Feria de Fallas: Daniel Luque lava la cara de Victorino.

El diestro sevillano paseó la única oreja de la tarde en Valencia.

Por Carlos Ilián.

Por fin comienza una temporada normal en las grandes plazas después de dos años de pandemia. Y las Fallas abren el fuego de las citas importantes en 2022 pero en frio, y no por la tarde que fue benigna en Valencia, casi primaveral, es que la corrida de Victorino, excepto el sexto, una alimaña, salió blanda, dejándose hacer el toreo como cualquier juanpedrada, con muy poca casta..

Seguramente al ganadero lo de ayer en Valencia le deja muchas dudas porque a la falta de fuerza hay que añadir las embestidas sin codicia, aunque para fortuna del ganadero, Daniel Luque lavó la cara de lo que pudo haber sido un fiasco total.

Este torero ha entendido la importancia de verse anunciado en la primera corrida fallera y ante la expectación de los aficionados por esta feria. Su labor en conjunto fue notable, muy especialmente en el primer toro de su lote al que pudo meter en la muleta, arriesgando sin atolondrarse y con pulso firme consiguió ligar muletazos estimables sobre ambois pitones. Faena muy seria y rotunda de Luque, faena para aficionados que la gente supo valorar. La oreja no dejaba lugar a dudas, oreja de peso. En el quinto, que se quedaba corto, sin emplearse, Luque recurrió al encimismo, apretándose en los derechazos y sacando agua de un pozo seco. Dos pinchazos y dos descabellos le dejaron sin la puerta grande.

Antonio Ferrera, cometió un error de principiante, impropio de un veterano como él. En efecto, brindó al público su primer toro al que ya se le había visto de salida y en los dos primeros tercios que no era un oponente de brindis. Claro, Ferrera tuvo que resignarse para salir del paso sin el más mínimo lucimiento. En el cuarto de la tarde, en el que se empleó de verdad con el caopte, estuvo muy templadito en algunos naturales pero el toro no transmitía ni una señal de auténtica de bravura por lo que Ferrera anduvo de aquí para allá de cara hacía la galería.

Román sigue acordándose de la tremenda cogida en Madrid, especialmente la hora de entrar a matar. Y es que su fallo con el acero dejó en saludos su entregada labor en el tercer toro, muy cuajada en el tramo final, y muy por encima del toro. Otra cosa es lo del sexto, este si era un victorino marca de la casa, desarrollando sentido en banderillas y buscándole las cosquillas al torero. Román fue perdiendo los papeles y al final ya no sabía por donde andarse.

Plaza de toros de Valencia. Primera corrida. Media entrada. Toros de Victorino Martín (4), con más kilos que casta, muy blandos en general y muy en el tipo alimaña el sexto. Antonio Ferrera (4), de celeste y oro. Dos pinchazos y pinchazo hondo más descabello (silencio). Dos pinchazos y estocada tendida. Un aviso (silencio). Daniel Luque (7) de blanco y plata. Estocada tendida. Un aviso (una oreja).Pinchazo, pinchazo hondo y descabello. Un aviso (saludos). Román (4), de verde botella y oro. Cinco pinchazos y descabello. Dos avisos (saludos). Cuatro pinchazos, estocada y descabello. Dos avisos (silencio).

Publicado en Marca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s