son pocos los que consiguen vivir del toro y más en estos tiempos. Es importante tener la vocación y las aptitudes, el valor, la constancia y el arte, aunque también el factor suerte es determinante en esta profesión.

Todo esto define a la perfección lo que significa querer ser torero. Llegar a lo más alto no es nada fácil, no todos lo consiguen y el camino en ocasiones obliga a renunciar a una vida aparentemente normal y tranquila. Un torero se debe al toro, pero cuando las oportunidades no se aprovechan por diversos motivos o no llegan en su momento, se pierde un torero en potencia que podría ser un importante detonante para el espectáculo.

Lamentablemente muchos de nuestros matadores se han ido quedando varados en el olvido debido a que las oportunidades en México en estos momentos escasean por la gran reducción que han sufrido los festejos en los últimos años. Hasta hace un par de temporadas el panorama era desolador, afortunadamente para todos esos matadores que aún sueñan con jugarse la vida y su última carta frente a un toro, un grupo de empresarios y operadores taurinos han puesto en marcha el certamen “México Busca un Torero”, un proyecto que por su importancia y alcance, es sin duda el más importante que hemos visto en los últimos diez años y que se materializará completamente durante la próxima temporada 2021.

Este certamen que es producto de una fusión entre las empresa TauroPlazaMéxico y Espectáculos Taurinos de México (ETMSA) está enfocado en apoyar a todos aquellos toreros nacionales que debido a diversas circunstancias, su trayectoria profesional no ha conseguido alcanzar el nivel esperado o no han tenido la presencia necesaria en algunas de las plazas más importantes de provincia para poder figurar en el elenco de la Temporada Grande de la Plaza México.

Hoy “México busca un torero” ya es una realidad y sus organizadores trabajan intensamente en la selección de los toreros que serán parte de este proyecto, desafortunadamente por las secuelas que nos está dejando la actual pandemia, esta selección se está realizando a puerta cerrada, pero la respuesta del sector taurino ante la convocatoria de la fusión empresarial ha sido magnifica y se ha podido ver en la mayoría de los participantes las ganas de triunfo y la ilusión de retomar el tiempo perdido sin importar si el astado en turno era soso, manso, bravo o de buen estilo.

También es importante señalar que los organizadores han cuidado con mimo cada paso de las eliminatorias para que el certamen sea una verdadera oportunidad para los matadores, como en lo referente a las ganaderías, que son de máxima categoría.

Es por eso que un proyecto de esta magnitud produce tanta ilusión en muchos aficionados que entienden que el escalafón de matadores y la fiesta en general necesita un refresco importante, sobretodo en estos inciertos tiempos. La misión no será fácil, será muy costosa y el resultado final no está asegurado, pero el Licenciado Juan Pablo Baillères junto con su familia (ETMSA) y el Arquitecto Javier Sordo (Tauroplaza) saben que vale la pena hacer el esfuerzo humano y económico en estos momentos, porque quizás el día de mañana pueda ser muy tarde.

Lo hemos dicho con anterioridad pero vale la pena recalcarlo: No es momento para la crítica destructiva, por el contrario, es momento de construir; de unir esfuerzos y voluntades para darle la importancia que se merece este certamen que no le ha sido fácil montar a su organización debido a la época que atravesamos.

Aquí es donde tenemos que poner las miras por el futuro de la fiesta. Las grandes ferias y temporadas relevantes ya vendrán a su debido tiempo y en su máxima expresión. Pero hoy México está buscando un torero o quizás tres, pero lo importante es que se está trabajando en ello y estoy seguro que pronto los habrán de encontrar, porque aunque no existe una fórmula del éxito asegurada en el toreo o en la vida, cuando existen ideas revolucionarias, talento y habilidad para ejecutarlas, el camino al éxito en ocasiones solo es cuestión de tiempo.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s