Guadalajara: Vuelven los toros a la Nuevo Progreso, triunfa Diego Sánchez.

Por Luis Carvajal.

Con gran ambiente se vivió el regreso de la fiesta brava a la Nuevo Progreso que confecciono un cartel atípico con 3 toreros tapatíos contemporaneos inactivos y 3 toreros jóvenes hidrocálidos lidiando un encierro bien presentado de Pepe Garfias.

Diego Sánchez se alzó triunfador con 2 orejas por demás polémicas e innecesarias brindadas por la autoridad Alfredo Sahagún y ganándose el trofeo Manuel Capetillo.

Después de un ayuno taurino de más de 18 meses volvieron los toros a la Nuevo Progreso con una entrada mejor de lo esperada en el primer festejo de la temporada 2021 en Guadalajara.

Abrió plaza el tapatío Mauro Lizardo que al igual que los otros toreros “de casa” fue bien recibido por la afición desde el paseíllo haciéndolo saludar al igual que sus alternantes. La inactividad le pesó a Lizardo que tuvo en sus manos al mejor toro de la tarde. Voluntad y disposición no falto pero si hizo falta una muleta con mayor mando y firmeza que permitiera demostrar todo lo que “Catrín” tenía dentro por mostrarnos.

Oscar Rodriguez “El Sevillano” director de la Academia Municipal Taurina de Guadalajara tuvo una actuación decorosa sin mayor brío. El toro de Pepe Garfias que le correspondió tuvo sus complicaciones pero poco a poco fue El Sevillano metiéndolo en su muleta con mucho oficio y desde la distancia arrancó los “oles” más sentidos de la tarde aunque la espada le privó de cortar la primera oreja del festejo.

El hidrocálido Gerardo Adame fue otro de los toreros arropados por la afición tapatía que todavía recuerda esas tardes que hizo vibrar los tendidos de esta plaza cuando destacaba en el escalafón novilleril. “Veintiúnico” de nombre pedía mando y temple, pero Adame parecía más preocupado por la música pues pensó que seguía en Aguascalientes , mucho le costó al hidrocálido poder meterlo en la muleta y tomarle la distancia. Cuando por fin logró su cometido el toro ya lo tenía “muy visto”. Estocada trasera que le valió un apéndice.

El cuarto de la tarde correspondió a Julio de la Isla, el torero tapatío tuvo una tarde discreta, su toro se vio afectado por la pésima lidia que tuvo con el capote y mal picado en el caballo. Inicio la faena con muletazos por abajo con mucha solera pero no logró acoplarse con el toro, a pesar de tener pasajes de mucho gusto por el lado izquierdo.

Diego Sánchez triunfador de la tarde lidio a uno de los toros más potables de la tarde, noble, descastado y mansurron fue el animal con el que Sánchez pudo instrumentar una faena correcta aunque le costó tomarle la distancia poco a poco fue metiendo al público en la muleta, que no al toro. El juez Alfredo Sahagún inexplicablemente sacó los dos pañuelos como si hubiésemos vivido una faena de ensueño.

José Maria Hermosillo es un torero que vale la pena ver. Parsimonía y personalidad muestra en su toreo. Se adornó por chicuelinas y después por saltilleras muy dispuesto el hidrocálido. Toreo a “Brujo” con muletazos largos y encajados aunque su lidia se vio interrumpida por una cogida a mitad de faena, volvió de la enfermería a rubricar su actuación sin poder coronarla con la espada.

Tendremos que esperar dos semanas para volver a ver toros en la Nuevo Progreso, el día 21 de Noviembre con un encierro de La Antigua para Emiliano Gamero, Arturo Macías y Arturo Saldivar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s