El reto es «devolver la ilusión» y «no morir en el intento»: José María Garzón.

Por Víctor Molino.

José María Garzón, empresario de Lances de Futuro, gestora de la plaza de toros de Córdoba desde hace dos años, asume el ciclo en Los Califas como el primer impulso formal hacia la renovación de la identidad de Córdoba en el mundo del toro. Ya en su desembarco, insistió en la idea de apostar «fuerte» por este histórico lugar del taurinismo con el objetivo de ir recuperando un terreno perdido que ahora, pese a estar en tiempos de pandemia, puede verse reforzado gracias a la programación diseñada para el ecuador del mayo cordobés.

—¿Cómo se organiza una feria a sabiendas de que todo puede cambiar días antes de su celebración?

—Tengo ya la experiencia del pasado día de la Hispanidad. La Feria de Córdoba se ha organizado igual que el 12 de octubre, con el mismo aforo, la única diferencia será que no habrá lonas en algunos segmentos del tendido. En cuanto a la propia confección de los carteles, pues con mucho trabajo, con mucha ilusión, haciendo un esfuerzo brutal. Porque creo que hay que tirar para adelante. No me quiero quedar parado.

—Dicho así, suena un poco a romántico y también a resignación…

—Tiene una parte romántica, sí, pero es que esa misma es la que me genera una obligación. Como empresario, con la afición que tengo, por lo que ha generado el toreo en mí, me veo con esa imposición íntima. Podría decirse que ahora estamos en una situación de guerra… Me piden que vaya a la guerra, creo que el toreo me lo pide… Tengo unas obligaciones y creo que debo hacerla.

—Esa responsabilidad que asume, ¿la ve, en general, en otros sectores del mundo del toro?

—Diría que sí. Pero yo puedo hablar por mí y por mis ideas. Algunos ejercen con más responsabilidad, otros con menos. No me gusta hablar de nadie.

—¿La contraparte del empresario, también está haciendo esfuerzos?

—Sí. Aunque considero que tenemos mirarnos hacia dentro y ver hacia dónde podemos llegar todos. La situación es muy complicada.

—Si le pregunto por Sevilla y lo que ha sucedido allí… ¿Qué siente?

—Lo que pasa en Sevilla… Es una plaza a la que he ido cientos de veces. Habría que analizar muchos aspectos. Entiendo que tiene unos costes… No sé lo que ha sucedido, o lo que ha pasado. La ley está ahí. Si se han tomado esas decisiones… No quiero entrar en valorarlas. Pero me da pena que no haya toros. Es malo que no hay toros allí.

—Hoy por hoy, la Córdoba taurina está por delante de otras muchas plazas de su nivel. ¿Ese era su propósito?

—Córdoba fue el epicentro el pasado octubre del mundo del toro. Le hablo del mundo, porque fue un festejo con una repercusión internacional. Le recuerdo que en ocho horas se agotaron las entradas. Ahora vivimos la feria con los mismos números que ese instante. Encima, hemos elevado la apuesta, también con la novillada… No hay ferias con esta oferta. Lances de Futuro va a dar todo lo que puede dar. Espero no morir en el intento. Me voy a dejar la piel; creo que eso se está viendo. Y la gente lo está valorando.

—¿Han recibido ya llamadas para reservar abonos?

—Siéndole sincero, mucho más de lo que esperábamos. De momento, si lo tengo que calificar, le diría que la respuesta está siendo impresionante. Quiero agradecer el apoyo que nos están dando algunas instituciones, el Ayuntamiento, con el Museo Taurino, la promoción que se le está dando. Es importante para el toreo. Veo a la gente muy implicada.

—¿Cómo valora la aceptación de los carteles?

—Hemos intentado hacer una feria por todo lo alto, con Finito, que tenía que estar en esta temporada tan especial para él y con todo lo que significa para esta tierra; están toreros muy atractivos para el aficionado, Morante, Roca Rey, Pablo Aguado, Diego Ventura… Y la novillada, con un cordobés (Lagartijo) y dos novilleros de alto rango. Ha sido bien recibida.

—¿Algún cordobés puede echar en falta a Rocío Romero?

—La plaza está ahí, ella es muy joven. Tiene proyección y camino por recorrer. Habrá ocasiones, sin duda para verla también en su tierra, no me cabe duda. Creo que hemos hecho una feria con los mejores representantes de cada escalafón (toreros, novilleros y rejoneadores). La empresa ha tomado ahora esta decisión, con acierto o con error, pero valorándolo todo. Córdoba es, hoy por hoy, una feria internacional. Tenemos que tener visión de la globalización en el mundo entero.

La proyección y las posibilidades

—Si todo sale bien, ¿se plantearía dar otro festejo más adelante?

—Todo puede suceder. Dar otro festejo, no descarto hacer más cosas en la temporada. Casi seguro que lo haremos. Tenemos que ver cómo va avanzando todo, evidentemente. Tenemos que estar orgullosos de lo que vamos a vivir aquí. Se ha visto la proyección. Córdoba, con la situación que se está viviendo, ahora es única. En ocho meses va a celebrar cuatro festejos mayores, con pandemia.

—La pregunta del millón, ¿y eso es rentable?

— No es el momento de crear y buscar solo la rentabilidad económica, es el momento de mantener encendida la llama y que la tauromaquia sea y se represente como lo que es, una acción cultural única. Como aficionado me siento con la ilusión y las ganas de hacer esto. Tiempo habrá de lo otro más adelante.

Publicado en ABC Sevilla.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s