Bilbao: Roca Rey, de susto en susto y de gesto en gesto, hasta la Puerta Grande.

Por Carlos Ilián.

Se esperaba que el tirón de Roca Rey se notara ayer en Vista Alegre. Era el día de medir, o de confirmar, de ir anotando hasta donde llega la crisis de público en Bilbao. Pues Roca Rey ha conseguido llenar tres cuartos del aforo de la plaza. Que no está nada mal en estos tiempos de penuria de público en Vista Alegre. Y no solo llevó a la gente, es que además se convirtió en el absoluto protagonista de la tarde.

Y lo ha conseguido por su actitud, de no rendirse en los malos momentos de la lidia. En su primero, con el que había estado muy espeso, recurrió a las manoletinas y en ese momento una voz desde el tendido le espetó !A torear! Roca perdió la concentración y fue cogido de muy mala manera. Como pudo se rehizo y volvió a la cara del toro entre el clamor de un público nuevo, impresionable y agradecido por el gesto. Hasta pidieron las dos orejas, algo que Matias con buen criterio no atendió y solo sacó el pañuelo una sola vez.

Se fue Roca a la enfermería y volvió a salir, haciéndose esperar. Y esto tuvo su efecto porque la gente lo aclamó en pie cuando apareció en el ruedo. Esta vez inició la faena de muleta con un cambiado de rodillas. La gente ya andaba frenética y solo faltaba que Roca Rey fuera desarmado y resbalara para caer en la cara del toro, afortunadamente sin consecuencias. Bueno, si las hubo porque este nuevo susto encendió mucho más al público. El torero se serenó olvidándose de los efectismos y cuajó al final los muletazos más templados, más rematados de su actuación, esta vez sobre la mano derecha. Un estoconazo terminó por enloquecer a la gente.

Esta vez Matias estaba vencido y no tuvo más remedio que conceder las dos orejas. Y luego Roca Rey por la puerta grande a la que llegó de susto en susto y de gesto en gesto, ah, y solo cuatro muletazos buenos de verdad. Pero este es Roca Rey y su actitud es ganadora.

El Juli en dos faenas espesas y largas consiguió lo mejor de su actuación en el cuarto al que entre sobo y sobo logró acomodar en la muleta. Se va de Bilbao como llegó, sin añadir ni quitar nada de su gran cartel aquí. Y Manzanares se va muy devaluado. Anduvo muy por debajo de su primer toro en un barullo de muletazos metiendo pico y en el quinto se pasó tres pueblos, como se dice ahora, en una faena larguísima, espesa y anodina. Anda José Mari muy lejos de su mejor versión. Y de esto hace tiempo ya.

Plaza de Vista Alegre. Sexta corrida. Entrada: dos tercios del aforo. Toros de Victoriano del Río (5), desiguales en todo. Predominio de las embestidas de cara alta, con mucho más temple el segundo y el sexto. El Juli (5), de nazareno y oro. Media estocada. Un aviso (saludos). Pinchazo, pinchazo hondo y tres descabellos. Un aviso (saludos). José María Manzanares (4), de burdeos y oro. Pinchazo y estocada. Un aviso (saludos). Estocada (saludos). Roca Rey (7) de. azul y oro. Estocada delantera (una oreja). Estocada (dos orejas)

El cartel de hoy: Toros del Puerto de San Lorenzo para Morante de la Puebla, Paco Ureña y Roca Rey.

Publicado en Marca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s