Opinión: San Isidro, la vespertina distracción.

Por Luis Carlos Peris.

Arrastrado Limonero, a ver qué hacemos estas tardes tan largas y calurosas. Con las mulillas llevándose al último toro de Miura, estas tardes de mayo se quedarían huérfanas si no fuese por ese Canal Toros que también nos lleva San Isidro a la salita de estar. Hasta el 5 de junio, festividad de San Bonifacio entre otros, lo que ocurra en Las Ventas del Espíritu Santo va a tenernos la mar de entretenidos.

Tras la Feria de Sevilla, el San Isidro madrileño con su chaparrón de corridas que ay del que tenga la obligación de asistir a todas. Nos entretendremos con el empacho de piropos a la primera plaza del mundo, que por lo visto es la única que da y que quita, o a la seriedad del toro de Madrid. Atrás quedó la sempiterna martingala de menospreciar a una afición y a una plaza porque ya no son lo que eran. Pero es que cuando eran, esos mismos decían lo mismo.

Publicado en El Diario de Sevilla

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s