Feria de San Isidro: De negar con firmeza una oreja a El Juli a regalar una puerta grande a Rufo.

Por Carlos Ilián.

Que Tomás Rufo haya salido por la puerta grande de Madrid y que El Juli se haya ido de vacío puede ser el resumen en ficha técnica de cualquier y tarde en la que estos dos toreros de la casa Lozanohagan el paseillo. Un resultado que se puede calificar de normal según hayan ido las cosas en el ruedo. Pero lo de ayer en Madrid resulta estrafalario. Ni lo de Rufo era de puerta grande ni a El Juli se le podía negar la oreja del cuarto toro.

El presidente había estado muy firme ante la petición absolutamente mayoritaria de una oreja para El Juli, atendiendo a que después de un pinchazo, una estocada traserísima y dos avisos no procede otorgar un trofeo en la plaza de Madrid. Sin embargo esa firmeza se hizo gelatina a la hora de conceder una oreja en el sexto a Tomás Rufo que con ese premio y el que cortó al toro de su confirmación abría la puerta grande.

El Juli que abrevió ante la invalidez de su primer toro se sacó la espina en el cuarto al que echándole paciencia y oficio fue embarcando en el engaño hasta emborracharse de ligar derechazos y naturales con la colaboración de una embestida pastueña, escasa de codicia pero que le iba de perlas al oficio del torero hasta emborracharse de muletazos. Fue especialmente rotunda una tanda sobre la mano derecha y se sucedieron naturales desperdigados. Costó tumar al toro que finalmente fue a morir en la puerta de chiqueros como buen manso. La petición de oreja fue indiscutible y como queda dicho el presidente estuvo muy en su sitio.

Pero más tarde se bajó del mismo para regalarle la puerta grande a Rufo que había trasteado vulgarmente al sexto toro pero que había acertado con el acero. Oreja con petición pero al presidente esta vez le tembló la mano y concedió el trofeo. Rufo había cortado una oreja al toro de su confirmación de alternativa, esta vez se había templado de verdad el torero toledano especialmente en dos tandas de redondos impecables aprovechando el buen son del toro de Garcigrande. Puerta del Prícipe en Sevilla y puerta grande en Madrid, ambas chirriantes pero haber quien se las quita al muchacho

Lo más personal de la tarde estuvo a cargo de Talavante en el quinto toro. En su primero, descastado y muy blando, Talavante tiró de inhibición ante las protestas de un sector de la plaza. Pero en el quinto puso personalidad en toda la faena, desde los muletazos de rodillas hasta los naturales mirando al tendido en el más puro estilo manoletista. La faena se salió de la rutina de todos los días, lo cual se agradece, pero faltó rematar de una gran estocada.

Plaza de Madrid. Decimotercera corrida. Lleno. Toros de Garcigrande (4), muy serios pero que blandearon y dieron un juego desigual, escasamente bravo. El Juli (6), de azl y oro. Dos pinchazos y bajonazo contrario(silencio). Pinchazo y estocada muy trasera. Dos avisos(vuelta).Alejandro Talavante (5), de nazareno y oro. Bajonazo (pitos). Pinchazo y estocada caída. Un aviso (saludos). Tomás Rufo (6), de blanco y oro. Estocada desprendida. Un aviso (una oreja). Estocada (una oreja).

El cartel de hoy: Toros de José Vázquez, Garcigrande, Juan Pedro Domecq, Luis Algarra, Puerto de San Lorenzo y Adolfo Martín para Paco Ureña, único espada.

Publicado en MARCA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s