Festival Taurino en León: Cuando el toreo se paladea, Arturo Saldívar triunfador moral del festejo.

Arturo Saldívar. Foto @JuaneloFoto.

Arturo Saldívar demostró el día de ayer el gran momento por el qué pasa en León ante un astado noble -con calidad- pero con la fuerza justa de Villa Carmela.

Por J.C.V.

Ahí estaba Saldívar en el centro del ruedo evidentemente con la moral alta cuajando en el cuarto de la tarde una faena inspirada a un toro al que toreó a placer sobre ambas manos, con más gusto por naturales, perfectamente ligados, muy ceñidos, mandones y largos.

Pero lo más notable de la faena no estuvo en la ejecución de las series fundamentales, sino en la construcción de esa misma faena, en los remates y adornos, en los muletazos de recurso con los que dominaba las embestidas y engarzaba las series. Lamentablemente falló con el acero y todo quedó en una ovación con saludos, pero que importan las orejas cuando se torea como ayer lo hizo Saldívar en plena época de decadencia del toreo, el cual languidece atenazado por la vulgaridad de los pega pases que tanto proliferan.

No tengo la menor duda de que Saldívar está listo para llegar a la cima, vamos a ver si el sistema “caprichoso” se lo permite.

El resto del festejo fue en líneas artísticas algo monótono, hubo triunfos importantes de Diego Silveti y Diego Sánchez pero su toreo fue mecánico e insulso.

Diego Silveti tuvo nuevamente suerte en el sorteo. Nadie le negará su entusiasmo al torero de dinastía, el calor, hasta el fragor que pone en sus faenas abundantes e interminables, y eso le, valió dos orejas del quinto toro: que por cierto no se habían pedido con fuerza…pues la petición fue sólo para una.

El otro Diego, este Sánchez y representante del Certamen “México busca un Torero” realizó al igual que Silveti, el toreo superficial, pero ejecutado con más gusto. En su labor hubo derechazos y trincherazos de buen sabor, bien rematados con la espada. Al final se le otorgaron las dos orejas que había pedido una minoría orejófila triunfalista.

Otra oreja fue para “El Calita” que aprovechó las cualidades de su astado, remató su trasteo de una buena estocada y demostró que sus viajes a España han rendido frutos en su toreo.

Los otros dos participantes del Certamen “México Busca un Torero” pasaron sin pena ni gloria.

El Rifao” con el primero que abrió el festejo realizó una faena retorcido, valiente y efectista. Todo sin clase. Banderilleó, fácil y vulgar; lo rescatable de su actuación fue que estuvo voluntarioso con el de Villa Carmela lo que valió el reconocimiento de un sector del público.

Juan Fernando -discípulo de Eloy Cavazos– tuvo un toro desclasado que nunca humilló y que además punteaba el engaño, aún así el regiomontano puso voluntad ante la dificultosa res, con la que se le vislumbró un corte meritorio de buenas maneras.

EL RIFAO, FERNANDO, CALITA, SALDÍVAR, SILVETI y SÁNCHEZ / VILLA CARMELA

Primer Festival Taurino de “México Busca un Torero”, en la Plaza de Toros “La Luz”, de León, Guanajuato. Toros de Villa Carmela, bien presentados y de buen juego en conjunto. Destacando cuarto, quinto, y sexto, estos dos últimos de arrastre lento.

El Rifao”, ovación con saludos.

Juan Fernando, leves palmas.

Ernesto Javier “El Calita”, oreja.

Arturo Saldívar, salida al tercio.

Diego Silveti, dos orejas.

Diego Sánchez, dos orejas.

Entrada: Casi lleno del aforo autorizado. El festejo se celebró con todas las medias sanitarias pertinentes.

Twitter @Twittaurino

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s