Crónica de Guadalajara: Miguel Aguilar destapa el frasco de la esencias.

Cuarta corrida de aniversario de la temporada 2021 – 2022 en la Plaza de Toros Nuevo Progreso en donde se lidió un encierro de Fernando de la Mora bien presentado, pero mansos y con escaso juego en líneas generales y uno de Julio Delgado de buena presencia.

Triunfó Miguel Aguilar en el sexto de la tarde con una faena de pundonor que deja abierta una luz esperanza en el futuro de este joven matador de toros.

Por Luis CarvajalDe SOL y SOMBRA.

Pareciera que una revolución se está forjando en el escalafón de México con un grupo de jóvenes promesas recién alternativados, que tienen ganas de hacerse de un nombre y que están pidiendo con fuerza paso en nuestra fiesta nacional.

Ayer, para que llegara el esperado triunfo tuvieron que lidiarse cinco toros entre altibajos y no fue hasta el sexto de la tarde cuando el hidrocálido Miguel Aguilar mostró su mejor versión y personalidad ante un toro cinqueño muy bien presentado que metió bien la cabeza y demostró su clase para embestir desde sus primeros lances con el capote.

Se gusto de verdad toreando a la verónica Aguilar en el saludo inicial, para después continuar con chicuelinas andando, llevando el toro al caballo con parsimonia para que recibiera un puyazo señalado y aplaudido por el público ocasional, quizás por la brevedad del mismo. Continuó su labor con el capote instrumentando unos faroles invertidos y una gaoneras muy ajustadas. Con la muleta calentó el ambiente con pase cambiado por la espalda y otros de pecho que fijaron al toro y le enseñaron quien mandaba en el ruedo. Después llegaron algunos muletazos largos, siempre cargando la suerte y rematados de bella manera. Lo mejor llegó al natural cuando corrió la mano zurda con mucha sabrosura y esta vez con más temple, para terminar su faena de rodillas ejecutando unas manoletinas que pusieron la plaza de cabeza. Señalo una estocada entera aunque algo desprendida y el juez de plaza Alfredo Sahagún sin pensarlo le concedió las 2 orejas ante el fervor popular.

Con el primero de su lote Aguilar tuvo que pechar con la mansedumbre del astado instrumentándole una faena correcta, aunque sin mayor transmisión. Sin embargo dejó algunos momentos importantes cuando piso terrenos comprometidos que por supuesto dan esperanzas de que en Miguel Aguilar hay un torero con mucha personalidad y ganas de ser alguien en la fiesta.

La otra cara de la moneda fue el primer espada del cartel, Octavio García “El Payo” un torero con más de diez años de alternativa a cuestas. Su actuación aunque contrastante, tuvo momentos de mucho valor, especialmente con el primero de la tarde de Julio Delgado que remendó el encierro de Fernando de la Mora y al que García toreó a la verónica con clase y temple, para después llevarlo al caballo con preciosas chicuelinas de manos bajas. Después con la muleta instrumentó una faena derechista con series cortas e intermitentes debido a la sosería del toro Julio Delgado, por lo que decidió abreviar y se fue entre aplausos tras una estocada entera algo caída.

Con el cuarto de la tarde cuando parecía que comenzaba a acoplarse a las violentas embestidas y el resabio que da la edad de un cinqueño como “Tequilero”, la faena del “Payo” naufragó y no terminó por romper. Y es que ante la falta de transmisión del toro, optó por meterse entre los pitones de “Tequilero” dejando claro que venía a Guadalajara por el triunfo, sin embargo en un punto de la faena fue empitonado de manera agónica por el astado que lo tuvo a merced por varios segundos en el pitón derecho. Afortunadamente la cogida no fue grave y regreso a la cara de su enemigo para darle muerte y retirarse entre aplausos rumbo la enfermería de donde ya no salió.

Leo Valadez nos mostró el sol y la sombra de su toreo. Mientras que con el primero de su lote enseñó una interesante versión lidiadora, que le sirvió para saludar en el tercio después de su buena exhibición lidiadora, con el quinto de la tarde no terminó por acoplarse ante el imponente y serio Fernando de la Mora que nunca dejó de mirarle y buscarle los pies. Y aunque lo intentó , no pudo ligarle una sola serie con firmeza y mando. Para su mala suerte se puso pesado con la espada, especialmente con el descabello, en donde perdió los papeles ante la presión del reloj y el miedo de que se le fuera vivo el astado. Si no mejora Valadez en este renglón, más adelante lamentará el tiempo y los triunfos perdidos con el acero.

Mi Apunte Final

Espero que vengan en el futuro más toros para Miguel Aguilar, ya que tiene tablas para ponerle más color a la nueva revolución de toreros jóvenes que estábamos esperando.

El próximo domingo debido al puente vacacional habrá un breve receso en el Nuevo Progreso, pero en quince días volverá la fiesta con un encierro de Pozo Hondo que será lidiado por Juan Pablo Sánchez, Luis David Adame y Diego Sánchez.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s