Los clarines suceden a las trompetas en Sevilla.

Por Luis Carlos Peris.

Silenciados tambores y trompetas surgen los inquietantes sonidos que emiten los clarines del miedo. Inquietan por la carga de autenticidad que lleva la corrida de toros, pero ilusionan como es difícil imaginar en quienes seguimos esta religión. La fe de un rito en el que se muere de verdad y que en el Domingo de Resurrección se hace en Sevilla pistoletazo de salida para la temporada. Y hoy, como cuando cierto faraón comparecía de verde y oro como un dios laico tras un invierno en la clandestinidad, volvemos a sentir esa ilusión por lo que significa la terna anunciada. Morante, Ortega y Aguado, como la reencarnación de aquel Diego, Curro y Paco que llevó a Sevilla a salir de la plaza toreando hace más de medio siglo.

Cerró la Soledad anoche la Semana Santa y abre hoy sus puertas la plaza más bella del mundo para que rompa filas la temporada. Que el paseo sea el anunciado y que Dios reparta suerte.

Publicado en El Diario de Sevilla

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s