Ocho con Ocho – Hay futuro: Los Llaguno y Los Funtanet se apuntan.

En la inauguración de los festejos en La México, que inician el recuerdo de 76 años de haberse inaugurado el coso más grande del mundo, los días 29 y 30 de enero el público, no en grandes números, pero sí con gran entusiasmo, asistió a la corrida de Xajay a la novillada de San Constantino.

En la primera actuación de Juan Pedro Llaguno, inundó de frescura el ruedo monumental, su padrino Antonio Ferrera, estuvo porfiado, pero no alcanzó a redondear su actuación, al igual que el testigo Juan Pablo Sánchez, e incluso el primero de Sánchez fue protestado por su trapío. En el de la alternativa, de nombre Cocol, Juan Pedro logró momentos muy meritorios y se dio un hecho inédito cuando su hermano, el matador Juan Pablo, hizo de civil testigo de la alternativa, para luego recibir el brindis del sexto, un precioso nevado al que Juan Pedro toreó de muleta con gran tersura por la derecha, recibiendo un trofeo en recompensa.

El torero de Querétaro es completo, pues pone banderillas y en los tres tercios de la lidia nos mostró que, a pesar de solamente haber actuado en 25 novilladas, sus frecuentes idas al campo bravo lo han ayudado a madurar. Dejó una gran impresión en los tendidos y, sin torear el 29, él y su hermano demuestran que lo que necesitamos son prospectos de esa talla y más actuaciones que los encumbren.

Por su parte, mi admirado Antonio Ferrera, necesita alguien que le explique mejor el funcionamiento del reglamento taurino, pues en el cuarto puso banderillas de su zarzo con los colores de la bandera, lo cual está prohibido. Peccata minuta, pero en el toreo es importante cuidar los detalles.

El 30, alternaron por primera vez dos toreros hermanos a caballo. José está más orientado a lo clásico y Javier desborda pasión. El primero dio vuelta al ruedo, mientras que el segundo obtuvo un trofeo de un muy buen novillo de San Constantino.

Al final de su lidia, Javier Funtanet, Juan Pablo Corona y Antonio Caballero, cabos de los Forcados Amadores Mexicanos, y el ganadero Juan Pablo Corona dieron triunfal vuelta al ruedo. José se quedó a nada de recibir un trofeo también. Los dos cada cual a su manera demostraron tener patas para gallo.

Los novilleros José María Mendoza y Cristian Antar, el primero inclinado al toreo refinado y el segundo al arrojado, en conjunto con los toreros a caballo, lograron mantener vivo el interés popular. Nos encaminan pues al 5 de febrero y el 4 se festejará novillada nocturna, con Alejandro Adame, Julián Garibay y el debut de Arturo Gilio, que coincide con otro debut: el de los novillos de Nuñez Del Olmo, cuyo ganadero es Mario Del Olmo y en mí evocan los duelos entre el papá de Arturo Gilio y el mismo Mario, que en los 90 pusieran hasta el bote a La México.

El 5, en el horario habitual, veremos el regreso de El Juli alternando con El Payo y la disyuntiva de Miguel Aguilar, con toros de San Miguel de Mimiahuápam y Begoña. Es importante recordar que hace casi 25 años, el madrileño debutó como novillero en La México y también, El Payo junto a Mario Aguilar, hermano de Miguel, tuvieron grandes duelos como novilleros en el coso capitalino.

El 6, alternan Joselito Adame, Roca Rey, apoderado por quien lo fuera para el Juli, el matador de toros en retiro, Roberto Domínguez -padrino de la alternativa de Arturo Gilio hace 30 años, con el testimonio de Jorge Gutiérrez y en cuya corrida el lagunero obtuvo los máximos trofeos, honor que lo pone junto a Rafael Rodríguez como los únicos novilleros, en conseguirlo en los 76 años de la plaza- y Héctor Gutiérrez, quien confirma alternativa y a quien desde niño vi entrenar en la plaza de toros de San Marcos, en Aguascalientes y que puedo decir que tiene elementos para llegar a más, como su paisano que encabeza el cartel y que está cerca de cumplir 15 años de alternativa.

Los toros serán de La Estancia y esperamos sea el remate triunfal, a una semana muy taurina, que cierra con broche de oro el lunes 7, con la Experiencia Taurina, que seguramente será una grata sorpresa.

¡A vivir la Fiesta! Será un placer.

Deja un comentario