Espeluznantes cogidas de Pablo Aguado y el subalterno Juan José Domínguez.

Roca Rey arrollador toda la tarde y sin seducir en la Feria de mayo en Vistalegre.

Plaza de Vistalegre. Séptima corrida. Lleno dentro del aforo permitido. Toros de Jandilla/Vegahermosa, Garcigrande y Núñez del Cuvillo (5), de buen juego 1º y 3º y deslucido el resto. Roca Rey (7), de blanco y oro. Bajonazo (saludos). Estocada (dos orejas). Estocada corta (silencio). Pablo Aguado (5), de negro y plata. Metisaca, dos pinchazos y cuatro descabellos. Dos avisos (silencio). Estocada (silencio). Estocada (ovación a la cuadrilla).

Por Carlos Ilián.

Una cogida terrorífica del banderillero Juan José Domínguez, con el que se cebó el toro de Vegahermosa, abrió la accidentada tarde. Y otra cogida de Pablo Aguado al entrar a matar al sexto toro, hiriéndole certeramente en el tercio medio del muslo derecho, cerró esta séptima de Vistalegre. Principio y final con sangre aunque de la tremenda cogida de Domínguez en el pecho se sabe que a pesar de la gravedad no se temen más consecuencias y en cuanto a la herida de Aguado estaba siendo intervenido a la hora de escribir estas líneas.

Era la tarde de los jóvenes, un mano a mano muy poderoso que esta vez si llevó gente a Vistalegre. Sin duda la presencia de Roca Rey era el principal reclamo. El peruano es, con diferencia, el torero más taquillero del momento. Y ayer no solo metió a la gente en la plaza sino que justificó su tirón con una actuación arrolladora. Se llevó los dos toros que de lejos se prestaron de verdad al lucimiento, especialmente el tercero, de Garcigrande. Roca Rey lo hizo todo, templando y mandando en cada muletazo. Añadía su capacidad de improvisar en la cara del toro. Pero tanto emplearse con un ejemplar tan colaborador resultó casi empalagoso. Otra vez fue un cañón con la espada para cortar las dos orejas

Sin embargo lo de más calidad lo consiguió en su primero, tanto en redondos impecables como en el toreo sobre la mano izquierda. Pero un feo espadazo en los bajos dejó todo en una ovación. El quinto, de Cuvillo no se empleó y Roca Rey, que ya tenía el triunfo de la tarde en el bote, no quiso pasar de un trámite. En todo caso después de casi dos años sin ver a este torero se reconoce su capacidad para arrollar, pero sin seducir.

Pablo Aguado apenas dejó unos inmaculados lances a la verónica en el cuarto, una tanda sobre la derecha en el sexto y su andar sin aspavientos por el ruedo. La suerte no le ayudò en el sorteo con un lote entre manso y a la defensiva o simplemente parado. Y luego la cornada en el sexto. No era su tarde.


El cartel de hoy

Toros de García Jiménez para Miguel Ángel Perera, Paco Ureña y Emilio de Justo.

Publicado en Marca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s